Margot Robbie de Femme Fatale a mujer maltratada y polémica que la acerca al Oscar




Se anticipaba pero desde hoy es una realidad. La muy querida actriz australiana Margot Robbie ha sido nominada a los Oscars 2018 en la categoría de Mejor Actriz Protagónica, tras encarnar a la polémica expatinadora Tonya Harding.

La femme fatale que se robó muchos suspiros en su interpretación de Naomi Lapablia en El Lobo de Wall Street, ha podido desmarcarse de este tipo de personajes, encarnando con credibilidad y esfuerzo a una mujer deportista, cuya historia ha sido marcada por el maltrato y el dolor.

En el 2013, tuvo la oportunidad de debutar en el cine británico y en el de Hollywood. En el primero, haciendo un pequeño personaje en “About Time”, película que se distribuyó por todo el mundo, y en el segundo, como mujer seductora que se ajusta dentro de los cánones de belleza irresistible para los hombres en “El Lobo de Wall Street”, la extravagante comedia negra dirigida por Martin Scorsese. Su personaje también era pequeño ahí, pero su participación se volvió inolvidable.

Su debut la llevó a protagonizar “Z for Zachariah”, una película posapocalíptica donde interpretó a una valiente granjera. Desde ahí, Margot Robbie daba luces ya de querer hacer papeles distintos en su corta carrera, mostrando su rango de versatilidad. Luego vendría “Focus” (película para el olvido), donde retomó el papel de chica sexy, como una estafadora aparentemente novata, y “Suite Francesa”, donde la vimos de pelo oscuro y crespo para dar vida a una campesina francesa en época de la invasión nazi.

En 2016 llegaron dos papeles más que la conectaron definitivamente con el gran público. Por una parte, “La Leyenda de Tarzán”, haciendo el papel de Jane Porter, la novia de este mítico personaje, en una versión más moderna. Por el otro, Margot Robbie debutó en una superproducción, la de la esperada “Suicide Squad”, donde su personaje Harley Quinn terminó convirtiéndose unánimemente en lo mejor de esta floja adaptación. Por este papel fue la favorita de los Critics’ Choice Awards en el género acción y también en los People’s Choice.

El 2017 fue la oportunidad definitiva para apostar por algo muy distinto,  por un papel más exigente en un largometraje semi-independiente, de bajo presupuesto y en el que también aplicó como coproductora. Margot Robbie como Tonya es creíble y completa. Un papel donde vemos a una actriz determinada, haciendo un trabajo redondo en lo físico (debió aprender a patinar sobre hielo, usar prótesis dental y peluca) y lo emocional para encarnar a una deportista que se ganó el corazón de su país al convertirse en su carta favorita como patinadora, pero tras el escándalo por el ataque sufrido a su rival Nancy Kerrigan en 1994, se convirtió en uno de los personajes más odiados del público. Su carrera se vino al piso y esta película refleja el entorno conflictivo e interesado que la rodeó. Robbie es esencia de esta historia  que rompe constantemente la cuarta pared y su destacado personaje, la Academia de Cine de Hollywood lo celebra con esta su primera nominación a un Oscar.

El próximo reto será verla transformada en la Reina Isabel I de Inglaterra para el drama histórico titulado “Mary Queen of Scots” que está planeado para estrenarse en noviembre de este año (donde vuelve a estar irreconocible, según las primeras imágenes filtradas) y tiene como protagonista a Saoirse Ronan. También la veremos en el thriller “Terminal” que protagoniza junto Max Irons, Mike Myers y Simon Pegg.




 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram