El piedra de Rafael Martínez – Crítica. Historia de un boxeador que capitaliza sus derrotas con dignidad


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios


“Para un boxeador cuando acaba su carrera el golpe más fuerte es el olvido”.

 

La sección de cine en los barrios del Festival de Cine de Cartagena abre hoy con El Piedra, un agradable largometraje caribeño que presenta una historia original y familiar en torno al deporte de las narices chatas, el boxeo.

Dedicada a Cristina y Noé (ella, madre fallecida de la productora, Alejandra Quintero, y él, el hijo del director), la película es la ópera prima del cartagenero Rafael Martínez Moreno, quien también coescribió el guion.


El piedra es como le llaman a Reynaldo Salgado, un boxeador de la ciudad que se gana la vida de forma poco convencional: prestándose como carnada en las peleas, sin tener opción alguna de ganarlas. Se gana la vida recibiendo literalmente puños. El piedra es un hombre que vive en solitario y vive de la suma de sus derrotas, pero un día su cotidianidad cambia cuando a su puerta llega Breyder, un niño precoz y rebelde, con su madre fallecida, que dice ser su hijo. Aunque incrédulo, Reynaldo lo va incorporando en su mundo poco a poco construyendo entre ambos la relación perdida.

El piedra es una película que evidentemente rinde un homenaje a la ciudad cuna del boxeo en el país y a este deporte que desde los años setenta ofreció las primeras medallas olímpicas, y lo hace de buena forma, incorporándolas sutilmente a la historia al internarse en los barrios populares de Cartagena, mostrándolos sin ocultar a su gente, sus condiciones y su caos, destacando su belleza y detallando estilizadamente en los colores, costumbres, vestuario y música, así como también le cede espacio, con pequeñas apariciones, a varias glorias reconocidas y anónimas de este deporte.

Otra de las cosas que hacen de El piedra una película fresca y fluida es que no se trata de una producción que encaja estrictamente dentro del género del deporte, sino que lo usa para contar una historia singular donde un personaje capitaliza sus derrotas y lo hace con dignidad. No se trata del guion convencional sobre la lucha y sacrificios para alcanzar la gloria. Todos esos elementos están ahí pero se revisan desde otra perspectiva, una mucho más humana y familiar. Otra virtud es que no busca la lágrima o el impacto dramático, sino el rescate de los buenos valores. 

La película se centra en sus dos protagonistas, padre e hijo, y va poco a poco mostrando con gracia la evolución de esa relación, dejando en el camino buenas reflexiones. Con un reparto de actores no profesionales se introduce un discurso acerca de los verdaderos héroes de carne y hueso. El trabajo con los actores ha sido determinante para lograr naturalidad y credibilidad de esta historia, donde las actuaciones de sus protagonistas, Manuel Álvarez e Isaac Martínez, son fantásticas.

Otros aspectos como la música, la fotografía, grandes tomas, movimientos de cámara y el buen montaje, van elevando su nivel, sin perder la esencia de ser una historia disfrutable, muy amena y divertida, destinada para el gran público.

Hoy será la única oportunidad de ver la película en el FICCI, en el barrio Canapote, antes de su llegada a cartelera esperada por ahora para el mes de mayo.

Ficha Técnica

  • Dirección: Rafael Martínez Moreno
  • Guion: Diego Cañizal, Rafael Martínez Moreno
  • Duración: 89 minutos
  • Género: drama familiar
  • Reparto: Manuel Álvarez, Isaac Martínez, Anibal González, Mirla Aaron, Hugo Urruchurto,Rafael Zarabia, Orlando Pineda, Kevin Anaya, Rafael del Pino, Gregorio Álvarez, Sabrina Sosa
  • Cinematografía: Luis Otero
  • Montaje: Etienne Boussac
  • Música Original: Juan Carlos Pellegrino
  • Arte: Stephanie Hansen
  • Diseño sonoro y mezcla: Ricardo Escallón
  • País: Colombia
  • Año: 2019



 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram