Buscando a Hagen (White God) – ¿Y si dejamos de ser el mejor amigo para el perro?


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




“Un cuento con moraleja sobre nuestra “superioridad” sobre bestias menores

Las películas sobre perros son probablemente uno de los deleites pecaminosos de quienes amamos a estos animalitos y queremos verlos también en el cine. No importa si vemos los perros hablar, si son animados, o si se trata de la versión perruna de un súperhéroe. Si son malas o  a la final, muy predecibles. Eso sí, en la retina han quedado películas con una gran historia como la de Hachicko, tanto la versión original como el remake estadounidense de 2009 titulado “Siempre a tu lado”, la desgarradora historia del perrito akita que esperó fielmente a su amo, ya fallecido, en el mismo punto, por casi diez años.


Ahora nos llegará otra película que nos motiva a verla…. ¡y mucho! Se trata de Buscando a Hagen (White God), un largometraje que además de tener a estos animalitos como protagonistas, se ambienta en un futuro cercano, en una especie de apocalipsis perruna. Una película que, a juzgar por su trama, se nota más reflexiva.

Nos ubicamos en Hungría, en una época en la que se ha tomado una medida que, en apariencia, es beneficiosa para la tenencia de perros. El gobierno desea beneficiar la tenencia de estas mascotas, pero de raza, poniendo un alto impuesto a aquellos dueños con perros cruzados. Ante la medida, muchos de estos tenedores, se ven obligados a abandonar a sus animalitos o dejarlos en refugios, que muy prontamente copan su capacidad.

Una de las afectadas con esta medida es Lili, una preadolescente que sufre las consecuencias de un divorcio conflictivo de sus padres y ahora le es difícil comprender por qué su perro Hagen, de la noche a la mañana, es visto como una raza inferior, y mucho menos entiende por qué su padre no paga el impuesto del amigo fiel. Comienza así la aventura de ambos, amo y perro, por reencontrarse y escapar de semejante medida.

Hasta ahí, estamos hablando que la película tiene una historia similar a las que ya conocemos sobre este subgénero de animales, pero en realidad hay un ingrediente innovador: Hagen vive todo un calvario con el que se da cuenta que el hombre ya ha dejado de ser su mejor amigo, por lo que se une a otros perros callejeros y dan inicio a una implacable revolución. Será Lili la única que podrá poner fin a tal venganza.

En portales como 20 Minutos no tardaron en comparar la película con “El Planeta de los Simios”, y sí, en parte, hay ingredientes que la acercan; incluso en el trailer que compartimos en este artículo, vemos dos escenas (la del túnel y la de Hagen frente a su amo, mientras es custodiado por una fila de perros) que incuestionablemente nos recuerdan la buena saga de los simios reactivada recientemente. Sin embargo, el director de esta película, Kornél Mundruczó, ha explicado que detrás de esta historia hay la necesidad de evidenciar la naturaleza humana y las relaciones rencorosas que llevan. “Desde mi punto de vista, al mismo tiempo de las ventajas “cuestionables” de la globalización, hay un sistema de castas que se ha vuelto cada vez más definido: la superioridad se ha convertido realmente en un privilegio de blancos, de la civilización occidental, y es casi que imposible que tomemos ventaja de esto. Por lo tanto, quería crear una película que hiciera una mirada al otro lado del tema, criticando nuestra detestable autoconfianza, llena de mentiras y verdades retorcidas, planteadas a partir de la domesticación de las minorías, mientras en realidad, lo que desean es destruirlo, negando hipócritamente la desigualdad, y no creyendo en la paz o la convivencia pacífica”.

El director húngaro que con esta ya suma seis películas ha utilizado las consideradas mascotas favoritas del hombre para hacer una metáfora sobre el sentido distorsionado de superioridad que poseemos como humanos. “La película puede describirse mezclando palabras como aventura, venganza, rebeldía y heroísmo. Yo quería tener juntas las convenciones de las películas de venganza y las cualidades alegóricas de las historias de animales y así surgiera una película dinámica, emocionante e innegablemente emotiva. Mi intención era demostrar que la humanidad y los animales comparten el mismo universo…. Sólo si somos capaces de posicionarnos en el lugar de las diferentes especies tenemos la oportunidad de deponer las armas”.

Una de las preocupaciones de muchas películas en las que intervienen animales, es el cuidado que se tiene de ellos en los rodajes, pero esta película con un claro mensaje de igualdad y respeto animal, ha advertido que ninguno de los animales que aparecen en el largometraje salieron lastimados y que se ciñeron estrictamente a los protocolos establecidos por la industria para tal propósito.

Buscando a Hagen fue uno de los descubrimientos de la edición 2014 del Festival de Cine de Sundance, de donde salieron comentarios que la señalaban como una de las mejores películas de perros de los últimos años con un contundente mensaje sobre nuestros absurdos complejos de superioridad.

Este fue el film enviado por Hungría a consideración para los Premios Oscar 20015 y resultó ganador de la sección “Una Cierta Mirada” en el festival de cine de Cannes. La película, por fortuna, podremos verla en Colombia, primero en la Sección de Gemas del Festival de Cine de Cartagena (Del 11 al 17 de marzo) y luego en las salas de cine en el mes de abril.

¡Anhelamos verla!


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram