Los Abrazos Rotos o ¿Cómo Terminar Una Película A Ciegas?






Por Iván Darío Hernández
No puedo dejar de recordar la primera vez que una mujer me traiciono, ni la segunda, ni la tercera o la cuarta o la novena. Las veces no las sabría decir exactamente, equivaldrían al número de enamoradas en vida. Cuando veo a una persona sufriendo por otra pensando que es su único amor no puedo culparla, lo cierto es que es ignorante de una verdad, uno se enamora muchas veces y si lo pensamos, no sabemos finalmente a quien amamos más, ¿a nuestro primer amor? Solo imagínese el tiempo que ha pasado sin que ustedes se vean, los hombres o mujeres que han pasado por su vida sexual y por la suya y mida si aún le duele. Si bien, prefiere no imaginarse el asunto es que aún siente algo y si se reencuentran, ¿le sería fiel a su actual pareja y dejaría pasar una oportunidad con este primer amor?

Un sinfín de posibilidades significa esta borrachera llamada enamoramiento, el pasado, los recuerdos que marean mucho y cuyo guayabo dura todo lo que ustedes esperan que no dure. Pensé en el tema cuando vi “Los Abrazos Rotos”, sobre un director de cine ciego (y no es tan divertido como lo pone Woody Allen en Hollywood Ending), que por caprichos inmaduros del destino se reencuentra con un hombre buscando venganza, el hijo de un Ardila Lule o un Julio Mario Santo Domingo español que quiere achacarle injustamente a este director la culpa de no haber podido ser feliz con el amargado de su padre, un millonario que termina produciéndole una película a Harry Caine (Huracán), Chicas y Maletas para que su esposa actúe y para terminar poniéndola a prueba, acabar siguiéndola por celos no infundados porque imagina que ella se esta acostando con este director, y es así y encima le sigue pagando la película, pero bueno, l´amour!

“Si no parpadea te espera dos días más de desesperación porque llevas dos días buscándole. Claro, vale, vale, oye, ¿te ha gustado lo de los tomates? Si, mucho, me ha emocionado. A mi también. Me ha emocionado de verdad. Es increíble que te hayas podido emocionar con unos tomates. No eran los tomates, sino las cosas tan bonitas que me decías”.

Estos son los Abrazos Rotos de Almodóvar y como lo acostumbra este manchego, un viaje travieso y oscuro al universo de las pasiones, de las mujeres y de las infidelidades y en este caso también y como lo hiciera con Hable con Ella, la amargura de los hombres por el amor perdido o la pareja ajena, el amor compartido y el enamoramiento terco. Menos querer que sus anteriores, Pedro nos pone contra la espada y la pared, ¿podemos amar a dos personas a la vez?, seguro que si podemos, pero, ¿podemos convivir con ambos amores?, a veces en esta vida nos toca no elegir a solo una persona, a veces tampoco solo a dos, si es de moral flexible y tacones flojos a 3 o 4 amantes clandestinos.

De antología la escena en que nuestra heroína (Penélope Cruz) descubre a su marido espiándola, viendo un documental sin sonido hecho por su hijo, pero cuyos diálogos son dictados por el personaje de Lola Dueñas y por supuesto, la historia de la vampira.

“La pareja se desea mogollón, pero a la hora de fo**** ella se hace de rogar porque tiene miedo de no controlarse y comerle la yugular cuando se excita. Cuando están cachondos le deja que le haga de todo, por delante, por detrás, menos comerle la boca, ¿y los pechos?, ¿y cuando le come la po***?…ni hablar Harry, nada de mamadas, se la arrancaría en el primer bocado!”

Ficha Técnica
Director y Guionista: Pedro Almodóvar
Género: Drama
Duración: 2 Hrs 10 Min
Reparto: Penélope Cruz (Lena), Lluís Homar (Mateo Blanco/Harry Caine), Blanca Portillo (Judit García), José Luis Gómez (Ernesto Martel), Rubén Ochandiano (Ray X), Tamar Novas (Diego), Ángela Molina (madre de Lena), Chus Lampreave (portera), Kiti Manver (Madame Mylene), Lola Dueñas (lectora de labios), Mariola Fuentes (Edurne), Kira Miró (modelo), Rossy de Palma (Julieta), Alejo Sauras (Álex)
Música: Alberto Iglesias.
Fotografía: Rodrigo Prieto.
Montaje: José Salcedo.
Diseño de producción: Antxón Gómez.
Vestuario: Sonia Grande
Página Oficial: http://www.losabrazosrotos.com/
Año: 2009

Sinopsis
Un hombre escribe, vive y ama en la oscuridad. Catorce años antes sufrió un brutal accidente de coche, donde no sólo perdió la vista sino que también murió Lena, la mujer de su vida. Este hombre tiene dos nombres, Harry Caine, lúdico seudónimo bajo el que firma sus trabajos literarios, relatos y guiones, y Mateo Blanco, su nombre de pila real, con el que vive y firma las películas que dirige. Después del accidente, Mateo Blanco se convierte en su seudónimo, Harry Caine. Si ya no puede dirigir películas, prefiere sobrevivir con la idea de que Mateo Blanco ha muerto con Lena, la mujer a la que amaba, en el accidente. En la actualidad, Harry Caine vive gracias a los guiones que escribe y a la ayuda de su antigua y fiel directora de producción, Judit García, y de Diego, el hijo de ésta, secretario, mecanógrafo y lazarillo. Desde que decidiera vivir y contar historias, Harry es un ciego muy activo y atractivo que ha desarrollado todos sus otros sentidos para disfrutar de la vida, a base de ironía y una amnesia autoinducida, autoimpuesta. Ha borrado de su biografía todo lo ocurrido catorce años antes. No vuelve a hablar de ello, ni a hacer preguntas; el mundo se olvidó pronto de Mateo Blanco y él es el primero en no querer resucitarlo. Pero, una noche, Diego tiene un accidente y Harry se hace cargo de él. En las largas noches en que Harry cuida del chico (su madre, Judit, está fuera de Madrid y deciden no comunicarle nada para no alarmarla) le cuenta la fábula de su propia historia, para entretenerle, como un padre le cuenta un cuento a un hijo pequeño para que se duerma.

Trailer


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram