El cortometraje Yover, listo para exhibirse en la Berlinale desde el próximo sábado




El cortometraje Yover es una de las dos producciones colombianas que participarán en la Berlinale 2018.

 

Yover es la historia de un preadolescente de 12 años de edad que debe salir a trabajar por las calles del nuevo Bojayá, usando como medio su bicicleta.

En el corto de 14 minutos vemos a la cámara en modo de observación, siguiendo una jornada laboral de este niño con su carreta y mostrando en su recorrido el buen colorido de las casas de madera de su pueblo, los hermosos paisajes, el verde intenso de la selva, la inmensidad del río y la gente que vive en calma su cotidianidad.

La idea de la película le surgió a su director, Edison Sánchez, tras una visita que realizó a Bojayá en 2010 en su labor de fotoperiodista – de ahí las buenas composiciones que tiene esta película -,  cuando fue enviado a documentar una inundación que devastó la zona. Ahí descubrió a un pueblo capaz de sobreponerse gracias a su gran sentido de comunidad y pertenencia. Eso fue lo que terminó inspirando la historia: “Yover tiene por objetivo recuperar los valores de la vida de la comunidad en lugares remotos donde las personas son valoradas por encima de todos los demás activos”. De hecho, haciendo honor a esta tradición que los caracteriza y los ha hecho fuertes, Yover ofrece un sencillo, inocente y significativo cierre de su historia.

El acercamiento del director y sus decisiones estéticas, es un cortometraje cálido, permite conectarse con este niño y su oficio, a pesar que debe trabajar a su edad. Pero esta labor no es vista como una problemática para debatir aquí, sino para mostrar cómo se forja la ayuda y cooperación desde temprana edad. Así lo explica Sánchez: “El tema del trabajo infantil lo abordamos no para criticarlo sino para reflejar su importancia en comunidades como esta en donde se fomentan formas de intercambio e integración que ayudan a crear un sentido de pertenencia… Sin perder su inocencia y curiosidad, Yover de alguna manera se las arregla para superar cada uno de los obstáculos que se atraviesan en su camino”.

El centro de esta historia es la pequeña población de Bojayá, Chocó, víctima en mayo de 2002 de una masacre cuando un frente de las FARC lanzó varios cilindros bomba, uno de ellos a los fieles que asistían a la iglesia. Del hostigamiento en combates con los paramilitares, la población civil quedó en medio de los ataques y sumó más de 115 civiles muertos y casi 100 heridos, varios de ellos menores de edad. Edison, también director y escritor de los cortos “La Mera Propina” y “Resistencia en Paz”, quiso mostrar la otra Bojayá, el pueblo que se ha levantado a lo largo de los años de la violencia, con otra mirada alejada de la victimización. “El pasado es desgarrador, pero solo cuenta una historia, solo muestra una sola faceta de esta comunidad aislada. Yover es un reflejo de una nueva configuración, donde la amistad y la vida comunal literalmente conquista todo. Aquí, en el corazón de la jungla, es un mensaje poderoso para un mundo turbulento de lealtades divididas”. Edison se encuentra escribiendo en la actualidad su primer largometraje.

Yover tendrá las exhibiciones en la Berlinale en la sección “Generation Kplus” a partir del 17 de febrero, seguida de otra el 18, 21 y 22. El festival iniciará mañana y se extenderá hasta el 25. La sección en la que participa esta producción colombiana está destinada a presentar obras que reflejan la realidad.

Cortesía imágenes: Antrum Films/Daniel Ocampo.




 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram