Super Size Me 2: Holy Chicken! Morgan Spurlock ahora abrió su propio restaurante de comida rápida



Facebook Twitter Google
 << Compartir

13 años después del estreno exitoso del documental Super Size Me que puso en el paredón al negocio de las comidas rápidas, especialmente al Menú de McDonald’s, vuelve a la carga su director Morgan Spurlock.

La película de la que por ahora se sabe muy poco ha sido seleccionada en la competencia documental del Festival de Cine de Toronto, evento que se cumplirá entre el 7 y el 17 de septiembre.

La vida de Spurlock ha estado definitivamente ligada a este documental y el universo culinario. Después de la película lanzó un libro, “Don’t Eat This Book”, y también participó en una serie de CNN sobre el tema. Bajar el peso ganado durante los 30 días de experimento alimentándose a base del menú de McDonald’s le tomó un total de 14 meses. La comida chatarra hizo que subiera un total de 11 kg y le provocara varios desórdenes en su sistema.

El Holy Chicken del  título de la secuela hace referencia a un restaurante de comida rápida que el propio Spurlock abrió en Estados Unidos en noviembre de 2016 en Columbus, Ohio, bajo el lema “demasiado bueno para ser verdad”. Lo hizo como una especie de experimento por cuatro días para obtener una retroalimentación de sus clientes antes de, supuestamente, abrir un local permanente.

En el restaurante, Spurlock prometió un nueva experiencia al comer pollo, ofreciendo este alimento de forma 100% natural, libre de hormonas, además de estar hecho con integridad, permitiendo que los pollos crezcan en libertad en sus propias granjas. En conclusión, venta de comida rápida totalmente saludable.


También le puede interesar:
Reseña de Dame una Súper Talla (Super Size)


La inauguración contó hasta con la presencia del alcalde de la ciudad, según registraron los medios locales, y una considerable cantidad de clientes que probaron los primeros sándwiches y descubrieron unas tarjetas con las cuales el recursivo cineasta advertía que ese alimento no distaba mucho de lo que a diario ofrecen las demás compañías del mercado quienes, con una audaz estrategia, utilizan determinadas palabras y colores para convencer fácilmente a los clientes que sus productos son más saludables cuando en realidad no lo son.

Los asistentes a la apertura firmaron un documento para que pudieran ser filmados, sin que Spurlock advirtiera si ese material sería usado en algún programa o película. Ahora con el anuncio de una segunda parte de Super Size Me, todo parece cobrar sentido.

Imágen crédito: Cortesía de TIFF


Facebook Twitter Google
 << Compartir


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Facebook