El Conjuro (The Conjuring) – 14 razones para ir a ver esta película de horror


Por Alberto Duque Rincón
alberto.duque@cloudmail.com.co

Facebook Twitter Google
 << 35 veces compartido

Con las películas de miedo siempre existen cosas que pasan a los espectadores. Por ejemplo: no a todo el mundo le gustan. Se de alguien que ni siquiera es capaz de ver el avance; el hecho de verlo le puede producir malos sueños y angustia. Hay otros que se atreven un poco más; son valientes, van al baño primero, buscan la silla en el teatro en la última fila donde puedan sentir la pared atrás, suben los pies a la silla como si algo fuera a salir de abajo y los halara, se acomodan de lado como si fueran a recibir un golpe, casi que adoptan una posición fetal donde en teoría nada les pueda pasar.

Otros como yo, simplemente nos causa curiosidad el por qué una película de terror en su primera semana de estreno en Estados Unidos hizo más de 60 millones de dólares. ¿Será que estaba sola con muchos estrenos infantiles de por medio como Mi Villano Favorito 2 o Los pitufos 2?, ¿o de verdad su tema, basado en una historia real, la de la familia Perron, en su granja en Harrisville, y los esposos Warren, genera tanto espanto? En los Warren, quienes son los que investigan el terrorífico caso, es en quienes se centra la historia de esta película.

Para otros espectadores este no es su género de cine favorito, pero les gusta sentir que los asusten, les gusta pagar la boleta y sentir como son absorbidos por toda esa atmósfera que este tipo de películas tienen. Definitivamente todos los elementos para asustar están en El Conjuro. Esos elementos se los resumo en 14 razones para ir a verla en cartelera a partir de mañana.

1. La temática: fantasmas, brujas, espíritus molestos contra alguien o contra el mundo en general.

2. La oscuridad: la mejor compañía para el miedo. Las cosas se mueven (puertas, ventanas, pisos), algo cruje y a media luz uno puede percibir la figura que de seguro nos va hacer brincar.

3. Las pijamas largas: son tan aterradoras como la moda que las impuso. ¿Recuerdan (tal vez sí) a la niña de El Aro?

el-conjuro-la-historia-de-horror-de-una-familia-en-una-casa-embrujada

4. Una Casa vieja que todo le cruje:  lejos de cualquier ciudad o pueblo, donde si gritas nadie en la redonda te va a escuchar.

5. Un Lago: con el agua turbia y de noche, o que en la madrugada se cubre de una niebla densa en la cual se pueden percibir muchas sombras.

6. Más objetos viejos: armarios, sótanos oscuros, patios sin luz y pisos de madera.

7. Niños y jóvenes que siempre son influenciables por los fantasmas: en algunos casos esos fantasmas son niños como ellos y  los buscan porque saben que ellos los pueden ver, les pueden hablar, los pueden escuchar.  ¿Quién no ha visto a su hijo pequeño hablando o jugando solo, pero no hay nadie que lo acompañe más que sus juguetes?

8. Una mascota:  por lo general es un perro, el animal siente otras presencias, pero sabe que no son como sus amos, son diferentes, pero ahí están.

el-conjuro-y-14-razones-para-ir-a-verla-en-cine

9. El espíritu atormentado: el que no ha tenido descanso, el que busca como desquitarse, como tener su propia paz, con su aterradora cara y los ojos descompuestos.

10. Los viejos televisores parecen que fueran antenas al más allá: curiosamente es como si sintonizaran el canal de los fantasmas , o de los muertos, o de los espíritus.

11. La música:  para la muestra Psicosis de Alfred Hitchcock en su escena del crimen en la ducha (la más importante en la historia del cine de terror de todos los tiempos), compuesta por Bernard Hermann con sus estridentes chirridos de violines y violas que hacen apretar los dientes a más de uno. La de El Conjuro estuvo a cargo de Joseph Bishara.

12. El factor sorpresa: las cosas que aparecen cuando uno sabe que van a aparecer, las manos en la oscuridad, el fantasma detrás de la puerta, el monstruo debajo de la cama, el cuerpo colgado de alguna soga o el ataúd que se abre solo. Las cosas que aparecen y desaparecen.

13. La furia demoniaca: la que rompe cosas, tira cuadros, rompe espejos, hace temblar la madera y grita como un animal enfurecido, sobre todo cuando son atrapados.

14. El factor religión:  la católica, la del Papa, la de los curas, la de los crucifijos, la del agua bendita, la que sabe como exorcisar, la que como un gran guerrero sabe con términos en latín cómo expulsar a los demonios.

Finalmente las preguntas ahora para el espectador son : ¿iría a verla para sentir la emoción del momento y el temor después de salir? Imagínese dirigiéndose a su casa, después de verla, en medio de las calles semioscuras, entra a su casa, prende la luz o entra al baño y siga todavía sintiendo cosas, como  esos escalofríos en la espalda y en el cuello, o revisando su aliento como si fuera una de esas frías mañanas en que el sol sale perezosamente y aparece el vaho en sus manos. Imagínese echando un vistazo al closet, por si acaso, y por debajo de la cama antes de apagar la luz.

el-conjuro-muneca-anabelle-los-warren



El Conjuro tiene todos esos ingredientes y para los más curiosos, las novelas de la hija mayor de los Perron, Andrea Perron están a la venta.  Ella publicó un libro en tres partes que se llama House of Darkness , House Of  light donde cuenta su experiencia de haber crecido en esa granja. En una entrevista reciente aclaró que El Conjuro no está basado en sus libros, sino en los casos de los esposos Ed & Lorraine Warren. Hay fotos en internet del museo de los artefactos que utilizaron los espíritus para comunicarse con sus poseedores, como el caso de la muñeca anabelle, que no es como en la película, por el contrario, es mas bien, bastante tierna.  A propósito de ella, ¿la abrazarías? Yo no, pues quizás comienzan a  llegarme notas diciendo:  “¿me extrañaste?”

En el siguiente link pueden subir videos y leer historias de casos parecidos a este, compartidos por la gente: http://yourhauntedstories.theconjuringmovie.com/intl/la/


Facebook Twitter Google
 << 35 veces compartido


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Facebook