Ciudad de Vida Y Muerte – Reseña

Por Sandra M Rios U
sandra-rios@cinevistablog.com

Facebook Twitter Google
 << 5 veces compartido

VN:F [1.9.22_1171]
¿Ya viste esta película? Califícala
Rating: 4.5/5 (2 votes cast)

“Ciudad de vida y muerte no es ‘Salvar al soldado Ryan’ ni ‘La Lista de Schindler’, y opta por una atrevida estructura. La película empieza en plena batalla, pero no da tregua: no se trata de impactar con un poco de espectáculo bélico pirotécnico, sino de meter de lleno al espectador desde el primer minuto y durante casi una hora en el horror de una guerra, en el sufrimiento de un pueblo masacrado”. – Ricardo Aldarondo, Fotogramas.

“Debe verse. Una crónica multi dimensional sobre la ocupación y la Masacre de Nanking que es una obra maestra. Un film devastador de épicas proporciones, filmado de manera poética y realista”. – Emmanuel Levy, Rotten Tomatoes

“Ciudad de vida y muerte encuentra su mayor traba en el que es su mayor acierto en términos cinematográficos: un ritmo sostenido y constante, que machaca una y otra vez retinas y razones en lo que, en su misma esencia, no es un alegato ni puede quedar como una advertencia. Porque no hay más que echar un vistazo a nuestro alrededor para ver que la historia se repite”. José Arce, La Butaca.

Sitio Oficial: http://www.cityoflifeanddeath.co.uk/

La fuerza de las imágenes
El año pasado se estrenó en China la película Ciudad de Vida y Muerte, un drama bélico que recrea las atrocidades cometidas en lo que se conoce como La Masacre de Nankín ocurrida en 1937 cuando China y Japón libraban la Segunda Guerra Chino-Japonesa. Durante estos acontecimientos, que se extendieron casi por tres meses, se calcula que fueron asesinados unos 300,000 civiles entre hombres, niños y mujeres que fueron  además violadas. Esta cifra de víctimas desaparecidas sigue siendo motivo de disputa entre China y Japón.

La película se estrenó dos años después de iniciado el rodaje con un presupuesto de 8.6 millones de euros y tras la espera que su director debió hacer hasta que el comité de censura en China revisara meticulosamente algunas de las escenas más violentas. Lu Chuan es el nombre del realizador de esta hazaña, nacido en Xinjiang, China, quien quiso presentar su historia en blanco y negro, como lo hiciera en su momento Steven Spielberg con su Lista de Schindler, para alivianar tanta sangre y violencia, y mostrar respeto por las víctimas.

Cualquiera que no haya visto este recomendado film, podría pensar que la nacionalidad de este director afectaría la visión objetiva de los hechos y su obra se adicionaría, más bien,  a la larga lista de  temas o eventos en discordancia entre las dos naciones, pero lo cierto es que no es así. Lu Chuan no cuenta mentiras en su historia, todo lo que se muestra ahí, esta ampliamente documentado y lamentablemente ocurrió con esa crudeza; no obstante,  su deseo por humanizar las atrocidades cometidas por los soldados japoneses sin excusarlos del todo, es lo que  aleja a este film de ser una visión de carácter netamente político o propagándistico del imperio Chino. Y aunque este tema de mostrar el lado humano del conflicto ya lo hemos visto en otras películas, en Ciudad de Vida y Muerte resulta natural y sincera la intención de ponernos a pensar  en la naturaleza de cualquier guerra.

La irracionalidad de los conflictos bélicos, lo que conlleva para una ser humano formar parte del descomunal juego de la lucha, de tener que ejecutar las más despiadadas atrocidades por el infundado honor a un país  o incluso de llegar al punto de querer hacerlas, es lo que nos deja esta desgarradora película.

Pero como la idea de este cineasta era convertir su proyecto en una obra que acercara de alguna forma a las dos naciones, entre el reparto  contó con la participación de Japoneses que vencieron el temor a las críticas  y las represalias para participar en esta producción. Por eso también aparece la infaltable figura de John Rabe quien a pesar de pertenecer a los Nazis fue pieza vital en su estadía en China para ayudar a salvar la vida de muchísimas personas en una zona de seguridad internacional que se creó y albergó a miles de mujeres y unos pocos extranjeros que se quedaron en el lugar.



Así como nos muestra las bondades de un nazi proclamado como indiscutible héroe en esta batalla, aparece también un personaje llamado Kadokawa con el que se nos presenta la otra cara de la guerra: un soldado japonés, silencioso, de mirada desconcertada, impotente y con un deseo natural de amar, de hacer familia. A su lado, un niño que le da ese toque de esperanza a tanta ira y desconsuelo.

El cineasta apela a las imágenes más que a las palabras y a una música descomunal para mostrarnos un film sólido, impactante y desgarrador que nos recuerda que no solo los Nazis cometieron genocidios, además de casi obligarnos a generar internamente un espacio de reflexión por las atrocidades que la humanidad ha cometido a lo largo de la historia.

Les dejo varios aspectos de resaltar:

  • La única parte de ficción es el baile final
  • Parte del recaudo se destinó a la placa memorativa que se erigió por las víctimas de la Masacre
  • Ciudad de Vida y Muerte fue ganadora del Concha de Oro a Mejor Película en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián 2009.
  • En el 2009 también se estrenó un documental biográfico sobre John Rabe dirigido por le alemán Florian Gallenberger.

Ficha Técnica
Director: Lu Chuan
Guionista: Lu Chuan
Título Original: Nanjing! Nanjing!
Duración: 2Hr 13Min
Reparto: Liu Ye (Lu Jianxiong), Gao Yuanyuan (Kian Shuyun), Fan We (Mr. Tang), Jiang Yiyan (Xiao Jiang), John Paisley (John Rabe)
Edición: Teng Yu
Fotografía: Cao Yu
Música: Liu Tong
País: China
Año: 2009

Trailer


Facebook Twitter Google
 << 5 veces compartido



Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Facebook