El quinto elemento celebra su aniversario número 20 con restauración 4K y exhibición en teatro


Facebook Twitter Google
 << 6 veces compartido

El cineasta francés Luc Besson estrenó el 7 de mayo de 1997, hace 20 años, la película de ciencia ficción El Quinto Elemento, una historia que el director comenzó a idear desde que era un adolescente, como resultado de su solitaria juventud a causa de los constantes viajes familiares por cuestiones laborales de sus padres y posteriormente por la separación de los mismos. Fue solo hasta los 38 años cuando logró llevarla a las salas de cine.

El quinto elemento hace parte del subgénero cyberpunk y es uno de los referentes de los años noventa. También es una de las películas más representativas de Bruce Willis. Para el aniversario número 20 Luc Besson ha grabado una introducción exclusiva que podrán verla en dos únicas funciones en Nueva York, ciudad donde se ambienta la historia.

La película tiene un prólogo que se ubica en el año 1914 cuando un arqueólogo está a punto de descubrir que al reunir cuatro símbolos – que representan los cuatro elementos tierra, agua, fuego y aire -, con un quinto elemento (una hermosa y perfecta mujer), se convertirán en una fuerza poderosa capaz de derrotar el Mal Supremo que quiere apoderarse del universo. El experto determina con los jeroglíficos hallados que este fenómeno, una especie de portal que abre una puerta entre dos dimensiones, sucede cada 5 mil años. El descubrimiento alarma a un sacerdote que decide acabar con la vida del arqueólogo, pero justo aparece una nave espacial de la que aterrizan unos seres alienígenas llamados los Mondoshawan, quienes le explican que las piedras ya no están seguras en la Tierra. Los extraterrestres eliminan al científico y hacen prometer al sacerdote no revelar nada hasta el momento adecuado.

Después de ese prólogo, la historia inicia en Nueva York en el año 2259 y con un presidente estadounidense afroamericano (nos adelantamos). Un mundo futuro donde hay escasez de agua, pero los autos andan por el aire y hasta hemos podido conquistar y poblar otros mundos, incluso de ser los líderes de un conglomerado estelar conocido como “Territorios federados”. Pero a la Tierra se dirige una terrible amenaza que al intentar ser detenida desata un conflicto con dos fuerzas alienígenas, una de ellas contratada por Zorg (Gary Oldman), un empresario que quiere el poder de las piedras.



De ese ataque que resulta mortífero para todos los bandos se salva una mano, que los humanos usan para reconstruir el cuerpo entero usando una altísima tecnología, que da origen a una bellísima mujer llamada Leeloo (Milla Jovovich), quien escapa del centro de experimentación y es salvada por un taxista exmilitar, Korben (Bruce Willis) que la lleva a donde el cura Cornelius, el único nombre que le entiende a esta mujer que habla en otro idioma (el lenguaje divino). El sacerdote entiende que ella es el quinto elemento y que el momento del apocalípsis ha llegado. Todos comienzan a perseguirse en la Tierra y otros mundos. El tiempo es corto para reunir todos los elementos en Egipto y evitar la caída final. Jovovich ha expresado que El quinto elemento representó un gran momento en su carrera. “La secuencia de apertura, caminando en ese laboratorio, haciendo la escena en la plataforma, fue uno de los momentos más retadores y increíblemente emocionantes de mi vida”.

La película comenzó a desarrollarse en 1992, pero tuvo que ser detenida por falta de presupuesto. El universo que Luc Besson inventó de niño, incluido el idioma que terminó hablando a la perfección con su futura esposa Milla Jovovich, era muy rico y cargado de detalles. No obstante, y a pesar de haber alcanzado un astronómico presupuesto de 90 millones de dólares, la película no alcanzó el nivel deseado por el director que confesó sentirse frustrado porque filmó la producción justo antes de la llegada de la nueva etapa de los efectos visuales tan llenos de realismo, al punto de expresar su deseo por realizar una secuela que con la tecnología actual le permitiría hacerla de forma más fácil. Por supuesto, los efectos visuales y el maquillaje tuvieron una gran carga en esta producción, haciendo uso tanto de los modelos a escala como de imágenes creadas por computador y acción en vivo. Cannes, en donde la película fue la elegida para dar apertura al festival, y la Academia Británica de las Artes y Ciencias Cinematográficas premiaron este trabajo técnico y Besson ganó en su país dos galardones más por la dirección. La Academia de Hollywood la nominó por mejor edición de sonido. El quinto elemento acumula casi 270 millones de dólares en recaudo.

Como la estética es muy importante en las películas que encajan dentro del ciberpunk, la producción contrató a Jean Giraud, emblemático ilustrador francés que revolucionó la escena del cómic y la ciencia ficción en las décadas de los 70s y 80s, al igual que el diseñador Jean Paul Gaultier para el vestuario. Besson amante de los cómics tomó varias referencias para crear su historia y fue el mismo Giraud junto a Alejandro Jodorowsky quienes demandaron al cineasta porque sentían que El Quinto Elemento era una copia de su historia “El Incal”. Su alegato no fructificó.

La fecha futurista de la película ha estado en discusión por descuido de la propia producción. Después del prólogo hay un salto en el tiempo de 300 años, lo que nos daría la fecha 2214, pero en una escena vemos la alarma de Korben Dallas configurada en el año 2263. La fecha 2259 que comentamos al inicio salió del libro de Besson “La historia de El quinto elemento”, pero hay una más en uno de los  DVDs editados donde habla del 2257.

Una de las escenas más emblemáticas de El quinto elemento es cuando vemos cantar ópera a la diva PlavaLaguna (laguna azul), interpretada por su novia, en aquel entonces, la actriz francesa Maïwenn Le Besco. En su cuerpo se resguardaba los elementos. Quiso el director simular una ópera real y para ello escondió hasta último momento a este personaje del resto de los actores. Su idea era grabar el asombro  que les causaría ver a la actriz transformada con un excéntrico disfraz futurista, azul y de manos y cerebro alargado. Es una secuencia que repasa varios momentos de la historia y que dura cinco minutos. A pesar de eso, a Besco no le gustó los cortes que le hizo Besson, como tampoco que se eliminara la escena en la que peleaba con Leeloo, personaje en manos de Jovovich con quien el director se casaría siete meses después de su estreno. Otro que confesó no haberle gustado el resultado del film fue Gary Oldman, el villano de la película y buen amigo de Besson, pero hay que tener en cuenta que El quinto elemento es justamente lo que no le gustó: una película netamente comercial, con poca filosofía y sí mucha acción, superficialidad y extravagancia.

A los pocos meses de estrenado el largometraje el escritor estadounidense de ciencia ficción y fantasía Terry Bisson (el mismo de la colección de Star Wars Universe) publicó su novela basada directamente en el guion creado por Besson de la mano de Robert Mark Kamen. Esta es una obra bastante fiel a la película.

Para este aniversario número 20 los cinéfilos podrán verán una edición restaurada para 4K que, además de la introducción especial de Luc Besson, presentará un avance exclusivo de su próxima película “Valerian y la ciudad de los mil planetas”.  La película podrá ser vista en Estados Unidos los días 14 y 17 de mayo en dos horarios (2 y 7 de la noche).


Facebook Twitter Google
 << 6 veces compartido


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Facebook