Entrevista a Maria Gamboa, directora de Mateo


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




Hoy llega a la cartelera colombiana Mateo, largometraje de la realizadora María Gamboa que ya ha recibido varios reconocimientos nacionales e internacionales (Mejor ópera prima en Miami, galardón especial en Salerno, Italia, premio especial del jurado en Cartagena).

Mateo es cine social que a través de su protagonista lleva un mensaje de esperanza y reconciliación en la que se muestra parte de la realidad de un grupo de jóvenes de la comuna 7 de Barrancabermeja que participan en teatro en el Centro Cultural Horizonte.

María Gamboa trabajando para una serie de televisión que pretendía crear conciencia en los jóvenes acerca del conflicto armado, conoce a este grupo de teatro que la inspira a crear esta historia después de una largo proceso que inició en 2007.

En una breve conversación, esto nos compartió sobre el proceso de la película:

  • ¿En qué momentoconoce la historia que inspira la película?

Yo tuve dos momentos claves para la historia. Uno fue cuando yo estaba dirigiendo la serie de televisión “Revelados”, una serie sobre la prevención de jóvenes en conflicto armado.

  • ¿En dónde transcurría?

Era una serie que viajaba por todos lados, entre ellos Barrancabermeja. Ahí conocí un grupo de bailarines que me hicieron pensar en la posibilidad de hacer un musical.

  • ¿Qué ritmo bailaban esos jóvenes?

El hip hop. Con ellos y con otros jóvenes de otros partes me di cuenta que el arte sí podía cambiar vidas, así fueran cosas tan simples como ver a tres gaticos bailando en un canal. Entonces quise investigar el tema más a fondo.

  • ¿Ahí aparece el segundo momento clave?

Sí, el otro aspecto clave fue cuando escuché al padre Francisco de Roux dar una charla sobre la dignidad en el Magdalena Medio, pues él fue una persona que estuvo muy involucrada con los procesos de desarrollo y paz de esa región. En esa charla él hablaba que cuando las comunidades se apropian de un proyecto, empiezan a crear esa capacidad de defenderlo y cuando se apropian de eso son capaces hasta de darla la vida por ello. Así es como vuelve a florecer la dignidad y volvemos a conectarnos con algo que es tan importante. Entonces quise contar eso y me fui al Magdalena Medio a estar con ellos.

  • ¿Cómo fue el proceso de documentación para ir generando la historia?

Por consejo de una amiga que me dijo que primero los hiciera mis amigos, fui primero sola, me sentía como boba yo sola ahí observando, sin ser parte del grupo, pero poco a poco los fui conociendo, y la verdad, ellos son adorados.

  • ¿Cuánto duró la investigación?

Fue como de cinco meses, yo iba a las casas, nos quedábamos, viajábamos, hacíamos con ellos muchos planes.

  • ¿De esa investigación al guión e inicio de rodaje cuánto tiempo tomó?

Después de la primera investigación yo escribí el primer borrador de guión y nos ganamos el desarrollo de guión del Fondo de Cultura y ahí me dijeron que la historia era la más cruda de todas, pero que les parecía que había algo interesante. Después se unió Adriana Arjona, que es la coguionista, y tomamos ese borrador que trabajamos como dos años y medio. Luego vino la consecución de otros recursos, en total, me tomó como siete años realizar la película.

  • Bastante tiempo. ¿Qué tanto pasó en todos esos años?

Sí, muchísimo, hasta tuve una hija.

  • A propósito del cine híbrido que  tanto vemos recientemente,  cada vez borrando más esa delgada línea entre lo que es documental y lo que es ficción, ha insistido mucho en que la película tiene un guión y que los jóvenes actuaron.

Sí, eso de trabajar las historias cada vez menos “guionadas” me parece una decisión muy interesante y  me gustaría trabajar por esa línea. En la película hubo improvisaciones, yo les hacía ejercicios donde les pedía que dijeran el libreto con sus propias palabras y hacíamos las escenas de esa forma, y así todo iba fluyendo.

  • ¿Cuánto ensayaban?

Preparábamos mucho, para mi es muy importante la preparación de actores. Yo tomé muchos cursos de dirección de actores e hice unos análisis de las escenas para poder dirigirlos, porque son actores naturales, y yo quería que se sintieran cómodos. Además, ya había también trabajado un cortometraje (20 Mil) donde las actuaciones naturales funcionaron.

  • Sin embargo, la formación artística de estos chicos se nota bastante en la película

Claro, es un grupo de teatro muy riguroso, son realmente profesionales. De hecho hay cosas que se reacomodaron con lo que ellos proponían y así se notara más real.

  • Ya ha hecho el debut, trabajó un cortometraje con otros chicos, ¿quiere seguir  trabajando cine juvenil?

Bueno, pues primero, creo que voy subiendo 7 años cada vez. Esta película fue de adolescentes y ahora lo que viene será con unos chicos de veinte (risas). Aún no tengo muy definido eso, aunque sí tengo ya una idea de lo que quiero seguir, que creo será siete años después de adolescentes. Pero aclaro que igual me gustan las historias con adultos mayores, por ejemplo, las mujeres de esta película todas tienen de 45 años hacía arriba y son divinas. Me encanta el trabajo que hicieron.

Sinopsis oficial:
Mateo, un joven de 16 años, cobra cuotas extorsivas a comerciantes de Barrancabermeja para su tío, un jefe criminal. Su mamá desaprueba de las actividades de Mateo, pero acepta por necesidad el dinero que él trae a casa.

Para mostrar su valía, Mateo accede a infiltrarse en un grupo de teatro con la misión de exponer las actividades políticas de sus miembros. A medida que se empieza a fascinar con el estilo de vida del grupo, su tío le exige con vehemencia información para incriminar a los actores. Mateo debe tomar decisiones bajo una presión cada vez mayor.

A través de esta historia basada en experiencias reales, Mateo y su mamá encuentran la dignidad cuando se enfrentan a las estructuras establecidas del conflicto armado en Colombia.


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram