10.000 A.C. – Emmerich Buen Director, Mal Guionista






Si lo prefiere, escuche aquí esta reseña:

EN RESUMEN:

10.000 A.C. es una película que utiliza la historia como referente para mostrarnos una leyenda entretenida, sensible a los valores humanos pero con unos diálogos que muestran una vez más el talón de Aquiles de su director.

FICHA TÉCNICA
Calificación de CineVista:
Director: Roland Emmerich
Género: Aventuras, drama, acción
Reparto: Steven Strait (D’Leh), Camilla Belle (Evolet), Cliff Curtis (Tic’Tic), Joel Virgel (Nakudu), Ben Badra (Warlord), Mo Zainal (Ka’ren), Nathanael Baring (Baku), Marco Khan (Un-Ojo), Reece Ritchie (Moha), Kristian Beazkey (padre de D’Leh), Mona Hammond (Vieja Madre)
Guión: Roland Emmerich y Harald Kloser.
Duración: 1:49 min
Página Oficial: 10.000 B.C.
Trailer: Subtitulado
País: Estados Unidos
Año: 2008

SINOPSIS
En una época donde el hombre y la bestia eran salvajes y el gran mamut recorría la tierra, nacieron las ideas y las creencias que forjaron a la humanidad para siempre. 10,000 A.C. persigue a un joven cazador en su misión de guiar a un ejercito a través de un vasto desierto, luchando contra tigres dientes de sable y predadores prehistóricos, mientras descubre una civilización perdida e intenta rescatar a la mujer que ama de un guerrero malvado empeñado en poseerla.

A menos de dos semanas de su estreno mundial, 10.000 A.C. se acerca a los 136 millones de dólares en recaudo, convirtiéndola hasta el momento en la segunda película más vista en los Estados Unidos. El director y guionista Roland Emmerich nos trae una historia que se ubica justamente en el final de la etapa conocida como el Pleistoceno, la época más antigua del cuaternario. El año 10.000 a.c. limita el final de esta etapa marcada por las últimas glaciaciones y caracterizada por animales prehistóricos como el ciervo gigante irlandés, el oso de las cavernas y el mamut o el gigante del hielo, parte importante e inspiradora de esta leyenda.

Lo más rescatable, sin duda, de este director es su capacidad para vislumbrar grandes historias carentes de documentación certera; así lo ha hecho con sus mayores y más recientes referentes comerciales, “El día de la Independencia” del año 1996 que se convirtió en todo un fénomeno taquillero que con un bajo presupuesto de alrededor de los 75 millones de dólares logró recaudar 816 millones y “El Día Después de Mañana” del año 2004, que aunque recaudó menos y su presupuesto fue muy mucho mayor, tampoco se quedó atrás al recoger aproximadamente 542 millones en taquilla. No creo que este filme logre superar o al menos alcanzar estas dos películas, pero si tal vez lo haga, a juzgar por las expectitivas que se han generado desde ya, el guión de su proyecto “2012” y próxima película apocalíptica que tras la disputa de varias productoras consiguió quien la financiera.

Lo bonito de esta historia tal como lo decía su protagonista Steven Strait quien interpreta a D’Leh radica en ratificar como la “condición humana no ha cambiado mucho a lo largo de los años”. Desde aquel entonces los valores de reflexión, amor, misericordia y gracia son inherentes al hombre y por tal razón no han de ser distintos ahora. Tal vez se han transformado hacia mejores o peores conductas pero siguen estándo presentes en el carácter humano. Y partiendo de estas características, se crea una tribu imaginaria llamada Yagah que gracias a la lucha de uno de sus cazadores, encontrarán el camino para migrar hacia tierras mejores, tierras que les brinden un mayor bienestar, ya que debido a las glaciaciones, su único sustento y motor de vida, los mamuts que cada año pasan en manada por sus terrenos, lo hacen en menor proporción. Ellos son los que los proveen de la indumentaria necesaria para vestir, para construir sus viviendas y obviamente para alimentarse.

