Mel Gibson se reconcilia con el público con Hacksaw Ridge (Hasta el último hombre)


Facebook Twitter Google
 << Compartir

La nueva película de Mel Gibson trae a colación la llamada “objeción de conciencia”, un recurso jurídico que apela al respeto por el derecho fundamental de no obligar a ejercer alguna actividad que vaya en contra de las convicciones de naturaleza moral, filosófica, religiosa o política de una persona.

En Hasta El Último Hombre (Hacksaw Ridge) conocemos la historia real de Desmond Doss, un combatiente de la Segunda Guerra Mundial que se enlistó en la fuerza de infantería estadounidense con la firme convicción de ayudar a su país sin empuñar y disparar una sola arma.

Doss era un joven de 23 años y de fuertes creencias religiosas, criado en una familia adventista que por voluntad propia decide prestar el servicio militar. Su idea desde un inicio era la de ayudar como médico. En un escenario tan improbable como este puso a prueba e impuso su fe y principios.

El tema le encajaba perfecto a Mel Gibson, un actor y director veterano de Hollywood que abiertamente ha expresado sus ideologías como católico tradicionalista, mismas que le han traído problemas por sus polémicas declaraciones en contra de los judíos y sus desmanes con el consumo de alcohol hace algunos años. A este proyecto llegó por el productor Bill Mechanic (Coraline) y así lo cuenta: “Me lo entregó Bill Mechanic, lo leí y me convenció por completo, porque se trata de una historia verdadera”.

Gibson empezó su carrera esencialmente como actor en 1977 y solo hasta 1993 se lanzó como director con “El hombre sin rostro”, sorprendiendo en su nueva faceta. Con Hacksaw Ridge suma cinco películas incluida la laureada “La Pasión de Cristo”, la muy nominada “Corazón Valiente” y la comentada “Apocalypto”. De este director hay que esperar siempre películas épicas y con una fuerte carga de ideología cristiana. Sus personajes usualmente sufren, son severamente castigados y deben debatir su fe. Esos ingredientes no están ausentes en esta nueva producción de guerra, que mezcla el drama con elaboradas y muy efectivas y largas secuencias de acción, enfrentamientos, muerte y devastación.

El personaje principal de la película es interpretado por Andrew Garfield, un actor que desde “La Red Social” viene creciendo y en Hasta El Último Hombre entrega una actuación con matices; manejando acertadamente el límite entre lo cómico y lo dramático, porque esta es sin duda una producción pensada para el consumo masivo. Sobre el actor, Gibson ha dicho: “Andrew es un actor increíble, es un actor joven del que no adivinas en realidad qué edad tiene, puede tener 22 o 32, no lo sabemos, se mantiene en una zona gris… Es una persona con convicciones y creencias, de fuertes principios, así que es capaz de entender estas cosas y retratarlas muy bien”. En el reparto también están Teresa Palmer, Vince Vaughn, Sam Worthington y Hugo Weaving.

(Video Reseña de la película)

La acción de la película es contundente. Las secuencias son largas, algunas duran más de seis minutos, son intensas, sin respiro y desgarradoras. Han sido muy bien coreografiadas y con ellas Gibson demuestra su gran habilidad para llevar a la pantalla un cine de espectáculo. El escenario que recrea la película fue el de la “Batalla de Okinawa”, considerado uno de los más sangrientos de la Segunda Guerra Mundial. Fue la naturaleza devastadora de este enfrentamiento entre japoneses y estadounidenses lo que conllevó a la terrible solución de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki. 

Para recrear esa “carnicería”, la producción ideó algo que llamaron junto a Mel Gibson “caja de bombas” para darle realismo a esas escenas, recurriendo con ello a los efectos especiales más que, increíblemente, a la asistencia de las imágenes computarizadas. El supervisor de efectos especiales, Lloy GodFrey, explicaba que el recurso consiste en “tener una serie de explosivos dentro de una caja de cartón que es posicionada a no más de 60 cm de los actores y sus dobles para así tener unos efectos muchos más convincentes y proveer seguridad a los talentos”. De esta manera evitaron excederse en las secuencias con el uso del CGI.

Gibson dice que no solo se trata de una película de guerra y de un hombre y sus posiciones religiosas, para él “Hasta el último hombre” es también “una historia romántica entre Desmond y su verdadero amor. Es también la historia de un hombre que tiene demonios, es la historia de un chico que tiene una difícil relación con su padre y de cómo hacen para resolverlos. Él tuvo problemas con su padre y los tratamos de una forma interesante, más que reales de una forma cinematográfica, aunque se acerca lo suficiente”.

El actor y director neoyorquino se ha reconciliado con la crítica y con los espectadores con esta nueva producción, algo que en realidad no pasaba desde Apocalypto. Hacksaw Ridge ha recibido 71 nominaciones y ha obtenido 23 premios, entre ellos el de mejor película en los Hollywood Film Awards, mejor actor en los Satellite Awards y mejor guion en los AACTA Awards (los que entrega la Academia de Cine de Australia, donde fue rodada la película).

Hasta el último hombre se estrena (en Colombia) el 26 de enero.

*Créditos fotos y citas textuales de la producción: Diamond Films Col.  Traducción: Sandra Milena Ríos Urquina.

 


Facebook Twitter Google
 << Compartir


 

Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Facebook