En homenaje a La vendedora de rosas a 20 años de su estreno, se estrena el documental Poner a actuar pájaros


Por Sandra M Rios U
Twitter: @sandritamrios


“Los actores nunca distinguieron entre hacer la película y vivir la vida”

 

Han pasado 20 años desde el estreno de La vendedora de rosas, película esencial del cine colombiano. La historia de Lady Tabares sirvió para llevar el llamado cine de lo real a otro nivel.

Conmemorando esas dos décadas, Erwin Goggel, productor de las películas de Víctor Gaviria, lanza Poner a actuar pájaros, un documental donde recoge lo que fue el difícil rodaje de La vendedora de rosas y busca las huellas de los personajes aún con vida.

Poner a actuar pájaros nos hace un recorrido por los largos ocho años que les tomó lograr preproducir, rodar y concluir la película, esfuerzo que la cinematografía internacional compensó con diversos premios y la participación, por segunda vez, del director en la competencia oficial del Festival de Cannes en 1998, hecho que el cine colombiano no ha vuelto a repetir. La imagen de Gaviria junto a Lady Tabares y Giovanni Quiroz, “el Zarco”, en la alfombra roja del mítico festival francés se ha inmortalizado.

Tan impactante como resulta aún hoy ver la realidad de estos jóvenes abandonados por sus desgracias y olvido al consumo de drogas, resulta ver el proceso de preparación y escuchar con sus palabras sus durísimas historias de vida. Ese cine marginal fue contado por sus propios protagonistas, por actores naturales sumergidos en un mundo sórdido donde chupaban sacol (pegante) y apuñalaban por deporte. Sin duda ninguno de estos niños; Leidy, Mileider, Marta, Liliana, Elkin, Yuli, Álex, John y Giovanni, estando conscientes, con todos sus sentidos, las hubieran compartido con esa escalofriante sinceridad.  Y la razón la explica perfectamente el director colombiano cuando dice que “los actores nunca distinguieron entre hacer la película y vivir la vida”. Esa “búsqueda de un universo excluido” como lo describe Gaviria mostró una realidad incómoda que la superó a sí misma. El clásico cuento de navidad danés de Hans Christian Andersen, “La pequeña vendedora de cerillas” (1848), que motivó al director a realizar una nueva película, cobró vida en Colombia, presentando la dimensión del hambre, la miseria y el dolor de la naturaleza (humana) que el cuento infantil quería presentar como lección.

Es interesante ver cómo este difícil y casi que irrepetible ejercicio cinematográfico tuvo mucho de instintivo y de olvidar las jerarquías tan necesarias a la hora de rodar, porque con esos niños protagonistas todo fue un proceso salvaje, un viaje tenso pero también con momentos emotivos que tocan fibras, porque lo que tenemos aquí es una realidad fea que se oculta, víctimas de los hijos no deseados, de familias fracturadas, de la falta de recursos, de educación y el descuido del Estado.

Poner a actuar pájaros igualmente dedica buena parte a la inspiración de esta historia, a Mónica Hernández, a quien las dificultades de hacer cine de la época no permitieron que fuera la protagonista, pues cuando Víctor consiguió los recursos ya era una adolescente, luego el destino no le permitió continuar su labor de asistente de dirección del rodaje y su muerte a pocos días de iniciarlo, cuando tenía 17 años, los marcó profundamente. Cada personaje, no solo el de Lady, está permeado por ella.

El documental muestra cómo fue ese proceso de preparación de actores, la convivencia que tuvieron cinco meses antes del rodaje para lograr ese nivel de realismo alcanzado en La vendedora de rosas y cómo fue que el guion fue moldeado durante dicho proceso y no antes. Poner a actuar pájaros en realidad confirma lo improbable que parecía hacer y concluir una película de su tipo.

Mientras se filmaba el largometraje, Erwin Goggel recogía toda esas incidencias que 20 años después salen a la luz y fueron completadas, como terminando un ciclo, tras buscar el año pasado a las protagonistas, visitándolas en sus hogares y descubriendo qué ha sido de sus vidas. Todo ese material que compone Poner a actuar pájaros y cuyo título bien es explicado al ver el documental, fue además remasterizado.

La película llegará a las salas de cine a partir del 26 de octubre y a los pocos días se lanzará también la versión remasterizada en 4K de La vendedora de rosas. Las ganancias del productor que generen ambas producciones se destinarán a una causa benéfica para los niños de la calle y cuyo fundación destinataria están definiendo.




 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram