Reseña Sin Mover los Labios, una historia sobre la deprimente vida

Por Sandra M Rios U
sandra-rios@cinevistablog.com

Facebook Twitter Google
 << 16 veces compartido

“Soy patético, un chiste malo”.

Hay un cine que se hace el irreverente y hay un cine que realmente es irreverente. El segundo largometraje del director colombiano Carlos Osuna se ajusta al segundo grupo.

Sin Mover los Labios es una película sin modales, despreocupada por la lógica, por ser correcta, por la complacencia, por ceder a las expectativas mínimas de un espectador y opera, más bien, como una expresión meramente artística.

Esta es la historia de un hombre frustrado de 45 años que trabaja en un call center de día y por las noches ejerce como ventrílocuo, oficio que desde pequeño fue obligado a hacer por su madre y del que es bastante mediocre. Lleva una relación de fuerte dependencia con su mamá, quien muere de repente, lo que significa para él una especie de liberación que lejos de transformarlo ahonda en su profunda degradación.

Sin Mover los Labios no es una película fácil, no hay manera de conectarse con la historia ni con ninguno de los personajes, ni siquiera con su madre que viva o muerta intenta llamar la atención de su hijo que descaradamente la ignora, o con su novia a quien trata con extrema frialdad. 

Carlos, el protagonista, representa a un adulto patético que evade sus responsabilidades, que sufre, que culpa a los demás por su fracaso, pero que también es el espejo de una sociedad cansada, colérica y enferma. En medio de tanto exceso, situaciones delirantes, inconexas, se refleja el sinsentido que es esta vida. En una escena en la que Carlos utiliza a uno de sus muñecos inspirado en su mamá e involucra a su escaso público, se demuestra esa necesidad de liberar la frustración. El director muestra el empañado universo de este personaje con una cuidada fotografía blanco y negro y bellos encuadres, que a ratos le da color para acentuar ciertos desenfrenos y su naturaleza extraña e incómoda.

Aunque el largometraje es agresivo, indecente y poco afecto al corazón, no hay que negarle lo realista que resulta con la desazón que produce en algunos (bien despiertos) un mundo donde el ser humano parece un muñeco al que le asignan un nombre, le imponen unas obligaciones, que debe actuar según unas reglas, que debe aceptar y acomodarse en una familia que no escoge y que se ve presionado a traicionarse a sí mismo constantemente. Sin Mover los Labios es una película de fondo trascendentalista, que muestra lo que no queremos ni ver ni escuchar. 



Este es un largometraje donde presenciamos la catarsis de un hombre frustrado que se debe ver sin ningún tipo de expectativa pero especialmente sin prejuicios. Sin mover los labios es una película sin pretensiones y decididamente diferente, ajeno a si nos gusta o no. 

Ficha Técnica

  • Director: Carlos Osuna
  • Guion: Juan Mauricio Ruiz, Carlos Osuna
  • Género: Comedia negra
  • Duración: 93 minutos
  • Reparto: Giancarlo Chiappe, Álvaro Bayona, Consuelo Luzardo, Marcela Benjumea, Álvaro Rodríguez, Tiberio Cruz, Laura Junco, Carlos Gómez, Margarita Ortega
  • Cinematografía: Guillermo Santos, Nicolás García
  • País: Colombia
  • Año: 2016

Facebook Twitter Google
 << 16 veces compartido


 

Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Facebook