Cine Latino – Retratos en un Mar de Mentiras – Reseña Crítica


Facebook Twitter Google
 >> 11 veces compartido

Reseña Crítica de Iván Mauricio Marmolejo
La gran mayoría de películas colombianas tiene la particularidad de no alejarse mucho de nuestra propia cotidianidad y de lo autóctono. Yo siempre he criticado este aspecto, pues considero que el lenguaje del cine debe ser universal y que el espectador de cualquier parte del mundo debe comprender sin complicaciones de que va la trama de un film y su referenciación inmediata.

Retratos en un Mar de Mentiras no se aleja para nada de ese modelo, sin embargo en algunas escenas logra descontextualizar a las regiones colombianas y situarlas en un ambiente latinoamericano más común. Esto se debe en gran parte a la acertada interpretación de la debutante Paola Baldion como Marina, una joven victima de la violencia mas descarnada, que se ve obligada a huir de su pueblo ante la llegada de grupos al margen de la ley. La actuación de Baldion le valió el premio a mejor actriz en el Festival Internacional de cine de Guadalajara y es que Baldion logra con un personaje silente y de escasas líneas de parlamento, mostrar el verdadero rostro de los desplazados y la tragedia a la que se ven enfrentados muchos habitantes del área rural de cualquier pueblo de centro y sur América.

La preparación de esta actriz, en esta su primera película, es notoria y es una radiografía de lo que viven varias familias en situación de desplazamiento. La gran diferencia con cualquier noticiero es que Retratos decide narrar la historia en plan Road Movie y de Éxodo a la inversa pues los 2 protagonistas están regresando a la tierra de la que jamás tendrían que haber salido si la falta de oportunidades y la violencia no se lo hubiesen provocado.

Hay quienes critican el transfondo social enseñado en Retratos, acusándolo de no ser el medio adecuado para denunciar la situación que han tenido que enfrentar más de cuatro millones y medio de desplazados que existen en Colombia. Yo creo que si no se le da la oportunidad a películas como esta de mostrar la realidad subsistente, no habrán suficientes periódicos ni noticieros que puedan describir en imágenes y palabras lo que viven día a día estas personas. La critica es bien fundamentada pues cobija todos los “actores del conflicto” desde las fuerzas militares a los grupos alzados en armas y lo mejor es que lo hace de una manera tacita (casi como los pensamientos de Marina) sin nombrar las palabras Paramilitar o Uribe, si se presta buena atención a las imágenes y a los diálogos del film se podrán identificar fácilmente las escenas en donde se hacen estos guiños críticos sin herir susceptibilidades.

Spoiler (Abstenerse de leer el párrafo si no se ha visto la película)
Muy buena labor la del realizador Carlos Gaviria, pues la película no cae en el facilismo documental pero pone el dedo en la llaga en donde debe ser puesto y hasta se da el lujo de permitirse unos cuantos giros humorísticos, que aunque bien recibidos por los espectadores, me dejaron la sensación que por momentos estaba viendo un capitulo de Los Reyes o Valentino el Argentino, ambas telenovelas protagonizadas por Julián Román. Y es que este joven actor colombiano, a diferencia de su reconocido padre, no logra salirse fácilmente de su esteriotipado papel de vividor-dicharachero y es tal vez una de las pocas criticas que podría hacerle al film, pues aunque es entendible el contrapunteo que debe existir entre el personaje de Román (Elocuente) y el de Baldion (Muda) para efectos narrativos, el efecto final no es el mejor. Miren con detenimiento la actuación de Román al final de la película y díganme si les parece convincente (**Spoiler**) su interpretación ad portas de la muerte. Esa escena en particular requería un esfuerzo adicional de Román para que su personaje redimiera ciertos comportamientos ejercidos hacia el personaje de Marina a lo largo del film y que lamentablemente no fueron alcanzados. Algunos planos reiterativos del paisaje caribeño y de la sabana Bogotana también fueron innecesarios, pues en ese aspecto diría que la música (Maria Mulata) jugo incluso un papel mas importante.

Recomiendo Retratos en un Mar de Mentiras a todo público, incluso a ese que como yo detesta las etiquetas de “la ultima película colombiana” pues consigue a lo largo de 90 min revelar sin tapujos una guerra civil que ha durado 60 años y que ha producido 10% de desplazados y eso (así mucha gente no lo crea) debe ser analizado también por el medio cinematográfico.

Calificación:

Premios recibidos

  • Mejor Largometraje Iberoamericano de Ficción (Festival Internacional de cine de Guadalajara)
  • Mejor Actriz (Festival Internacional de cine de Guadalajara)
  • Recomendaciones para su selección en los Golden Globes Awards
  • Premio de Distribución Latinofusión

Sinopsis
Después de la muerte de su abuelo en un alud de lodo, Jairo, un fotógrafo ambulante y Marina, su prima amnésica y muda, deciden ir a recuperar la tierra de la que fueron desplazados años atrás. Viajan desde Bogotá a la costa Caribe en un viejo y destartalado Renault 4. Durante el viaje Marina comienza a revivir su pasado traumático. Al llegar a su pueblo y anunciar que vienen por sus tierras, los paramilitares los secuestran.

Ficha Técnica
Dirección: Carlos Gaviria
Guión: Carlos Gaviria
Fotografía: Edgar Gil
Música: María Mulata
Dirección de arte: Claudia Fischer
Edición: Carlos Gaviria
Producción Producciones: Erwin Goggel
Reparto: Paola Baldion (Marina), Julián Román (Jairo), Edgardo Román
País: Colombia
Año: 2010


Facebook Twitter Google
 >> 11 veces compartido