Entrevista a Víctor Gaviria (La mujer del Animal)


Por Sandra M Rios U
sandra-rios@cinevistablog.com

Facebook Twitter Google
 << 90 veces compartido

Continua Víctor Gaviria el recorrido internacional con su última película, La mujer del animal, que después de estrenarse en Toronto, participará en la competencia de cine iberoamericano en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara, el Festival colombiano de New York, Chicago y Málaga. 

Después de Sumas y Restas (2005), el director colombiano regresa a las pantallas de cine con una película que aborda el tema del maltrato doméstico, el maltrato de género, a través de una historia basada en hechos reales sobre una mujer que a finales de los setenta fue raptada, torturada, violada y sometida por un hombre durante siete años, sin que familiares y vecinos actuaran frente a su lamentable situación. 

Víctor Gaviria plantea con esta cruda película una reflexión sobre un tipo de violencia que se da en todas las clases sociales y que no se ha extinguido y mucho menos menguado.  Esta es la entrevista que concedió a CineVista.

  • ¿Cómo inicia la investigación que le tomó siete años y donde recogió al final más de 2000 testimonios de mujeres maltratadas?

Esa investigación la inicié solo, los productores aún no habían llegado a la película. Yo me iba por todos los barrios solo o a veces con un amigo y comenzaba a dialogar con todas esas mujeres. El eje central de la película siempre fue la entrevista con Margarita y por eso realicé el resto, en un deseo de tratar de entender cómo había ocurrido todo eso. Una situación que me parecía inconcebible, además porque los testigos nunca hicieron nada, entonces quería comprender cuál había sido el papel de ellos. Necesitaba un contexto y salí a buscar la verdad más allá del relato de Margarita. Fue difícil porque fue una investigación iba para todos los lados, saltaba de un lado a otro. El documental muestra una parte muy pequeña de eso.

  • Imagino que esa investigación le servía también para  ir buscando el reparto de actores no profesionales  que tanto le gusta trabajar. 

Claro, tenía que buscar a las actrices que estuvieran en ese contexto de la existencia de un “animal”, de las mujeres que han sido avasalladas por el animal.

  • Y en esa búsqueda de la verdad y actrices halló  más testimonios de los esperados.

Exacto. Me doy cuenta que esos animales estaban por todos lados. En el documental realmente quedó una mínima parte de esa investigación. Lo primero que descubrí en esas primeras entrevistas es que en casi todos los casos se trataban de mujeres que habían sido abandonadas cuando niñas, porque la mamá o el papá no podían tenerlas. Recuerdo el caso de una niña que se fue a vivir con su abuela y comienza a vivir toda una historia patética con el animal, su abuelo, algo realmente de terror.

  • ¿Qué otros casos lo impactaron?

El de una niña que es atrapada por un comandante paraco que le dice que si ella no acepta estar con él entonces le mata a la mamá. Es una niña que mantuvieron encerrada en una casa, con llave y candado. Está el de otra jovencita que no quiso ser la novia de un detective de algún organismo de orden y la manda a matar con unos amigos de ella, a quien les paga. Ahora tiene más de 100 cicatrices en todo su cuerpo. Cuando nos las mostró nos sentamos a llorar. Ellos encarnan al animal, el odio absoluto, la falta de respeto hacia otro ser, al ser débil.

  • Le decían que todo este material daba más para un documental, pero no para una ficción. Optó por la segunda.

Como sabes, en parte la ficción es una forma que te permite entrar a unas verdades que el documental no te lo permite. De hecho, “Buscando al Animal”, el documental, resulta muy suave respecto a lo que se encontró. La ficción te permite entrar en un mundo y el espectador acepta la convención de estar dentro de una ficción, dentro de una “irrealidad”, que estamos frente a una puesta en escena. La ficción te permite estar adentro de los personajes, adentro de las secuencias, perseguir de forma diferente el hilo de los acontecimientos, saber cómo el destino del personaje se da, quién lo empuja o qué lo dispara. Esas cosas no se pueden demostrar con el documental.

  • Bueno, y muchas veces el documental lo limita a unos testimonios y no se puede tener a todos los involucrados, como el caso de los animales que menciona la película.

Claro, el animal no va a dar la cara. Un personaje de estos inmediatamente huye porque sabe que está al otro lado de la ley. Son personajes que conviven con la ilegalidad y con muchísimos pecados sociales. Esas cosas no se pueden mostrar directamente. Para el documental, lo que se muestra es porque estoy en función de hacer una película y la gente me dio cara porque saben que soy Victor Gaviria y tengo el deseo, de alguna manera, de ayudarles. Ese tipo de historias son casi imposibles de llevar al documental, así que la ficción es el único camino en un país donde hay tanta exclusión, donde hay tanta gente que convive con la ilegalidad.

  • El documental le revela a uno, no obstante, que la historia de Margarita está muy ceñida a su relato.

Me pasó algo curioso con eso. Cuando llevábamos 8 o 15 días de rodaje, me di cuenta que Margarita aludió a una cosa que nunca me había dicho y era que el animal siempre usaba camisa de mangas largas y no se las quitaba nunca, porque cuando lo habían macheteado, cuando mató al papá, en los años sesenta en Argelia, cuando era un niñito, le habían macheteado la espalda, el brazo y la mano izquierda,  por lo que la tenía prácticamente inservible. Sus dedos casi no los podía separar como secuela. En todos esos años ella nunca me había mencionado eso. Si lo hubiera sabido, me habría permitido hacer un personaje mucho más patético y esas señales físicas, producto de un hecho violento, ayudarían a explicar de cierta forma su fiereza y su furia insaciable. Te digo más. El guion era extraordinariamente lleno de detalles. Ese guion daba para una serie, pues también tenía muchos momentos de vida cotidiana.

  • ¿Qué cosas de ese extenso guion dejó por fuera?

¡Uy! Muchísimas, pero muchísimas cosas. Ya estaba más larga de las dos horas y no podíamos abusar del espectador, entonces recortamos lo que más pudimos, pero llegó un momento donde fuimos incapaces de seguir cortando. Hubo muchas situaciones de su vida cotidiana, con la familia vecina, ella fue aceptada por ellos como una relación habitual, casi familiar, de una mujer que les lavaba la ropa, les arreglaba la casa y les cocinaba en ocasiones y luego se da la deslealtad de esas personas que después no abogaron por ella y que hicieron como si no les importara su destino. Rodé por lo menos tres horas de película, se quedó una hora de material lleno de detalles muy interesantes. Por ejemplo, después de la escena de la cantina, donde Amparo (Margarita en la historia) ve que el animal y sus amigos se regocijan de estar con las prostitutas. Habíamos filmado que este hombre se lleva a Amparo para el rancho del pelo, la arrastra, la golpea y la encierra. A la madrugada unos ruidos la despiertan, ella se levanta y a través de un hueco ve una escena de pavor, viendo cómo estos hombres violan a esas mujeres, practicando “la vaca muerta”, en una condición peor que la de ella. Era una escena muy fuerte, pero ayudaba a comprender el por qué no huía, ella sabía que tomar ese camino era peor en su caso. Fue tanto lo que editamos, que de hecho los actores cuando ven la película se quedan un poco serios y me reclaman el por qué les quité tantas cosas.

  • ¿Y no ha pensado en utilizar de alguna forma esa material extra?

Sí. Quiero hacer una edición del autor, donde propongo cosas que se quedaron por fuera. El inicio de la película lo tuvimos que “motilar” (cortar) mucho porque la gente a quien se las mostramos no se la aguantaban.

  • Esta es la película que más le toca la fibra al espectador porque es una realidad que ocurre en todos los estratos. No es solo de los barrios marginales.

Uno muchas veces cuando hace las películas y que es el que más las ha estudiado, ignora muchas partes, hay cosas evidentes que se le esconden a uno. Lo que me dices me ayuda a entender mucho lo que finalmente hicimos con esta película. Es una largometraje, como me dices, que más concierne al espectador, que está más conectado con él. Ese tipo de lecturas me ayudan mucho, porque yo tengo que terminar de entender lo que ocurrió ahí. Yo he visto la película con muchos jóvenes que son de barrio, con los que comparto algunos pensamientos pero somos muy distintos, que tienen mucho de animal y son de los que piensan que golpear a una muchacha no es ningún pecado. Ellos hablan con una verdad pasmosa y escandalosa, pero al ver la película se quedan callados y después de un rato me reconocen que han hecho muchas cosas malas, que son inconfesables.

  • Se nota una evolución en su trabajo intuitivo de dirección de actores.

Es satisfactorio saber que se nota una evolución en la dirección del actor natural. Yo siempre he trabajado dándole mucha confianza a los actores, diciéndoles que sus formas de reaccionar ante las situaciones y la vida es lo que me interesa, que lo que me gusta es que vivan y que sean, que se traduce en una actuación espontánea, sincera y expuesta a todos los significados sociales. La historia estaba muy enfocada en el maltrato y el animal atraviesa esta historia de principio a fin, de ese eje maléfico. Siento que los actores están muy bien y muy reales, porque están en función de ese personaje; de reaccionar; de acompañar; de huir; de temerle. Entonces esa evolución se da porque todos están más enfocados. En las otras películas no tenía tanto dominio de la historia.

