Reseña Crítica de Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia)


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




Con el “Último Fragmento” del poeta Raymond Carver inicia Birdman:

¿Y conseguiste lo que querías en esta vida?
Lo conseguí.
¿Y qué quisiste?
Considerarme amado, sentirme amado sobre la Tierra.

Lo primero que se me viene a la mente cuando pienso en Birdman es la palabra pretenciosa. Así ha sido Alejandro González Iñárritu con esta película que es un verdadero desafío por la extravagancia de su historia y la forma empleada para ser contada, haciendo uso de la elipsis y varias tomas en planos secuencias que dan la sensación de ser una solo (muy) larga.

En conjunto Birdman es un film incompleto, una película que sobresale especialmente por su técnica, la ambiciosa y dinámica dirección, los efectos visuales tan dosificados y grandemente ejecutados y las sobresalientes actuaciones, pero que tiene un guion errático, que no termina encajando dentro del todo que compone esta película.

“La gente, ellos aman la sangre. Ellos aman la acción, no esta hablada, deprimente y filosófica mierda”.

La historia de por sí era muy atractiva: la revisión al microcosmos en el que viven las celebridades y al entrar en su mundo – representado físicamente en el backstage de un teatro de Broadway -, se desnuda su verdadero ser. El espacio donde mantienen es grande pero lleno de pasillos largos, oscuros y estrechos (que se muestran serpenteantes o difusos como los pensamientos de sus protagonistas). En esa obra de teatro se han unido los personajes más alocados y excéntricos de las artes escénicas. En realidad, Iñárritu no puso un solo personaje en un término medio, y así son los diálogos entre ellos; extraños, sin un hilo conductor sólido, a ratos hilarantes, a ratos sin sentido o insignificantes.

“Esto es acerca de ser respetado y validado , ¿verdad?”.

Riggan Thomson (Michael Keaton) es un actor que está de regreso después de haber triunfado en el cine con una saga en la que él hacía de un superhéroe, pero el mundo se ha olvidado de él y su oportunidad de volver está puesta no en el cine sino en una obra de teatro de Broadway, la adaptación del cuento corto “What We Talk About When We Talk About Love”. Su antiguo fantasma, su alterego Birdman, lo sigue acechando. Thomson es un actor inquietantemente perturbado.

La cámara que Iñárritu nunca deja quieta y mueve con mucha habilidad, esos diálogos como una bocanada de textos dichos sin pensar en coherencias, algunos otros de gran solidez y sátira (incluso hacia los espectadores y sus gustos por ver solo lo comercial) y con situaciones inconexas, bien podrían representar la crisis emocional que atraviesan sus personajes y el terrible problema de ego que padece su protagonista, pero en todo caso no funcionan del todo. La película es tan extraña que a ratos fluyen las actuaciones con naturalidad y a ratos se ven forzadas o estereotipadas. Lo otro es que sus personajes en realidad se desarrollan superficialmente, de ninguno se conoce su origen o entorno. Entonces en ocasiones se puede preguntar uno si la película es acerca del ego, o funciona quizás mejor como una anécdota sobre los actores y esos pánicos previos antes de salir a escena. Los argumentos secundarios no tienen mayor trascendencia.

“Esta es mi oportunidad para finalmente hacer un trabajo que realmente signifique algo”.

Lo que sucede con Birdman es que es un film de ciertos momentos, eso sí, de unos fantásticos y de unas actuaciones muy destacadas. La sola escena de Michael Keaton caminando en calzoncillos, de día y en pleno Manhattan le vale sus reconocimientos (fue filmada sin extras, en un día normal). Igual Edward Norton (muy bueno aquí), también en calzoncillos, en una escena en la que mide fuerzas de ego y antipatía con Riggan (Keaton), o Emma Stone “cantándole la tabla” a su padre (Keaton). Zach Galifianakis también hace el segundo mejor papel que le he visto (el primero es Visioneers), como un abogado que lidia con su cliente “estrella”.

¿Estás absolutamente temeroso que la gente vaya a decir que estas haciendo esta obra para combatir la sensación de que eres un personaje de tira cómica varado?

El otro aspecto y el más controversial pues ha sido su escena final que tiene tantas lecturas como cabezas hayan ido a ver el film, y así mismo lo confirma el reparto que al ser preguntado una y otra vez, no revelan nada cumpliéndole el deseo a Iñárritu de mantener la ambigüedad de su final. Particularmente no tengo problemas con los finales abiertos, que son los más difíciles de todos y no siempre funcionan, como en este caso, así que esperemos que en el algún momento por lo menos se nos permita saber cuál cree el director que fue el destino de su protagonista.

Birdman llega a cartelera el próximo 29 de Enero. 9 nominaciones a los Premios Oscar y 2 Globos de Oro. En total ha recibido 275 nominaciones y suma 113 galardones.

Ficha Técnica

  • Director: Alejandro González Iñárritu
  • Guion: Alejandro González Iñárritu, Armando Bo, Alexander Dinelaris Jr., Nicolás Giacobone
  • Duración: 119 minutos
  • Reparto: Michael Keaton, Emma Stone, Edward Norton, Zach Galifianakis, Naomi Watts
  • Música: Antonio Sánchez
  • Cinematografía: Emmanuel Lubezki
  • Montaje: Stepen Mirrione, Douglas Crise
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2014

 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram