Reseña de Loving Vincent, la primera película animada pintada al óleo cuadro a cuadro


Por Sandra M Rios U
Twitter: @sandritamrios


“Quiero conmover profundamente a las personas con mi arte”.

 

Bajo la laboriosa técnica de animación con pintura al óleo, algo nunca antes visto en el séptimo arte, llega a cartelera de manera limitada Loving Vincent, el biopic sobre la vida del influyente pintor del postimpresionismo Vincent van Gogh.

Ganadora del premio de la audiencia en el festival más importante de cine animado, Annecy, y nominada en su categoría en los Premios EFA de la Academia Europea del Cine, el largometraje se exhibirá los días 30 noviembre y 1 y 2 de diciembre (*Colombia).


La mayor de las novedades de esta producción es sin duda su técnica al tratarse de una película realizada completamente en pintura al óleo, haciendo que varias de sus obras más reconocidas cobren vida y sentido completo, y con ello se cuente su particular historia. Se necesitaron 125 especialistas en este tipo de pintura y 65 mil fotogramas para realizarla. Para conseguir el efecto de movimiento, la producción rodó primero la película en una versión live action con Robert Gulaczyk como van Gogh y Saoirse Ronan como Marguerite Gachet y luego fue pintada cuadrado a cuadro, a mano, bajo la técnica que popularizó este artista genio.

Loving Vincent nos remonta al verano de 1891, en donde Armand Roulin, uno de los personajes que compone su serie de pinturas de retratos “La Familia Roulin”, recibe una carta de su padre, el cartero Joseph Roulin, que debe entregar personalmente al hermano de su amigo Vincent van Gogh en París, pues se han enterado que se ha suicidado. Armand, el hermano mayor de esta familia, no se siente a gusto con este encargo, pues se avergüenza de la relación de su padre con un pintor foráneo que preso de su locura se cortó una oreja. El viaje tiene las dificultades de no hallar al hermano (Theo) del pintor, quien poco después de la muerte de éste falleció, según le informa el proveedor de sus pinturas, Pere Tanguy, y le comienza a contar una serie de historias con las cuales cambia su percepción hacia el artista. Ahora la curiosidad lo lleva a hallar las razones del por qué en la cúspide de su carrera Vincent van Gogh decidió suicidarse. Eso lo conduce a su última morada, Auversaur-Oise, donde conoce a su médico, Paul Gachett, y varios locales dispuestos a contarle sus propias teorías sobre su muerte. El encuentro final con el médico traerá consigo varias revelaciones que harán que Armand comprenda sobre la apasionante vida del pintor.

Dorota Kobiela y Hugh Welchman son los directores que se propusieron llevar a cabo esta exigente producción que no solo mantiene al espectador atento a la pantalla por su técnica, que nos permite ver una historia narrada en el mismo lenguaje del autor que inspira la película, sino por su narrativa que mezcla el drama con el misterio. Y aunque en algunos momentos la historia se siente algo desconectada, a la final resulta muy fácil dejarse seducir por la manera como está hecha.

Ficha Técnica

  • Director: Dorota Kobiela, Hugh Welchman
  • Guion: Dorota Kobiela, Hugh Welchman, Jacek Dehnel
  • Duración: 95 minutos
  • Género: Biopic, animación
  • Casting: Robert Gulaczyk, Douglas Booth, Jerome Flynn, Saoirse Ronan, Eleanor, Tomlinson, Helen McCrory, Aidan Turner, John Sessions, Chris O’Dowd
  • Música: Clint Mansell
  • Montaje:: Dorota Kobiela, Justyna Wierszynska
  • Cinematografía: Tristan Oliver
  • País: Polonia, Inglaterra
  • Año: 2017



 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram