La actriz Patricia Castañeda nos habla sobre la adaptación de su novela Virginia Casta


Por Sandra M Rios U
sandra-rios@cinevistablog.com

Facebook Twitter Google
 << 13 veces compartido

La actriz Patricia Castañeda es la autora de la novela homónima Virginia Casta, publicada en 2010 y ganadora de dos reconocimientos en la edición 12 del Latino International Book Awards y además es la productora de la adaptación cinematográfica.

La película rodada en Cali, cuenta el viaje emocional de una joven de 30 años tras sufrir una decepción amorosa. Castañeda nos habló del proceso de adaptación, de las locaciones y lo que sigue para Claudio Cataño, el director, y para ella tras ésta, la segunda producción que llevan a cabo.

¿Participaste en algún momento de la escritura del guion?

Yo hice una primera adaptación y me salió como de 250 páginas, porque todo me parecía importante (risas). Luego Claudio lo cogió y él se enfocó como en la esencia del personaje y sus emociones, no tanto a dónde iba y qué hacía, sino más bien en su viaje emocional, entonces obviamente hay un montón de cosas que sacó, pero así encontró la magia de nosotras como mujeres, encontró la magia de la novela. La película tiene la cantidad perfecta de romanticismo, humor, drama y música.

¿La novela también está cargada de tantos géneros, es igual de colorida?

Es una novela capitulada y también tiene mucho de drama y humor. Por ejemplo el capítulo de la abuela es tristísimo, el del aborto es igual, pero en el de las amigas puedes morirte de la risa. Este personaje, en general, en su mundo, es medio disfuncional.

¿Cómo llegan a la animación para resolver el tema de los flashbacks?

Después del primer corte de edición surge la idea de hacer los flashbacks a modo de animación. Cuando teníamos ese primer corte, nos sentamos, lo miramos y de pronto Claudio me dijo que quería que la película tuviera de todo, entonces tuvimos ochenta ideas. Pensamos en los fotogramas, coger fragmentos de películas en blanco y negro y tratar de armar historias, pero era muy complicado especialmente por temas de derechos. Nosotros pasamos por una cantidad de ideas increíbles hasta que llegamos a la animación y ahí es cuando aparece Camilo Herrera que hizo un trabajo bellísimo.

Claudio nos decía que en Cali jugabas de local como productora. Háblanos de las locaciones y el rodaje.

Hay una cosa que la dice todo el mundo y es verdad: Cuando uno hace cine en Colombia, te abren las puertas todos los amigos. Es la cosa más hermosa del mundo. Nosotros queríamos Cali porque es la ciudad donde crecí, la conozco muy bien, me encanta, y porque además, en la novela Virginia es de allá. Muchas de las cosas que le pasan a ella ocurren en Bogotá y otros lados, pero es de Cali. También era muy complicado estar trasladando todo el equipo a diversos escenarios, así que decidimos hacerla por completo allá. Cali para mí es piel y textura, el color del atardecer caleño en dónde me lo vas a dejar (risas). Esta película es anaranjada, bellísima. En otra ciudad habría sida rosada, amarilla o gris.

Nos tomamos cuatro semanas de rodaje y lo más difícil fue encontrar el apartamento de Virginia que además tuviera un bar al lado. Ya teníamos unas opciones y pasando por Martyn’s (uno de los bares emblemáticos de la ciudad, que opera desde 1983), vemos ese edificio desocupado y comenzamos la búsqueda del dueño hasta que después de muchos días de espera y quedarnos sentados por horas en el andén logramos tenerlo. El lugar lo intervenimos por completo, no había nada.

La actriz que da vida a Virginia es esencial para esta película, ¿cómo llegó?

Déjame decirte que Juliana Betancourth no es caleña, pero hace un personaje como si lo fuera. Es una actriz de Medellín y se hace una gran Virgina, le sacó una gran magia a ese personaje. Juliana estudió con Claudio teatro y se conocían desde hace un tiempo. Nosotros queríamos que no fuera una persona tan conocida y además hace como 10 años, ella me había hecho unos sketches de la novela que funcionaron bien, así que nos decidimos por ella.

¿Cómo fue la etapa de posproducción?

Nos tomó un año y medio la posproducción porque se trata de una película totalmente independiente, así que no podíamos dedicarnos solo a esto. Esta adaptación contó con un inversionista que quería hacer una película en el país y apostó por ella después de presentarle la historia, más los recursos de nuestra productora, El Circo Films. Con “Moria” hicimos una inversión del 100% y ésta fue el 50%, vamos avanzando (risas).

¿Qué más viene en camino?

Claudio tiene un guion muy chévere y yo otro, no paramos en realidad, ya ambos guiones están escritos, pero todo es un proceso. Estamos llamando, buscando interesados, mirando concursos. Solo te puedo adelantar que el mío se llama “Estimados Señores” y es una biografía.

Foto entrevista cortesía: Liliana Rodríguez.


Facebook Twitter Google
 << 13 veces compartido


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Facebook