El bello paisaje y los espectaculares planos que acompañan esta historia, se lograron gracias a tres ambientes naturales, hablo de las gélidas tierras de Nueva Zelanda o la isla Aotearoa como la llama la tribu Maorí, la más grande en esta región, la calurosa ciudad de Cape Town en Sudáfrica que es una península que une el océano Atlántico con el Índico y la zona desértica de Namibia. Estos ambientes naturales se combinan con los efectos computarizados para simular a los mamuts, el tigre con dientes de sable que podemos ver en gran detalle en un par de escenas e inmensos pájaros voladores inspirados en la historia sudamericana que da cuenta de ellos. La incorporación de estos animales requirió de un trabajo inmenso que necesitó del apoyo de dos compañías del Reino Unido para poderles dar vida. Este aspecto ha sido uno de los motivos de controversia para esta película, ya que la producción recalcó mucho en esto antes de su estreno y lo que se aprecia en el resultado final no refleja todo el trabajo que debió suponer su realización. Como muchas de las cintas de su estilo, “simples” detalles carentes de toda realidad o el hecho de la falta de apreciación en el caso de las grandes aves voladoras para los espectadores, la desmeritan, pero que a su vez se balancean con varias escenas memorables como la monstruosa pisada de los mamuts o el agua que cobija a el tigre, con la utilización de otros elementos reales como el hecho de usar 800 extras para la escena final y caballos reales, no pura sangre, que también representaron un reto en cuanto a adaptación a condiciones ambientales extremas se refiere.
Otro punto acertado de 10.000 A.C. es la elección del casting, pues se fue detallado al escoger personas con características morfológicas o físicas toscas y fuertes. Aquí no vemos narices perfiladas o el mínimo asomo de retoque, sino por el contrario, generosamente amplias, no vemos pieles iluminadamente blancas, sino puramente oscuras o mestizas. Claro está, a excepción de su otra protagonista Camilla Belle interpretando a la casi diosa “Evolet”, una jovencita con talento, muy hermosa y que muchos recordarán por su anterior trabajo en “Cuando Un Extraño Llama” del año 2006. Un filme de terror en el que Belle, interpreta a una niñera que debe atender a unos niños una noche en la que todo cambia cuando empieza a recibir unas llamadas inquietantes.

El contraste que causa esta actríz no solo con su tribu, sino con todas las demás que van apareciendo, es clara y explicada de forma convincente en la historia y aunque a muchos les incomodó ver su presencia tan fina, tan delicada para la época, su elección es absolutamente válida gracias a el carácter de leyenda que la película posee y que está por encima de toda perspectiva histórica, de acción o de aventuras como se ha pretendido vender esta cinta. La presencia física de esta niña, realza el carácter “extravagente” que posee toda leyenda y le imprime un toque de mística apropiado. Recalco mucho la presencia física de esta jóven actriz, más que su interpretación porque es lo que más se destaca de su participación en la historia, para los que la hayan visto o pretendan vérsela, más que las pocas palabras que pronuncia, es su sola presencia y su lenguaje corporal; distinto al resto, la esencia de su existencia en 10.000 A.C. Todo esto sumado a un ritmo bastante bien manejado y una estructura narrativa clara y bien delimitada.

(Abstente de leer este párrafo contiene un spoiler)
Desafortunadamente su mayor falla ya detectadas en las otras películas de este director, son los diálogos fuera de contexto e irritantes que nos ofrece. El ejemplo que describe con precisión lo que acabo de mencionarles, es la escena en la que el gran cazador se ve atrapado junto a el tigre, en una trampa que otra tribu le ha tendido a este feróz animal. El cazador tiene una ventaja evidente de salir con vida, ya que el león está literalmente atascado; sin embargo, su instinto de compasión hace que se apiade del animal. Esta aquí todo perfecto a no ser por la frase “heróica, intimidante y absurda” que pronunció a este animal y que palabras más o palabras menos decía: “te ayudaré pero ni se te ocurra comerme cuando te libere”. Que palabras tan irritantes, dignas de películas en las que participaba Arnold Schwarzenegger o Silvester Stallone, díficiles de imaginarse para alguien de aquella época o de alguien de nuestros tiempos en tal situación. Muchos de los diálogos son totalmente descolados y con cierto tinte cómico absolutamente innecesario.

Lo Mejor de la Película: Los pasajes naturales

Lo Peor: Los diálogos

Blogalaxia Tags: 10000+A.C. 10000+B.C. Roland+Emmerich Aventuras Drama Acción Cine Películas Estrenos Cartelera+Cine Cine+Americano Reseña Críticas Sinopsis Trailers Camilla+Belle 10000


Buena Suerte!!! Y no olviden ser ustedes mismos quienes le den una calificación a la película. Gracias.


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram