Reseña Hasta el último hombre (Hacksaw Ridge), Mel Gibson vuelve con ímpetu a la dirección

Por Sandra M Rios U
sandra-rios@cinevistablog.com

Facebook Twitter Google
 << Compartir

“La guerra inicia cuando las mentiras terminan”

VN:F [1.9.22_1171]
¿Ya viste esta película? Califícala
Rating: 3.7/5 (6 votes cast)

Mel Gibson después de tímidas apariciones como actor tras sus escándalos con el alcohol, su mal carácter y hasta declaraciones antisemitas casi 10 años atrás, regresó a la dirección cinematográfica con una portentosa película, Hacksaw Ridge.


Su gran amiga y también actriz Jodie Foster fue una de las que siempre estuvo y le tendió la mano para que encaminara de nuevo su carrera. Gibson después de su última película dirigida, Apocalypto, no lograba romper la indiferencia del público y en algunas ocasiones de la crítica de cine también.

Pero le llegó a sus manos la adaptación de la historia del militar Desmond Doss y quedó cautivado. ¡No era para menos! Doss fue uno de los primeros registros de la aplicación de la objeción de conciencia, un recurso para que cualquier persona pueda salvarse de ser obligado a cumplir al estado con una actividad que vaya en contra de sus principios. En el caso de Desmond Doss eran sus fuertes creencias religiosas las que no le permitían utilizar las armas. Aún así, se fue para la guerra a cumplir una misión distinta.

Era la película de Gibson, un actor con fuertes lazos católicos, mismos que lo han llevado en el pasado hacer películas donde la fe y el sufrimiento de los hombres son la constante, así mismo las historias épicas – aunque para muchos el recuerdo de este veterano sea en películas de acción empuñando un arma.

Doss perteneció al grupo de combatientes que se enfrentó a los japoneses en la sangrienta Batalla de Okinawa, que se cuenta fue una de las más devastadoras de la Segunda Guerra Mundial. Y la película se encarga de mostrarnos eso con unas larguísimas secuencias que lo dejan a uno sin aliento. Secuencias cada una de más de seis minutos, donde las cámaras flotan en el aire como la angustiante cantidad de balas y explosivos que se cruzan entre los dos bandos o los soldados que pasan de un lado a otro, quedando tendidos en el suelo. Las cámaras caen también con ellos en desgarradores planos detalles. Gibson abre planos para mostrar la inmensidad de una cima infernal y los cierra para mostrar lo arrinconados que estaban los estadounidenses en esta confrontación.

Esos momentos de la película son cine de espectáculo puro, muy bien manejados en intensidad y diálogos por Gibson. Hay balas, ruido, explosiones, mucha sangre, dolor, devastación y muerte, pero también un héroe improbable. Es una película efectista, sin duda, pero consigue convencer. ¿Estamos ante una historia cristiana o de acción en la guerra? Ambas cosas. La producción fue lista en mezclar un tema que espanta a los estudios, con otro con el que se atrae fácilmente a las masas. En medio de esta trepidante y demoledora acción, nos entrega el mensaje de este militar que con todo y todos puestos en su contra, hizo prevalecer sus principios religiosos y salvó con ello muchas vidas.

Pero en ese terreno de complacencias siempre hay ruedas sueltas y en esta película están en unas cuentas escenas donde la comedia fácil y torpe aparece y explican la presencia del comediante Vince Vaugh. Mezclar drama, religión, acción y comedia resulta ya un exceso y no se necesitaba, pero Hollywood así lo exige porque dicen que la audiencia así lo demanda.



A Desmond Doss lo encarna Andrew Garfield, un actor que dada su contextura encajaba muy bien con este personaje. Las virtudes de Garfield en esta película radican en que sale muy bien librado con esa mezcla de drama y comedia y además entrega una actuación de escasos diálogos y mucho trabajo corporal creíble.

Con todo y esto Hasta el último hombre es una gran película de entretenimiento que no costó lo que muchas de su género gastan para hacerla – no alcanzó ni los 50 millones de dólares en presupuesto -, y que merece las nominaciones obtenidas. Gibson ha vuelto con ímpetu a la dirección de cine.

Ficha Técnica

  • Dirección: Mel Gibson
  • Género: bélico, cristiano
  • Duración: 139 minutos
  • Guion: Andrew Knight, Robert Schenkkan
  • Reparto: Andrew Garfield, Sam Worthington, Luke Bracey, Teresa Palmer, Rachel Griffiths, Vince Vaughn
  • Cinematografía: Simon Duggan
  • Montaje: John Gilbert
  • Música: Rupert Gregson-Williams
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2016

Facebook Twitter Google
 << Compartir



Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Facebook