Pariente (Guilty Men), un western que le ha dado otra vida a Güepsa, Santander


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




Antes de estrenar su ópera prima Pariente, el realizador Iván D. Gaona había trabajado como asistente de dirección de Ciro Guerra, Juan Andrés Arango y Andi Baiz en sus respectivas películas Los viajes del viento, La Playa D.C. y Roa. Por ese mismo tiempo fundaba con Diana Pérez Mejía la productora La Banda del Carro Rojo Producciones con la cual han realizado 11 cortometrajes desde 2008.

De esos cortos hay una saga completa (compuesta de cinco proyectos) que siguen una misma línea estética y narrativa e incluso comparten algunos personajes, todos con temáticas que muy allegadas al cine de vaqueros se acercan a diferentes formas de la violencia en el país y a la vida en el campo. Güepsa, Santander, lugar de nacimiento del director, ha sido el escenario de estas historias como también sus habitantes que han participado como actores no profesionales. Con tantas producciones ya realizadas allá, además de conocerse como municipio panelero del país, ahora también la nombran como lugar cinematográfico – tal como se testifica en la valla de bienvenida del municipio.

Pariente es una historia con una mezcla extraña pero efectiva entre el western, el thriller y el romance. Un triángulo amoroso que se ambienta en medio de una serie de hechos violentos que recuerdan épocas pasadas de terror con grupos armados. En realidad, Willington es un volquetero de caña de azúcar, amante de la música, que sufre en silencio la pérdida de su novia Mariana, quien está a tan solo ocho días de casarse con René, su primo, y quien tiene dificultades para cubrir la fiesta apresurada de la boda, por lo que toma acciones desesperadas.

La sombra que los acosa es la del regreso de los paramilitares a la región y el director nos comentaba en visita a las locaciones el fin de semana pasado, que una de sus escenas favoritas ocurre en medio del gran campo, en los sembradíos de caña, mientras los protagonistas varones son acechados por un enemigo sin nombre del que solo se escucha el ruido de unas motos acercándose. Esa sensación del eco de los motores que los va rodeando sin saber con exactitud cuántos ni quiénes son o la distancia a la que están, refleja muy bien la incertidumbre de la presencia Paramilitar en la zona por aquel entonces.

Pariente tiene un nivel de rareza no porque combine varios géneros, sino porque rompe la lógica de los mismos cuando aparecen en la historia. La frialdad con la que ejecutan las fechorías se combinan con diálogos cotidianos mucho menos sórdidos sobre la música, las costumbres o su trabajo en el campo. Su otra vida que se compensa con la apacibilidad, la nostalgia o en el caso de Willington el dolor de estar perdiendo la mujer amada. Es un western de unos cowboys y de una tragedia sentimental, que tiene más capas que el solo triángulo amoroso al poner en el panorama el tema de la violencia en un pueblo, del cómo se ha repuesto a ella  y cómo también ha determinado la forma como hoy en día resuelven su diario vivir incluido sus conflictos.

Pariente tiene un guion singular, con una dirección juiciosa, una buena construcción de atmósfera, un gran casting y un montaje preciso, donde la música a nombre del cada vez más importante Edson Velandia es un protagonista más. Velandia compuso 11 temas originales para esta historia de amor y venganza. Pero igual de importante son sus protagonistas, en su inmensa mayoría actores no profesionales (excepto uno) que gracias a los rodajes del director y productora se han ido acostumbrando a las cámaras. Personajes todos con una gran presencia escénica y un aura indescifrable en muchos de ellos que se ajustan perfecto al tono medio western de este película.

La productora Diana Pérez Mejía estuvo también detrás de la preparación de actores dada su experiencia de más de ocho años en este campo. “Nos tomamos cuatro meses para prepararlos. Hacíamos sesiones de cuatro horas, donde no les confronté frente a su yo, sino que más bien trabajé para que potenciaran sus habilidades. Nunca les dimos el guion, sino que les planteábamos las situaciones para que las dijeran con sus propias palabras. Ellos incluso le prestan sus nombres y sus actividades reales a la película”.

Güepsa es un pueblo pequeño, de casas grandes y envejecidas, en donde muchos de sus habitantes visten como verdaderos vaqueros, como don Alfonso, uno de los protagonistas. Visitando el lugar se evidencia la decisión de optar por este género propio de Estados Unidos. “Iván es un amante del género y cuando veníamos aquí nos lo imaginábamos como un western. Todos los cortos guardan una relación y todos se acercan al género. La película también tiene algunos personajes conocidos en los cortos, como Suetonio (Hernández) o Danielita (Berrío) que aparecen en “Completo”. Nos gusta la idea que el público viendo la película reconozca un mismo universo y la vida de algunos personajes”.

Es que Pariente está ahí en el medio entre el cine comercial y el independiente, pues la película tiene un rigor y un sello artístico, pero también es capaz de conectarse con un público amante del cine de género. “Nosotros hacemos producciones pensando en el público, no complacientes, pero sí para llegarle a un público, para que se entretenga pero también para que reflexione. Nosotros a veces nos reímos con esas cosas de cine de autor. De hecho, en un primer corte teníamos casi tres horas de película, así que decidimos mostrarle a expertos, a la familia y gente del común. Tuvimos un diálogo directo con ellos para saber qué no entendían, qué les gustaba o qué no”.

El municipio está centrado en la producción de panela, pero casi que ha permanecido en el olvido en parte al ser absorbido por la “Puerta de Oro de Santander” (Barbosa), que cuenta con muchos más habitantes (casi 29 mil) y se ubica a pocos minutos de distancia. En Güepsa no hay hoteles, así que Iván Gaona desde entonces viene generando una dinámica distinta entre sus habitantes – de hecho Daniela Berrío, después de participar en “Completo” decidió emprender en Bogotá sus estudios de actuación.  Los rodajes han atraído a algunos curiosos, a la prensa y ha llamado la atención de políticos que apostaron por el proyecto e invirtieron en la película – el Gobernador de Santander Didier Tavera, por ejemplo, declaraba en la noche de premiere que su administración había aportado 100 millones pesos.

El sábado pasado el realizador y buena parte del equipo de producción regresaron al municipio a presentar la película antes de su llegada a las salas de cine nacionales. Todo el pueblo fue el invitado especial, entre ellos protagonistas como Don Alfonso López que no había visto el largometraje hasta el momento. Es fácil encontrarse a los actores en cada calle, entre otras porque hay escenas donde participaron muchos como extras. Don Alfonso lo encontramos en la plaza central, en una venta de comida. Estaba animado y expectante. No sabía con claridad qué esperar, pero quería verla. Al preguntarle a qué dedicaba sus días nos contó que es también rezandero curando enfermedades que, según él, los doctores no consiguen curar, como el caso de la culebrilla (conocida médicamente como herpes zoster). 

El director proviene de una familia de padres educadores y son muy respetados en el municipio. El pueblo entero se preparó con las banderas izadas, presentación de la banda y entrega por parte de la Alcaldía de la máxima distinción honorífica, la Cruz de Oro, a su hijo ilustre del cine. La gente vio la película, se río mucho reconociendo a sus vecinos (a sus parientes) en pantalla grande, viéndolos en papeles distintos a los reales. Al final, hacían grupos intentando responderse sus dudas y tener una lectura de la historia.

Falta mucho por hacer en Güepsa, pero lo cierto es que Iván D. Gaona con la valla de bienvenida intervenida no solo les ha dejado unas locaciones posibles para explotar sino un material humano con una gran habilidad para actuar. Pariente le ha dado otra vida a Güepsa, porque la sacó del anonimato en que estaba para muchos de nosotros.

La película llega a cartelera a partir del próximo 13 de octubre.


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram