Reseña Batman v Superman: El origen de la justicia


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




“No eres valiente. Los hombres son los valientes. Dices que quieres ayudar a los hombres, pero no experimentas su dolor, su mortalidad. ¡Es hora que aprendas lo que significa ser un hombre!”

A la final, la anunciada batalla entre Batman v Superman: El origen de la justicia, no terminó convenciendo como se esperaba al reunir los dos superhéroes más icónicos, pero tampoco es una película de menospreciar. Es un buen divertimento, uno que intenta alejarse de Marvel, con el uso de sinfonías y  de referencias visuales distintas (aquí hay más de películas tipo espías, como la oscura Skyfall, que de su competencia).

El panorama para el mundo -como el énfasis temático de todas las adaptaciones y remakes de la pasada década y lo que va corrido de esta – es muy sombrío. La mayoría nos han hablado de lo cerca que estamos a los “tiempos finales” y que la guerra se ha tornado exopolítica. Las otras, han optado por la cercanía a una tercera guerra, los condimentos de las armas biológicas y una agenda de orden mundial.

En la Tierra no solo está Superman y el resto de la liga, la Tierra ha sido invadida por extraterrestres dispuestos a acabarnos. Superman ha hecho la tarea de proteger a Metrópolis, un año y medio después de los devastadores sucesos con el general Zod. La figura de Superman se ha divinizado a tal punto que algunos ya comienzan a precouparse por ponerle límites al poder del héroe de capa roja, porque su acciones salvadoras generan unas consecuencias que ya no se saben si son un “mal remedio”. Otros presionan en dañar su imagen porque les conviene establecer un mundo inestable. Batman, entonces, surge como el llamado a frenarlo.

Pero ese no es solo el hilo conductor de esta nueva película de la DC Comics, hay muchas subtramas y no todas funcionan porque quedan bastante inconclusas: Lex Luthor soñando con crear un arma prácticamente imbatible, jugando con criptonita y escudriñando con los metahumanos, la refrescante aparición de la inmortal Diana Prince (la mujer maravilla, que tiene encantados a los fanáticos), los sueños premonitorios e inquietantes de Bruce Wayne, la investigación política de consecuencias graves de Lois (Luisa) Lane y la llegada del temido villano de Superman, Doomsday. Tantos personajes y una evidente necesidad de darles a todos su momento, hace que hayan escenas vacías, sin aporte a la historia (lo que esquivó con éxito Mad “Max: Furia en el camino”) .

Además del variable uso del CGI (en algunos casos tan poco creíbles y en otros tan buenos como la polvareda generada por la caída de los edificios que nos recuerda al 11S) y de los sonidos saturados, Lex Luthor en manos de Jessie Eisenberg ha quedado exagerado, con tics y manías poco originales (muchos lo arruinarán diciendo que se asemeja al Joker). Por otra parte, la adorada Lois Lane la han dejado a medias con una realista y convincente investigación de apoyo armamentístico que no tiene efectos en la historia. Su personaje lo salva aquellos momentos en los que claramente la dejan como heroína humana.

La película va “in crescendo” y es salvada por varios giros inesperados que son imperdonables revelar. Zack Snyder pedía no contar detalles después de verla y esta historia requiere de esas “sorpresas” para, por lo menos, lograr que sea una experiencia divertida para el espectador. La pequeña aparición de Flash y Aquaman, también emociona con lo que se vendrá.

El criticado Ben Affleck sale bien librado encarnando a Bruce Wayne y su alterego Batman. En lo emocional, con credibilidad representa al personaje solitario que lo ha perdido todo (la historia de su orígen está muy bien resumida), que ha creado traumas y tiene odios y amores hacia la humanidad y que se blinda hasta los tuétanos para enfrentar a Superman, de quien desconfía y finalmente, haciendo buena dupla con Jeremy Irons, encarnando al fiel Alfred.

Pero, en realidad, la historia de esta película está prácticamente hecha para Superman, en buenas manos de Henry Cavill. La fuerza de su representación está en ese tradicional deseo de crear un héroe ante la impotencia humana sobre ciertos temas y su voluntad de salvarnos y sacrificarse, que son una clara alusión al mesianismo; él teniendo tanto contacto con la humana Lane, pero es casi inalcanzable para el resto de los mortales. Eso sí, la anunciada batalla no cumple su cometido. Las motivaciones están dadas y justificadas a lo largo de su extenso metraje, pero la resolución es un poco risible.


Ficha técnica

  • Director: Zack Snyder
  • Guion: David Goyer, Chris Terrio
  • Género: ciencia ficción, cómic
  • Duración: 151 minutos
  • Reparto: Ben Affleck, Henry Cavill, Jesse Eisenberg, Amy Adams, Jeremy Irons, Diane Lane, Gal Gadot, Holly Hunter, Laurence Fishburne
  • Cinematografía: Larry Fong
  • Música: Hans Zimmer, Junkie XL
  • Montaje: David Brenner
  • País: Estado Unidos
  • Año: 2016

 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram