Reseña de Okja, la sátira a las compañías cárnicas y una declaración al vegetarianismo

Por Sandra M Rios U
sandra-rios@cinevistablog.com

Facebook Twitter Google
 << Compartir

Tras todo el revuelo causado en Cannes, la película de Netflix Okja hizo su estreno en la famosa plataforma online.

Bon Joon-ho nos presenta una sátira sin rodeos a las compañías cárnicas, al despiadado maltrato a los animales y un intento por adicionar miembros en las filas del vegetarianismo.

En clave de fábula con elementos fantásticos, en un tono y estilo que se acerca al cine de Wes Anderson (por sus personajes bien marcados y coloridos) y a Spielberg (con su magia y protagonistas niños), en 2007 la corporación Mirando prepara, con la hija del dueño que la fundó, un gran reality show para elegir al mejor súper cerdo, entre unos que han sido modificados genéticamente para ser tan grandes como apetitosos. 26 de estos mamíferos son enviados a distintos criadores alrededor del mundo y diez años después elegirán el mejor, que será llevado a Nueva York para su presentación. La intención macabra es mantener a su clientela vendiéndoles la idea que ofrecen los mejores productos del mercado y sin transgénicos . Consumidores devoradores, exigentes y excéntricos que ignoran a voluntad que detrás de la diminuta salchicha que se comen, hay un proceso cruel de crianza y preparación industrial. 

Uno de esos criadores es la jovencita llamada Mija, quien ha convertido a Okja en su mejor amiga en las montañas alejadas y vistosas de su pueblo. Cuando se cumple el tiempo pactado, a su casa llega el show de la corporación para anunciar que la cerdito ha sido seleccionada como la mejor y debe retornar a ellos. A Mija su abuelo le había ocultado la realidad detrás de su mascota y ahora debe emprender un largo y peligroso viaje para recuperarla.

Bon Joon-Ho plantea una historia que da dulces momentos con la pequeña y su animalito, pero también amargos al despertarla en la cruda realidad que debe descubrir y afrontar. Nos hacemos cómplices de sus tiernas travesuras y culpables porque a fin de cuentas muchos somos consumidores de carne y por ende culpables por omisión del maltrato que ejercen las inescrupulosos compañías, en una verdad a voces que todos reconocemos, pero no actuamos.

El director surcoreano no le da vueltas a la historia y tampoco es hipócrita centrando la trama en escenarios distintos al propio país que ha producido la película. Okja es una sátira que mantiene a sus personajes al filo de la caricatura, en una línea peligrosa que a ratos le pesa a la película, pero que dado su movimiento y los elementos fantasiosos no permiten que se caiga. Ese componente de irrealidad (que no podemos olvidar) la salva de sus exageraciones y cierta sensación de extrañeza. Los personajes no alcanzan la simpatía de los de Wes Anderson, ni la historia logra el clímax y emoción de las de Spielberg.

Por encima de su imperfección, Joon-Ho tiene varios momentos memorables, todos cuando Mija está en pantalla y entabla conexión con Okja. Por supuesto, esta es una película con la que se pueden conectar más fácilmente aquellos que les gustan los animales y tienen mascotas, pues comprenden mejor la relación silenciosa pero profunda que se entabla con ellos.



La crítica del director a las empresas cárnicas es contundente más allá de los “adornos”, al igual que es un audaz intento por convocar a nuevos vegetarianos en sus filas. En ese mundo posible que ha construido Joon-Ho, los esfuerzos de la pequeña resultan agridulces y contrarios a lo que vemos en la vida real, pero es evidente la intención de terminarla con un “happy ending”. Aquí volvemos a excusarlo porque en el universo de las fantasías, sus ligerezas son perfectamente posibles. Su final es de profunda belleza y dolor.

Tilda Swinton, que hace dos papeles, Paul Dano y Jake Gyllenhaal tienen unas actuaciones muy bien leídas, pero no son la esencia de este largometraje.

Okja fue una apuesta bastante arriesgada de Cannes, no solo por tratarse de una producción de Netflix y el tema de la distribución sin pasar antes por salas de cine, sino por su estilo. Okja no ganó la Palma de Oro, porque no está para ese nivel. Todo el revuelo a su alrededor seguramente terminó favoreciéndola. La película visualmente está muy bien lograda, con un diseño de producción, cinematografía y efectos hermosos, que la hacen disfrutable en pantalla grande. Sería interesante ver cómo se comportaría en países donde estuviera disponible en ambas opciones y finalmente fuera el público el que decidiera la forma de visionarla y no que los distribuidores sean los que terminen imponiendo sus propios gustos e intereses.

Ficha Técnica

  • Director: Bon Joon-ho
  • Duración: 120 minutos
  • Género: Aventuras, fantasía
  • Guion: Bong Joon-Ho, Ted Sarandos
  • Reparto: Tilda Swinton, Paul Dano, Ahn Seo-hyun, Jake Gyllenhaal, Byun Hee-bong, Lily Collins, Steven Yeun, Shirley Henderson Daniel Henshall, Devon Bostick, Giancarlo Esposito
  • Cinematografía: Darius Khondji
  • Música: Jaeil Jung
  • Montaje: Yang Jin-mo
  • País: Sur Corea, Estados Unidos
  • Año: 2017

Facebook Twitter Google
 << Compartir


 

Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Facebook