  • La mujer del animal se lee distinto si se es mujer u hombre, ¿no lo cree?

El hombre la ve distinto. Yo reconozco que las mujeres ven esta película distinto. Es una película de género e involucra a las mujeres directamente porque todo el tiempo se ven amenazadas. La mujer del animal está hecha desde el testimonio de Margarita y nunca me aparté de eso, de hecho, te cuento que mis amigos se burlaban un poco de mi y me decían que si Margarita no estaba, yo no hacía nada, hasta que entendieron que nuestra función no era traducir lo que ella decía sino de acompañar, de estar ahí con una persona generosa que nos ha contado algo extraordinariamente importante y que por tanto se debe estar a la altura de lo que nos están confiando, ese terrible secreto de vida.



  • A propósito de eso, Margarita acompañó todo el rodaje.

Eso fue una cosa hermosa. Ella nos acompañaba en las escenas sobre cotidianidad y costumbres, pero cuando eran de violencia se iba. Yo siempre la llamaba para que me ayudara en el tono de algunos diálogos y la realidad de algunas situaciones. Las hijas también fueron y tuvieron un drama intenso, porque no pensaron que el papá fuera tan malo. Se les cayó la imagen del papá y eso casi las mata. Margarita nunca verá la película, ella no está interesada en que la miren y la aprueben a ella.

  • Margarita en el documental llega a cuestionarse el por qué llegó a contar todo.

Ella hermosamente no se ha arrepentido de habérmelo contado y se emociona cuando le cuento la reacción que ha tenido la película entre el público de distintas partes del mundo. En realidad, no sé qué reacción tendría porque no la ha visto.

  • La comunidad también acompañó el rodaje.

La gente nos ayudó mucho y estaba muy metida en el drama de la supervivencia y cualquier persona que se acercaba para llevar, por ejemplo, una niña como extra o para participar en la cantina, nos sucedía que a cada rato se ponían a llorar en plena escena. Muchos se identificaban con las situaciones reconociendo al animal en su propio padre, como me lo contó una niña que no dejaba de llorar.

  • Natalia Polo es la actriz no profesional que encarna a Margarita como Amparo.

Es una niña que yo conocía y que nació de un abandono por parte de su mamá. A ella nunca la ha abandonado esa tristeza de saber que su mamá nunca la quiso. Ella vivió con su abuelita y de Apartadó se trasladaron a Medellín. Cuando su mamita vio la película me confesó que esa era su historia también. Yo no quise interrogarlas más de ahí, pero Natalia me lo confirmó. Es realmente increíble la presencia del animal en todas partes.

  • La problemática que plantea la película es seria y profunda y afecta a todos los niveles de la sociedad.

Es un tema serio y fuerte. Es un asunto que ha permanecido invisibilizado. Hemos creído que nuestros grandes problemas son los políticos, la guerrilla, los paramilitares. Hemos creído que esa es la guerra realmente. Eso ha absorbido toda la atención y esas son de alguna manera las consecuencias de una violencia que está cerca de nosotros, la violencia doméstica, el maltrato y la violencia de género.

  • Sus películas han servido para transformar la vida de los que trabajan en ella. ¿En qué están sus protagonistas ahora?

Natalia Polo y Tito Gómez ahora tienen mucha expectativa en la película y también de iniciar una carrera. Esos personajes que uno escoge finalmente no están ahí por casualidad, porque yo creo que ellos, sin saberlo, son artistas. Natalia es una niña que canta, escribe poemas, tiene una enorme sensibilidad, tiene un talento dramatúrgico impresionante. No era fácil llorar de 25 formas distintas y lograr ser tan creíble. Natalia trabaja ahora como auxiliar de enfermería, trabajando en un pabellón de oncología. Tito, como el animal, es un tipo extraordinario en la forma como rapea, como improvisa, como te hace trovas de todo, como sabe de música electrónica.

  • ¿Cómo ha sido la recepción de la película en el exterior?

En Toronto, por ejemplo, se hizo un foro académico con una especialista del tema, en el que se concluía que la delincuencia ha cambiado la forma de operar a través de los años, pero el maltrato hacia la mujer sigue igual. En Roma la gente aplaudió y se solidarizó mucho con la niña.

¿En qué otros escenarios internacionales se exhibirá?

Vamos a Guadalajara, a competencia, luego sigue el Festival de Cine Colombiano de Nueva York , un evento que me interesa mucho porque ahí se ven las películas con mucho interés. Luego Chicago y Málaga, y ya veremos a que otros festivales me invitan.

Cortesía imágenes de apoyo: Oficina de prensa. Laboratorios Black Velvet.


Facebook Twitter Google
 << 90 veces compartido


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Facebook