Los Descendientes (The Descendants) – Reseña


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




“‘Mis amigos del continente creen que porque vivo en Hawai, estoy en el Paraíso. Que, como en unas vacaciones permanentes, aquí todos estamos nada más que bebiendo Mai Tais, meneando las caderas y jugando con las olas. ¿Es que están chiflados?”.

El sarcasmo es una figura retórica que le gusta utilizar en su films el cineasta Alexander Payne, por eso no es de extrañar que su nueva película fuera la adaptación de Los Descendientes, una novela escrita por una autora de orígenes hawaianos (Kaui Hart Hemmings) que particularmente se destaca por sus escritos mordaces.

Lo otro es que Payne tiene un gran olfato para tratar temas controvertidos, difíciles o incómodos y eso también hace parte de la novela de Hemmings que con singular forma no hace otra cosa que hablar de la familia y sus devenires.

El Sitio Oficial: http://www.losdescendientes.es/

Por los reviews que de la novela han hecho los críticos en el New York Times, la adaptación cinematográfica conserva casi todo lo que consigue esta autora en su novela. Su historia, narrada en primera persona, sigue la vida de Matt King, un adinerado abogado encargado de proteger (en fideicomiso) la herencia de su familia descendiente de una de las dinastías de la isla, calculada en una gran cantidad de terreno virgen y que ahora deciden vender.

Este hombre nos lleva a un Hawai alejado de las playas, del mar, de las grandes olas y del baile hula hula. King nos introduce en la cotidianidad de una familia nativa que se enfrenta a una tragedia: su esposa y madre de dos hijas (una de 10 y la otra de 17) sufre una aparatoso accidente en un yate y queda en estado de coma.

De entrada eso nos hace ponernos del lado de este hombre que se ha quedado sin pareja y que le espera el arduo trabajo de cuidar solo a sus hijas. Pero cuando la mayor de ellas aparece, nos damos cuenta que él no ha sido tan buen padre y tampoco un esposo ejemplar. Pero resulta que su esposa tampoco es un “alma de Dios”, pues su hija, justo antes del accidente, la ha descubierto con otro hombre. Él con sus ocupaciones nunca se dio por enterado.

¿Qué hacer en ese momento?, ¿cómo manejar esa situación?, ¿a quién reclamarle si solo a un cuerpo conectado a un respirador?, ¿con quién descargar todo el dolor?, ¿cómo saber los detalles?, ¿cómo procesar todo sin descomponerse ante los hijos, el resto de la familia y los amigos?, ¿cómo seguir los negocios y un proceso de venta si no hay cabeza para eso? ¿cuáles fueron las razones?, ¿quién es el hombre?, ¿cómo seguir cuidando de ella en su lecho de muerte sin sentir rabia?…..¿QUÉ HACER?…..la vida sigue.

Y aunque Matt King, magistralmente interpretado por George Clooney, ya es un hombre maduro, a nadie preparan para este tipo de circunstancias que se dan cuando menos se esperan y menos cuando las tragedias llegan juntas a la vez. Una mano amiga en esos momentos, una complice o confidente,  por el lado de su joven hija de 17, le da luz para salir de la incertidumbre y en ese proceso, se reencuentra con su familia.

Lo que parece una verdadera tragedia se aborda en el film (ya idea de la autora) con cierto toque de humor atenuando así conflictos humanos como la muerte de un ser querido, la infidelidad, el perdón y el dilema del comportamiento de los padres a medida que los hijos van creciendo.

Los Descendientes, es una historia que por algún lado logra tocarte. Nadie goza del calificativo de bueno o malo en el film porque finalmente se trata de un drama humano, familiar, basado en la cotidianidad. Su historia es sencilla pero sus argumentos totalmente profundos.

La película grabada en el mismo Hawai hace esfuerzos por mostrarse muy austera (aunque realmente no fue así), de tal suerte que el espectador logra esa proximidad con cada uno de los personajes que son tan diversos como para crear momentos para hacer reír, llorar, preocuparse, pensar o inspirarse.

George Clooney, como lo anticipada, es extraordinario en este film, mostrando un nivel actoral muy alto en un papel dramático. Su personaje no es de fácil interpretación. Se trata de un hombre que debe verse culto dada su riqueza heredada directamente de una realeza pero a la vez sencillo y despreocupado por lo material (filosofía que quiere enseñarle a sus hijas), un hombre cariñoso con su familia pero no un padre excepcional, un profesional exitoso pero con dramas personales. Todo eso lo hace un personaje que debe expresar mucho con su cuerpo y así exactamente lo entendió y lo ejecuta Clooney. Hay escenas espléndidas donde esto se percibe con claridad.

El reparto que lo acompañó, escogido a pulso por el mismo Alexander Payne, lo encabezaron actores conocidos (también de buenas actuaciones) como Beau Bridges, Jugy Greer y Robert Forster. Pero una mención especial merece Shailene Woodley, una joven actriz poco conocida por estos lados que interpreta a la hija de 17 años y que acompaña e ilumina la actuación de Clooney. Un debut muy valiosa el de esta adolescente con experiencia en la pantalla chica.

The New York Times destacaba de esta autora la capacidad para meterse en la piel de un hombre maduro y desnudarle todo un amplio rango de sentimientos sin melancolías y dramatismo pero si con un refrescante y sardónico sentido del humor. Así mismo es el film co-adaptado por el mismo Payne al cine. Una historia familiar, real, contemporánea, amena y hasta divertida.

En cartelera desde hoy viernes 03 de Febrero.

Ficha Técnica
Dirección: Alexander Payne
Guión: Nat Faxon, Alexander Payne, Jim Rash
Duración: Duración: 115 min.
Género: Drama, Comedia
Reparto: ón: No recomendada para menores de 7 años
Reparto: George Clooney, Shailene Woodley, Judy Greer, Matthew Lillard, Beau Bridges, Robert Forster, Sonya Balmores, Michael Ontkean, Rob Huebel, Mary Birdsong
Maquillaje: Debra Rego, Julie Hewett, Karen Iboshi Preiser, Waldo Sanchez
Montaje: Kevin Tent
Diseño de producción: Jane Ann Stewart
Fotografía: Phedon Papamichael
Música: Dondi Bastone, Richard Ford
País: Estados Unidos
Año: 2012

Sinopsis
Matt King (George Clooney) acaba de perder a su esposa, en coma tras un nefasto accidente marítimo en Waikiki. Matt se enfrenta ahora a tres retos: vender las posesiones que su familia tiene en Hawái, superar la depresión por la muerte de su mujer y recomponer la relación con sus dos hijas: la espabilada Scottie (Amara Miller) i la rebelde Alexandra (Shailene Woodley). Matt va dando palos de ciego sin saber muy bien qué rumbo debe tomar, hasta que su hija Alexandra le confiesa que mamá tenía una aventura con otro hombre en el momento del accidente. Lejos de hundirlo definitivamente, esta noticia conducirá a Matt hacia la ansiada calma. Por primera vez sabrá que el viento sopla a su favor.


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram