Glass – Reseña. Una conclusión bastante debatible


Por Camilo Bohórquez
Twitter: @cabobe


M. Night. Shyamalan. Su nombre es reconocido a nivel mundial principalmente por la mejor película de su carrera, “The Sixth Sense”, donde gracias a un desarrollo intrigante, lleno de momentos de suspenso, escenas para la memoria y un final con un gran y especial giro inesperado, logró aplausos de la audiencia. Sin embargo, sus demás proyectos con historias atractivas y bastante originales terminan muchas veces dejando sinsabores entre el público porque los personajes o giros inesperados que explora este director a veces no logran convencer.

Entre sus proyectos destacados tenemos “Unbreakable”, un thriller con algo de cómics del año 2000, donde conocemos a David Dunn (Bruce Willis), un hombre común que resulta único sobreviviente de un accidente de tren. Poco después David conoce a Elijah Price (Samuel L Jackson), un fanático de los cómics con gran intelecto pero solo entendido por su madre (Charlayne Woodard) y condenado a una silla de ruedas ya que ante el menor golpe sus huesos se fracturan. Elijah tiene una teoría: en nuestro mundo hay seres excepcionales y David es uno de ellos. También piensa que para que un héroe nazca debe nacer un villano como némesis del héroe. A David le cuesta creer esos disparates, pero junto a Elijah y su hijo Joseph (Spencer Treat Clark) descubrirán que no todo es lo que parece.

Los años pasaron y después de varias películas, Shyamalan en 2017 nos trajo Split, un interesante y muy bien recibido thriller que nos lleva a conocer a Casey (Anya Taylor-Joy), una estudiante que es secuestrada por Kevin (James McAvoy), quien sufre de identidades múltiples. La condición especial de Kevin es complicada ya que en su mente existen 24 personalidades, cada una con sus propias características, destacando una a la que varias de esas personalidades rinden culto, “The Beast“, una personalidad que exige sacrificios humanos y da al cuerpo de Kevin habilidades sobrenaturales.

Lo que pocos supieron al ver en salas Split es que tenía una escena postcreditos en la que, mientras un noticiero informaba sobre acontecimientos relacionados con “The Beast”, un tipo en la barra escuchaba atentamente y era nada más y nada menos que Bruce Willis. Pocos días posteriores al estreno de Split, Shyamalan confirmó que esa película pertenecía al mismo universo de Unbreakable y su siguiente proyecto se llamaría Glass, largometraje con el que uniría estas dos películas, convirtiéndolas en una trilogía entre thriller y película de cómics.

Glass nos trae de vuelta a David, quien opera en la clandestinidad atacando malhechores con ayuda de su hijo Joseph. Elijah se encuentra bajo supervisión psiquiátrica y solo teniendo visitas por parte de su madre. Entre tanto Kevin y sus personalidades que trabajan en pro de “The Beast”, sigue aún en las calles, mientras la única sobreviviente de sus ataques, Casey, intenta volver a su vida normal. Un incidente lleva a David, Elijah y Kevin a reclusión y supervisión por parte de la doctora Ellie Staple (Sarah Paulson). Ellie ha estudiado a estos personajes y buscará demostrar que estos tres personajes con sus cualidades sobrenaturales no son más que personas del común, sin nada especial y hasta simples farsantes.

Glass tiene buenas cualidades; una fotografía muy cuidada, escenas de acción que al tratarse de una película de bajo presupuesto recurre a trucos prácticos y de cámara que funcionan bien, y una interesante banda sonora que mezcla elementos de las bandas sonoras de Unbreakable y Split. Las actuaciones funcionan muy bien, Bruce Willis y Samuel L Jackson asumen sus roles de David Dunn y Elijah Price de forma tan acertada que no pareciera que hubiesen pasado 19 años desde Unbreakable, aunque lastimosamente quedamos con ganas de ver más de Elijah. Sin embargo, quien se roba los aplausos, risas y momentos dramáticos es James McAvoy como Kevin y sus personalidades. Cada personalidad está muy bien definida, las poses, las miradas, los movimientos y la voz, McAvoy brilla en cada una de sus escenas siendo lo más aplaudido de la película. Es un deleite cada cambio de personalidad realizado por este actor.

Aunque Glass tiene muy buenos personajes y buenas cualidades, falla en algo que tristemente ya ha sucedido en otras películas de M. Night Shyamalan y es el desenlace. El inicio está muy bien trabajado y el desarrollo de la trama te atrapa y te prepara para el clímax, estas conectado con Elijah, David y Kevin e intrigado frente a cómo se solucionará la historia, pero de repente hay un giro inesperado poco o nada creíble que corta terriblemente el clímax de la película, donde se busca dar protagonismo y justificaciones a personajes que poco te interesan, siendo la principal falla el personaje de la doctora Ellie Staple con una floja y parca actuación de Sarah Paulson que hace casi imposible creer su importancia en esta historia.

Glass ha generado gran expectativa debido a su elenco y la mitología que construyó a través de Unbreakable y Split que, en general, funcionaron muy bien. Glass hace varias cosas igualmente muy bien pero al final deja una sensación de no saber si te gustó o no te gustó. Tratas de justificar el giro de la trama pensando que tal vez te perdiste de algo y esperando que en una segunda revisión de la trilogía de pronto encuentres las razones, pero la realidad es que M. Night Shyamalan resuelve de forma torpe e incongruente la película y toda trilogía al tratar de emular, como en Unbreakable, un paralelismo entre realidad y comics, cometiendo el error de relegar a casi segundo plano al personaje que da título a este cierre. Glass no es la peor película que ha hecho M. Night Shyamalan, pero es bastante triste que con elementos tan ricos y una mitología muy bien definida, Shyamalan tratara de sorprender a la audiencia con un giro inesperado que resulta forzado, que pide al espectador abrir su mente para aceptarlo y que realmente poco o nada necesitaba esta trilogía.

Ficha Técnica

  • Dirección: M. Night Shyamalan
  • Guion: M. Night Shyamalan
  • Género: Thriller, superhéroes
  • Duración: 128 minutos
  • Reparto: James McAvoy, Bruce Willis, Samuel L. Jackson, Sarah Palson
  • Cinematografía: Mike Gioulakis
  • Música: West Dylan Thordson
  • Montaje: Blu Murray, Luke Ciarrocchi
  • Compañía productora: Blinding Edge Pictures, Blumhouse Productions, Buena Vista Internacional
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2019




 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram