Reseñas y Críticas



Reseña de Canción sin nombre de Melina León. La vigencia de la angustia.



Por Daniel Andrés Ruiz Sierra (@TatoRuiz)

Inicia con material de archivo que evidencia violencia, titulares inequívocos y un ambiente hostil. Detrás escuchamos lo que parece una canción de cuna que me da mal rollo. Una sensación de soledad abrumadora y una suerte de mal augurio. Y no creo que esté equivocado (lo verán con el cierre).

La ópera prima de la peruana Melina León es un relato intenso que viaja varias décadas atrás – a los años 80 – para traer a la memoria no solo el conflicto de la venta y tráfico de niños. También viene a recordar las épocas de inflación, el terrorismo de sendero luminoso, un clasismo a flor de piel y la perpetua homofobia.

Seguir leyendo


[Especial] La femme de l’aviateur (La mujer del aviador. 1981) – Éric Rohmer



Por Daniel Andrés Ruiz Sierra (@TatoRuiz)

Amar la trama

François (Philippe Marlaud) es un estudiante de derecho que trabaja en una empresa de correos. Tiene como novia a una chica de nombre Anne (Marie Rivière) que le tiene prohibido llamarla a su lugar de trabajo, y es un manojo de nervios y confusión. Una de esas chicas independientes que tanto aparecen en sus comedias, que no tienen las cosas claras, y solo saben lo que no quieren. Si acaso. Mientras su novio intenta hacerle llegar un mensaje para confirmar la visita de un fontanero (que él ha conseguido), Anne le abre la puerta a su amante, Christian (MathieuCarrièrre) que está allí para hacerle saber que no van a poder verse en un buen tiempo, pues su embarazada esposa estará en París y él quiere dedicarse a ella.

Anne dice entenderlo, pero no puede evitar la desilusión. Con el correr de la mañana, François vuelve al edificio de su novia para descubrirla saliendo en compañía de su amante. La frustración queda expuesta.

Seguir leyendo




[Especial] Reseña Pauline à la plage (Paulina en la playa. 1983) – Éric Rohmer



Por Daniel Andrés Ruiz Sierra (@TatoRuiz)

Verano inolvidable

Transcurre en pleno verano. Marion (Arielle Dombasle) y su prima menor Pauline (Amanda Langlet) llegan a una casa de veraneo. Mientras la menor desea tener amistades, irse a asolear y disfrutar sus días sin los papás, Marion desea relajarse dado su reciente divorcio, mientras decide averiguar e inmiscuirse en la vida amorosa de su pequeña prima. La hostiga y la incomoda, como dicen en ese fango de las redes sociales.

Luego como un par de buenas amigas, se van a pasar tiempo a la playa. Allí, Marion se reencuentra con quien parece fue una vieja conquista; Pierre (Pascal Greggory), un tipo que practica windsurf, de cara extremadamente sonriente, y que a todas luces sigue enamorado de ella. Al trío se une, por pura ‘casualidad’, Henri (Feódor Atkine), un hombre maduro con cara de sobrado y que alguna vez tomó clases de windsurf con Pierre. Tomando ventaja de todo, y echándole ojo a Marion, decide invitarlos a una cena en su casa.

Seguir leyendo


[Especial] Reseña Le Beau Mariage (La buena boda. 1982) de Éric Rohmer



Por Daniel Andrés Ruiz Sierra (@TatoRuiz)

Ver crecer la hierba

Dicen los más cinéfilos, los que se han dedicado a una envidiable y total entrega al cine, que en “Night Moves” de Arthur Penn (de quien solo habré visto un par de películas), uno de los personajes principales decide declinar ante la invitación de ir a ver una película de Éric Rohmer. Su excusa fue que alguna vez vio una, y fue como “ver crecer la hierba”. Probablemente, en mis inicios con el cine, hubiese sido exactamente lo mismo para mí. ¡De hecho lo fue! A diferencia de aquel personaje yo no decliné, pero terminé aburrido hasta la muerte. Recuerdo que fue con “La genou” de Claire. De aquello, hace más de una década. Luego, el constante desempleo y el auténtico interés por el cine me llevaron nuevamente a él. La lectura, afortunadamente, fue otra.

Este año, en una tremenda y ligeramente reprochable discreción (entendida por el protagonismo del famoso bicho) se celebró el centenario de Rohmer y Mubi, plataforma de lujo que he tenido el privilegio de degustar, lanzó un especial con la serie “Comedias y proverbios”, y me parece que no hay mejor forma de seguir aprovechando el confinamiento, si es que existe tal acción a estas alturas. La presentación del ciclo se hace con “Le beau mariage” (La buena boda) obra divertida y tremendamente vigente. Aunque para ser honestos, esas comedias no han envejecido en lo más mínimo.

Seguir leyendo




Reseña Ángela de Agamenón Quintero – Mujer, igual a riesgo



Por Daniel Andrés Ruiz Sierra (@TatoRuiz)

Recién leía los recientes datos revelados por CODHES, una consultoría para los derechos humanos y el desplazamiento, acerca de la violencia de género en nuestro país. En lo que va de este año fueron asesinadas 630 mujeres. Miles han sido amenazadas, hostigadas o desaparecidas. Hasta septiembre se contaban 11.405 delitos sexuales contra mujeres, de los cuales casi 10.000 fueron contra menores de edad. Las cifras estremecen y enojan, por decir lo menos. Ser mujer supone un riesgo absurdo en Colombia. Y no pasa nada. Todo sigue siendo paisaje.

