Reseña Darkest Hour. Gary Oldman transformado en una película que dibuja a Churchill como superhéroe


Por Sandra M Rios U
Twitter: @sandritamrios


“¿Cuándo aprenderán la lección? No puedes razonar con un tigre cuando su cabeza está en la boca. Asumo toda la responsabilidad”.

 

El veterano Gary Oldman da vida a Winston Churchill en esta adaptación dirigida por Joe Wright que se une el año pasado a otras dos películas que han recreado el episodio de la “Batalla de Dunquerque”.

La transformación de Oldman para esta producción, un gran trabajo de maquillaje, ha hecho que lleve acumulado 11 premios reconociéndolo como el mejor actor de 2017 en el género drama.

Pero Las horas más oscuras tienen muchos aspectos con qué compararla con “Churchill” (leer reseña) de Jonathan Teplitzky y restarle así tanto mérito que se le ha venido otorgando. En ambas el eje central de la historia es el fascinante Primer Ministro del Reino Unido. En ambas, la historia confluye en la invasión alemana en Francia durante la Segunda Guerra Mundial que dio lugar posteriormente a la Batalla de Dunkerque y la Operación Dínamo organizada por los Aliados para optar por la vida y rescatar a más de 200 mil soldados británicos y otros 100 mil franceses que estaban acorralados en las playas de Normandía. La figura de Churchill y su experiencia adquirida en la Primera Guerra, especialmente por las vidas perdidas fueron determinantes en este hecho. Adicionalmente ambas presentan la imagen de la secretaria personal del político, lo resistente a sus neuras o su depresión. Ambas muestran a su esposa como eje del hombre que fue  y finalmente ambas son británicas.

Darkest Hour es una biopic con tintes más políticos que dramáticos. Nos muestra al hombre fuerte y decidido, el que conoció el pueblo de las puertas de su casa para fuera, aunque podemos en esta película ver algunas luces de su intimidad. Podemos ver de la mano de Oldman a un Churchill que ya en sus 66 años seguía con toda la vitalidad física y mental. Lo vemos en algunas escenas andando rápidamente al lado de su secretaria, muy contrario a la versión más cercana que nos presentó Teplitzky para aquella época, en la que se hablaba de un político lleno de temores, angustiado por la sombra de una nueva guerra, afanado porque el saldo de soldados muertos fuera el mínimo y con la desconfianza que sus “estrategias anticuadas” le generaba a los nuevos oficiales. En esta película el escepticismo corre casi que únicamente por cuenta del Rey (Jorge VI).

La de Joe Wright además cae en ciertos toques de comicidad que desconciertan, en un evidente intento por hacer de esta historia un producto más comercial. De momentos también hay intención de mostrar a Churchill casi como un superhéroe, alejándolo de la figura humana y dual que fue en realidad. La película de Jonathan Teplitzky es muchísimo más íntima en ese sentido, menos complaciente, mostrando el lado más de carne y hueso de este interensantísimo personaje. Podemos ver a un hombre en declive, cansado y con dudas, malgeniado pero con gran lucidez que era puesto en cintura por la figura determinante de su esposa Clementine. En Darkest Hour ella está realmente en un segundo plano.

La cercanía entre ambas películas juega entonces en contra de la última que  nos ha llegado a pantallas – en UK fue lo contrario -. “Churchill” se estrenó en junio en Inglaterra y con una grandiosa interpretación de Brian Cox, entendiendo las dualidades de su personaje y sus posturas corporales. A él lo acompañó una gran Miranda Richardson como su esposa y Ella Purnell como su secretaria. Es un biopic clásico, realista, estilizado y nostálgico con una gran adaptación del historiador Alex von Tunzelmann. Darkest Hour tiene un muy buen desempeño de Oldman casi irreconocible por el impecable trabajo de maquillaje, pero en todo caso no mejor a su no reconocida (en premios) actuación en “Tinker Tailor Soldier Spy”, “The Professional”, “Sid and Nancy” o “Bram Stoker’s Dracula”.



Las horas más oscuras es una de las películas importantes de esta temporada de premios que además ha recibido nominaciones a mejor película, mejor actor reparto, mejor cinematografía, mejor diseño de vestuario, maquillaje y peinado, mejor diseño de producción y música.

Se preguntarán a este punto por qué entonces “Churchill”, la película, no ha terminado en el mismo podio que esta si tiene tantas o más virtudes. La respuesta seguramente se encuentra en los pesos que representan en Darkest Hour su director Joe Wright (Atonement, Anna Karenina, Pan), el reconocimiento de su actor protagónico, el mayor presupuesto (10 millones de dólares para Churchill, 30 para la de Oldman) y la productora (Working Title Films y distribución de Focus Features en el caso de esta).

Nota: La tercera película ambientada alrededor de este tema en 2017 es Dunkirk de Christopher Nolan (leer reseña de Dunkerque), también dentro de las nominadas del año.

Ficha Técnica

  • Director: Joe Wright
  • Duración: 125 minutos
  • Género: Guerra
  • Guion: Anthony McCarten
  • Reparto: Gary Oldman, Kristen Scott Thomas, Lily James, Stephen Dilane, Ronald Pickup, Ben Mendelsohn
  • Cinematografía: Bruno Delbonnel
  • Música: Dario Marianelli
  • Montaje: Valerio Bonelli
  • País: Reino Unido
  • Año: 2017



 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram