Todo sobre el Asado. Entrevista al codirector Mariano Cohn (El Ciudadano Ilustre)

Por Sandra M Rios U
sandra-rios@cinevistablog.com

Facebook Twitter Google
 << 39 veces compartido

Al tiempo del rodaje de la galardonada “El ciudadano ilustre”, la dupla inseparable de directores argentinos Gastón Duprat y Mariano Cohn iniciaron la filmación de un documental culinario sobre el asado, emblema del país gaucho.

Pero no se trata de un documental convencional, ni de la tradicional producción de cocina. La dupla como lo ha hecho a lo largo de su filmografía, carga a Todo sobre el asado de ironía y humor, aspecto clave para llegar a una mayor audiencia incluso internacional.

Parecería una película baladí, pero detrás hay todo un documento que retrata la mística alrededor de este plato típico, las pasiones que despierta, el supuesto machismo que genera y los debates entorno a su origen o la forma más adecuada  o ideal de hacerlo. Un documental que sirve a la vez para aprender sobre algo tan cotidiano y que está tan arraigado en la cultura argentina.

Después de una producción grande y comercial como El ciudadano ilustre, pasaron a una más pequeña como Todo sobre el asado, que está siendo distribuida de forma alternativa a través de dos canales de televisión, uno nacional y otro internacional (ISat) y VOD por Netflix.

 

  • Todo sobre el Asado tiene la misma fecha de producción (2016) que “El ciudadano ilustre”, ¿en cuál se embarcaron primero?

Primero comenzamos con la producción de El ciudadano ilustre, pero lo que pasó es que nos tomó cinco años en hacerla, tuvo muchas idas y vueltas, hubo cancelaciones de rodaje, entonces en los intermedios, en los momentos en los que estábamos esperando decidimos comenzar con este proyecto de “Todo sobre el Asado”, que es una película completamente diferente al Ciudadano Ilustre y que toda su producción, la realización y el rodaje estuvo enfocada de manera que pudiera funcionar por acumulación, entonces estuvimos durante tres años grabando, viajando por todo el país en busca de situaciones, personas y acontecimientos relacionados con el asado.

¿Cuál fue la anécdota o situación que los lleva a idear una película sobre el asado, algo tan autóctono del Argentina?

En principio fueron esas largas paradas que teníamos con la otra película, que pueden acabar con el ánimo de cualquier director y aparte de ello pues eramos dos directores, entonces para quitarnos la depresión decidimos involucrarnos en ella. La idea surgió en una charla, en una cena precisamente, un asado en mi casa donde teníamos la visita de unos productores de Los Ángeles que estaban fascinados con el comportamiento carnívoro de Argentina y todo ese mundo de las carnes y los cortes. Entonces nos consultaron si había alguna película que ellos pudiesen ver y tratara de este fenómeno, que lo retratara, y la verdad es que les dijimos que no. Entonces ellos conociendo nuestras películas, esta gente nos dijo que éramos nosotros quiénes teníamos que lanzarnos a hacerla, porque les parecía que era tan argentina como el resto de temas que hemos tocado en nuestras producciones.

La película nace de una carencia, de una necesidad, porque aunque resulte cómico o asombroso, en el país de las carnes, de la vaca y del asado, no tenía ninguna película que trate este fenómeno, que hable no solo del hecho de comer asado, sino también el de hacerlos, que aquí, como imagino sucederá con algunas comidas allá en Colombia, el asado es todo un ritual, en donde todos los argentinos nos juntamos a comer el día domingo en familia y con amigos.

  • Todo sobre el asado maneja varios códigos de varios géneros. Es un documental gastronómico, apetitoso por cierto, pero también es un documento cultural y a la vez hay mucha clave de humor. Es un documental bastante poco convencional. ¿Cómo fue engranar la película con tantos elementos?

Pasa un poco por una necesidad nuestra, yo no me involucraría en la realización de un documental que además me aburren, me quedaría dormido pensar ir a ver un documental formal o respetuoso de un tema. Por eso se nos ocurrió que tuviera ese tono, que si te fijás tiene que ver con el resto de nuestra obra, que de alguna manera se trata de no respetar los géneros como se conocen, una idea para mi gusto anticuada de dividir el cine entre el cine documental y ficción, a mi me gusta llamarlas tan solo películas. Es cierto que buscábamos transgredir los géneros, que no se notara si era documental o ficción y que tuviera un poco del registro televisivo. Nos gusta dejarle al espectador que haga el ejercicio de terminar de completar la obra, de discutirla y debatirla y también de ponerlo en contradicción.



  • ¿Cómo involucraron a quienes les sirven como testimonio en Todo sobre el Asado, que por cierto son personajes bien particulares?

Para mi son personajes cotidianos, nos los podemos encontrar a diario, cocineros y asadores, para mi lo que la película tiene de novedoso es cierta manera de retratar, cierto punto de vista que ha explotado la singularidad de cada personaje, que quizá en la vida cotidiana no hubiesen llamado la atención, pero ya frente a una cámara y al servicio de una construcción o retrato, algo casi como renacentista, afloran todas sus singularidades.

  • Parte esencial del tono de humor que tiene la película y su buena recepción por parte de la audiencia pasa por la narración a cargo del comediante El negro Álvarez, ¿pensaron en él desde un inicio del proyecto?

Lo primero que debo decir es que El negro Álvarez es un gran conocedor en la materia y un gran comedor de asado, como se dice acá. Él mismo dice que se ha comido más de 3 mil asados, lo que sería más de tonelada y media de carne, pero más allá de su chiste, a nosotros nos gusta mucho su obra como comediante, que acá se especializa en un género que le decimos cuentos, que son como chistes de larga duración, como de cinco minutos, entonces conoce bien y habla de la idiosincrasia argentina, algo que nosotros también aplicamos mucho a nuestras películas. Nos gusta mucho su tonada, su música, además que tiene un acento cordobés que es muy particular, que para mí tiene cierto tono de sabiduría. Y por último, lo elegimos como una suerte de homenaje a los capos cómicos, al teatro de revista, al humor, especialmente al de los años ochenta, porque él es un exponente y un icono de ese tipo de humor.

  • La película de cierta manera desmitifica varias cosas de ese ritual sagrado en torno al asado, sobre todo a la hora de hablar de las disputas sobre sus orígenes. ¿Qué otras cosas descubrieron ustedes mismos en la investigación que los sorprendió?

En realidad nosotros no buscábamos que la película tuviera ninguna certeza sobre el tema ni que llegara a ninguna conclusión, lo que sí buscábamos era verificar si existía un asado perfecto o ideal, cosa que comprobamos que cada uno tiene su propia libreta y cada uno piensa que su manera de hacerlo es la mejor. Todo sobre el Asado está llena de revelaciones, por ejemplo, yo no sabía que hay más vacas que habitantes. Tenemos 50 millones de vacas y 40 millones de habitantes. Tampoco sabía que en Argentina cada ciudadano consume 75 de kilos de carne en promedio por año, que es el triple o cuádruple de la media mundial y otra cosa que me llamó mucho la atención y me resultó gracioso es que al pescado le llaman pescado, al pollo pollo, no las meten dentro del conjunto de las carnes.

  • En aras de la neutralidad la película también muestra el lado apasionado de quienes defienden el vegetarianismo, pero lo hace con el mismo tono de ironía.

Sí, porque la película no tiene eso de unificación de criterios, tiene son contradicciones y así se agranda la película, desde el debate, con la polémica. Habrá quien se moleste, pero han habido personas que les parece una película muy tierna. Por ejemplo el matador, que es una persona que mata 450 vacas por día, cuando se le entrevista es una persona común y corriente que vive su vida de manera muy tranquila, su filosofía de vida, su trato y su sonrisa que no coinciden en nada con la idea que se tiene de un matador.

  • Todo sobre el asado se estrenó en la sección “Culinary Zinema” en San Sebastián, ¿qué lecturas hizo esa audiencia lejana a las tradiciones de Argentina?

Nosotros teníamos claro que no queríamos hacer una película que se refiriera al asado como un tema de la alta cocina o de un tema al que debería prestársele el mayor de los respetos. Nosotros quisimos fue enfocarnos en el asador, en el asado cotidiano, en el que ocurre adentro de las casas, entonces desde ese aspecto la película fue bastante disruptiva, pero la inclusión del humor fue bastante agradecido en el Festival de San Sebastián. El mismo director del festival nos decía que era la primera vez que se permitía reírse con una película culinaria y el público igual. Sí hubo un japonés que se levantó a los dos o tres minutos de comenzada la exhibición porque buscaba algo de alta cocina y el respeto a la sofisticación, lo que es todo lo contrario a esta película. Salió despedido (risas). Pero en general fueron muy receptivos, incluso nos pidieron que vayamos a filmar “Todo sobre la paella” (risas) y quizá nos animemos a hacer “Todo sobre la arepa” (risas).

  • Conociendo los problemas de la distribución del cine latino en nuestro propio territorio más la difícil aceptación en taquilla por parte de la audiencia, han optado por hacer un lanzamiento alternativo a través de plataformas como la televisión en canales exclusivos de cine como ISat o en VOD. Hablemos de esa experiencia, porque conozco muchos directores latinos que se niegan a otro tipo distribución que no sea la tradicional y la finalidad de hacer producciones es llegar al mayor número posible de la audiencia para la que está destinada, ¿no es así?

Completamente de acuerdo. Yo pienso que en muchos festivales donde he estado y he compartido charlas con otros directores latinoamericanos lo que escucho es un lamento, además de la forma como lo plantean. Dicen que los cines no tienen la cantidad de pantallas que necesitan, que los tanques de Hollywood compiten de manera desleal con las películas de producción local, que el cine local debe ser apoyado por ser solo cine local y que con esto bastaría para que el público lo tenga que acompañar, pero para a mi esos comentarios me ofuscan mucho, no me gustan en absoluto. A nosotros con Gastón, nos gusta explorar nuevas alternativas, cada producción tiene una forma de exhibición y lo más novedoso es pensar cuál sería la ideal. Por ejemplo con “Todo sobre el Asado” sabíamos que era una película culinaria y además podía ser calificada como documental, que suele tener un recorrido corto en los cines, así que exploramos ese nuevo camino y así llegamos a aliarnos con ISat y Netflix a nivel internacional y un canal aquí en Argentina. De hecho, la película se construyó bajo esos pilares y le damos la misma importancia a un estreno en cines que a un estreno en estas nuevas maneras de distribución y difusión del material.

Tratándose de una película culinaria tendría muy corto alcance en los cines por más promoción que tenga, en cambio aquí estamos aspirando a una audiencia de por lo menos un millón de espectadores en estos primeros tres meses de exhibición. Le hemos dado a este estreno la misma categoría que al estreno en cines; nos hemos involucrado y promocionado la película. Fue concebida así desde el momento antes de rodar, algo que fue muy importante también para solventar los costos de la producción y que fuera una película rentable.

  • En una entrevista que concedieron al diario El Clarín, decían que querían rodar con menos distancia entre producción y producción, ¿por qué? ¿qué tienen en mente?

Básicamente llevamos trabajando juntos con Gastón hace más de 15 años y la verdad es que nos gustaría dedicarnos el 100% a hacer los proyectos de nuestra productora, pero hasta el momento no lo hemos logrado porque filmamos demasiado espaciado entre un proyecto y otro, entonces para subsistir tenemos que trabajar en producciones para TV. Nosotros queremos filmar una película por año, pero es una tarea imposible para un solo director, entonces vamos a aprovechar que somos dos para intentarlo. Cuando uno dirige, el otro produce y viceversa y así darle una dinámica para poder concentrarnos en lo que más nos apasionada que es el cine.

  • Y en esa nueva etapa vienen proyectos como “Mi Amigo Bruno” y “4×4” que dirigirá en 2018.

Sí. Primero viene en septiembre “Mi Amigo Bruno” que es una comedia incómoda, como las que solemos hacer, de dos viejos amigos, un artista plástico y un galerista que diseñan un plan para cometer una gran estafa en el mundo del arte contemporáneo. Los protagonistas son Guillermo Francella y Luis Brandoni. Vamos a filmar en Argentina y Nueva York. Y en el mes de marzo iniciaremos rodaje de 4×4 que dirigiré yo. Es una película con un tono totalmente diferente a lo que hemos hecho hasta ahora.

  • ¿En qué género se puede clasificar 4×4?

Como un thriller, una película de encierro, en donde se somete a un personaje al máximo de situaciones. El tema de fondo es el de la inseguridad, un tema que es común a todos los países latinoamericanos, la desigualdad, la seguridad y el uso de la justicia por manos propias.

Mañana repetirán la película por el canal ISat a las 4:25pm (hora Colombia).


Facebook Twitter Google
 << 39 veces compartido


 

Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Facebook