Y me parece que ante un silencio estatal tan repetitivo y eternamente largo con respecto a crímenes de género, y en general crímenes contra cualquier ser humano, el cine de nuestro país ha servido como eficaz herramienta de denuncia, y ha tomado la vocería para poner en evidencia todo ese aparato criminal que tanto nos sigue pesando. Ángela de Agamenón Quintero, en estreno nacional desde mañana, se incorpora a la lista de este tipo de películas, y esta, particularmente, manifiesta que, nacer mujer, y pobre, es una auténtica maldición que no tiene nada de nuevo.

Seguir leyendo


Reseña “Vilas: Serás lo que debas ser o no serás nada”, documental de Netflix sobre el tenista más grande de Sudamérica



Por Camilo Cueto García, autor invitado. 

Luego de la exitosa serie “The Last Night” que contó la historia del mítico Michael Jordan y sus legendarios Chicago Bulls, que dominaron la década de los noventa y otros títulos de diferentes disciplinas y que se encuentran en la plataforma, Netflix vuelve a apostarle al documental para atraer a los amantes de los deportes, aunque esta vez en español y con un nombre que para los hispanoparlantes, particularmente para los argentinos, es fundamental en la historia del tenis y del deporte en general, nos referimos al tenista más grande que ha dado Sudamérica, el gran Guillermo Vilas y su eterna lucha para que la Asociación de Tenistas profesionales ATP le reconociera su número uno en los setenta, el cual no se le otorgó por errores de una computadora y de la forma en la cual se elaboraban dichos escalafones por ese entonces.

El documental dirigido por el argentino Matías Gueilburt (Francisco el Jesuita, 2015), es un recorrido por la vida de Vilas, desde cuando jugaba tenis en el portón de su casa a los 6 y 8 años, pasando por su deseo incesante de ganar y ser el mejor, de su club, de su edad, de Argentina y del mundo. Si bien el “joven toro de las pampas”, como se le conoció en su momento, es el protagonista principal de la producción, en dónde se conoce su tiempo (los agitados setentas y ochentas), su música desde Hendrix al flaco Spinetta, sus entrenadores, su vida y sus rivales, el otro protagonista es el periodista de tenis Eduardo Puppo y de alguna manera su esposa María Luz Marín, quién es la cómplice en la obsesión de su esposo por encontrar justicia para su amigo, pero no sólo por un tema de cercanía, sino por dignidad. Puppo junto a un matemático rumano logran descifrar el misterio de la computadora que hasta hoy le ha negado su reconocimiento a quién llevó a otro nivel un deporte históricamente relacionado con la clase alta.

Seguir leyendo


Reseña Vento seco de Daniel Nolasco – No apta para fachos ni frágiles mentales



Por Daniel Andrés Ruiz Sierra (@TatoRuiz)

En el catálogo de un festival de cine nacional escribía el crítico y periodista colombiano, Pedro Adrián Zuluaga, que “nunca hasta ahora los personajes LGBTIQ+ habían hecho mella profunda en las narrativas del cine y la televisión mainstream…” y que además de celebrarse tal logro “conviene empezar a ser visto con ojo crítico”, y no puedo estar más de acuerdo con tal afirmación. Para reforzar su tesis, Zuluaga citaba uno que otro producto disponible en plataformas masivas como Netflix, donde abundan representaciones de sexualidades alternativas a partir de unas tendencias (salvo una que otra excepción) complacientes, algo baladí, y con atractivos visuales similares a comerciales de bombombunes.

También escribía Zuluaga que los giros más radicales de representación están ocurriendo en otros escenarios, y el de la región latinoamericana es precisamente uno de ellos, sobresaliendo Brasil, desde donde recientemente han aparecido propuestas como Sol alegria de Tavinho Teixeira, Breakwater de Cris Lyra, Tinta bruta de Filipe Matzembacher y Marcio Reolon, o A rosa azul de Novalis de Gustavo Vinagre y Rodrigo Carneiro, todas completamente disruptivas y ciertamente auténticas. Lo más reciente del brasileño Daniel Nolasco, Vento seco, se adjunta a la interesante lista previa. Una obra que reflexiona sobre los prototipos y cuerpos hegemónicos, y al tiempo establece una vinculación desafiante en un país que ha virado al conservadurismo y la mojigatería de la mano de un despreciable gobernante.

Seguir leyendo


Reseña Little Girl (Petite Fille) de Sébastien Lifshitz. Sobre la disforia de género



“Tú sabes cuando tu hijo llora lágrimas de dolor”.

 

En la filmografía del cineasta Sébastien Lifshitz hay varias producciones que han abordado temas de transgénero, prostitución e identidad sexual. Fue de hecho su película ganadora del Teddy Award en la Berlinale 2013, Bambi, la que inspiró este nuevo documental que fue seleccionado en la edición del Bogotá International Film Festival – BIFF 2020 – que se llevó  a cabo de manera virtual y finalizó el pasado 14 de octubre.

Little Girl es una historia emotiva sobre la capacidad de resiliencia de una familia cuya pequeña de siete años nació siendo niño y añora ser aceptada como una niña.

Seguir leyendo


Reseña La paz de Tomás Pinzón – El fracaso de la paz



Por Daniel Andrés Ruiz Sierra (@TatoRuiz)

 

Probablemente los colombianos nunca habíamos visto imágenes tan poderosas y significativas como las que acontecieron durante y después del plebiscito por la paz. Y probablemente no hayamos vivido una frustración tan grande como la de vernos de frente con un resultado poco menos que mezquino, y que luego veríamos personificado en caravanas de gente que celebraba el veredicto. Ese día ganó la democracia, pero una coja, ciega y completamente deteriorada. Y aunque el gobierno de aquel entonces no se rindió y logró que el acuerdo se hiciera realidad, la angustia de aquel 2 de octubre quedó en el aire, y hoy, 4 años después, la hecatombe es una realidad.

Seguir leyendo


Él tenía ese tipo de cualidad mágica que todos los poetas y artistas genuinos tienen: elevar las cosas.