Reseña Blade Runner 2049, una película tan representante del cyberpunk como del cine de Denis Villeneuve


Por Sandra M Rios U
Twitter: @sandritamrios


Blade Runner 2049 se ha estrenado internacionalmente con todas las buenas credenciales de la crítica de su país que la apuntala como uno de los mejores, sino el mejor estreno comercial del año.

Si bien es una secuela que perfectamente podemos identificar con el universo que nos planteó Ridley Scott con su adaptación de 1982, Blade Runner 2049 tiene mucho del universo del gran cineasta canadiense Denis Villeneuve.

A lo largo de su filmografía hemos visto aspectos en común: atmósferas agobiantes y oscuras, de ambientes hostiles, de un cine incómodo y guiones intrincados, de personajes femeninos y su relación muchas veces infortunada con la maternidad, de películas de género con su propio (muy particular) ritmo, con el que suele poner a prueba la paciencia de los espectadores, pero que a su vez le sirven para mantenerlo a la expectativa sobre cuál es en realidad el fondo de sus tramas, de personajes misteriosos con poderosas motivaciones para obrar como finalmente lo hacen. A Villeneuve le apasiona el psicoanálisis, los personajes grises y complejos, y siempre ha brindado sobre sus historias una notoria capacidad de entrar en reflexión y de dudar frente al actuar correctamente o el actuar instintivamente, la dubitativa de la emoción sobre la razón.

Ya con esto dicho se hace evidente el por qué se embarcó en una nueva película de carácter comercial y su primera secuela, que no era cualquiera obra, sino una que a lo largo de los años se ha convertido en película de culto. Muchas de esas citadas características están en Blade Runner 2049, casi todas en realidad.

Entre la discusión inacabable – porque además es lo que la ha alimentado durante 35 años -, de si Richard Deckard (Harrison Ford) es un humano o un replicante, está el fondo de esta saga, que es el de nuestra humanidad en el sentido estricto de esa capacidad de tener empatía por el otro, de tener afecto y solidaridad por el otro, y es en ese sentido donde el director de la gran “Incendies”, del oscuro thriller “Prisoners” y de la ciencia ficción humanista “Arrival”, le da dimensión a la historia original, sin olvidar que es un secuela.

Del 2019 sabíamos que el agente Richard Deckard escapó de Los Ángeles con Rachael, su amor replicante. Desaparecido el protagonista, en esta nueva película el eje recae sobre el agente K (Ryan Gosling) – no el fondo -, a quien le es encargada la misión de “retirar” a un replicante llamado Sapper Morton, que tiene una pequeña granja donde se ha dedicado al cultivo de unos gusanos, una alternativa a la escasez alimentaria, pero él no es solo eso, es el albacea de un secreto que puede cambiar el destino sometido por los humanos de los replicantes para siempre. K descubre ese misterio y lo descifra, lo que lo llevará directamente hacia el escurridizo Deckard. La sombra de Rachael (la figura determinante de una mujer como le gusta a Villeneuve) también aparece.

Blade Runner 2049 mantiene esa ambigüedad de la original, la nueva generación de los Nexus son cada vez más parecidos al humano, así que la duda de su naturaleza permanece, parecen haber desarrollado aún más consciencia de sí, de empatía entre ellos e incluso de bondad con ciertos humanos. La de Villeneuve es una película de supervivencia en medio de un futuro paradójico donde la tecnología ha evolucionado y ha servido para resolver algunas necesidades menos el hambre. También es una película reflexiva sobre qué nos hace humano. ¿Acaso es el alma, nuestros recuerdos, o el hecho de procrear? Si la tecnología resuelve así sea artificialmente estos interrogantes, ¿pueden ser los androides más humanos que los humanos? Sin embargo todo ese contenido filosófico de esta secuela tiene sus altibajos, porque gira entorno a ellos y los reitera en una producción de casi tres horas de duración. Manejar su propio ritmo, un ritmo lento, le pesa en varios momentos a esta película.

Blade Runner 2049 está llena de los elementos de la original, las calles son las mismas, aparecen los neones, los carros voladores, las pantallas gigantes, escuchamos varios temas que nos recuerdan las composiciones de Vangelis, las complacientes sexuales e incluso una paloma recordándonos a Roy Batty. Su estética se conserva y se hace aún más colorida y vibrante, más impactante y realista gracias al impecable trabajo de Roger Deankins, ver cada escena de esta película es un placer visual permitido por este fotógrafo 13 veces nominado al Oscar (la campaña para que sea reconocido finalmente por la Academia ya ha iniciado). A cargo del detallado y fantástico diseño de producción estuvo Dennis Gasnner (La brújula dorada, Quantum of Solace, Skyfall). En Blade Runner 2049  podemos ver referencias a los ingenieros de “Prometheus” (de Ridley Scott) y a “A.I.” de Spielberg.



Ryan Gosling entendiendo muy bien su posición de replicante, conduce con solidez esta trama, tanto así que cuando llega el ansiado contacto con Richard Deckard, Harrison Ford no logra alcanzar su nivel. Jared Leto también logra un buen personaje como el nuevo dueño del emporio, Niander Wallace. El reparto femenino cumple buenos roles desde la femme fatale cibernética (Joi) en manos de una encantadora Ana de Armas y una implacable Sylvia Hoeks (Luv) hasta una protectora Robin Wright (Lt. Joshi). La película vuelve a dejar en manos de dos mujeres buena parte del enigma de esta trama: la doctora Ana Stelline (Carla Juri) y Freysa (Hiam Abbass), la líder de los replicantes en revolución.

Innecesariamente extensa, Blade Runner 2049 es una representante superior del cyberpunk cinematográfico. Villeneuve tomando la historia original le dio un carácter más filosófico y jugó con las versiones que se han publicado apartándose de las certezas. Si bien esta secuela se siente más cercana a la edición del director aún quedan vigentes las especulaciones sobre la naturaleza verdadera de Deckard y teje nuevos interrogantes. ¿Habrán dejado de existir los humanos como los conocemos? ¿Estamos ante el origen de una generación híbrida?

Ficha Técnica

  • Director: Denis Villeneuve
  • Guion: Hampton Fancher, Michael Green
  • Duración: 163 minutos
  • Género: ciencia ficción
  • Reparto Ryan Gosling, Harrison Ford, Ana de Armas, Jared Leto,Carla Juri, Sylvia Hoeks, Robin Wright, Lennie James, Mackenzie Davis, Dave Bautista
  • Cinematografía: Roger Deakins
  • Montaje: Joe Walker
  • Música: Hans Zimmer, Benjamin Wallfisch
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2017



 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram