Reseña El buen patrón de Fernando León de Aranoa – Comedia de alta factura con un enorme Bardem




Por Daniel Andrés Ruiz Sierra (@TatoRuiz)

De buenas intenciones está empedrado el camino hacia el infierno. Algo así reza el dicho popular y es una premisa válida para esta película del español Fernando León de Aranoa, la décima en su carrera, una sátira poderosa y entretenida que consigue la perfección gracias a un Javier Bardem en estado de gracia y con la que consiguió su sexto goya como actor (también ha ganado como productor por el documental “Hijos de las nubes. La última colonia” de Álvaro Longoria. O sea, cuenta con 7 goyas), una distinción que dice mucho del convencimiento que tiene como intérprete.

En “El buen patrón” da vida a Julio Blanco, un hombre bonachón, pero que es completamente manipulador y controlador, y claro, poderoso, hambriento de reconocimiento y obediencia. Es el dueño y gran señor de Básculas Blanco, una compañía que como su nombre indica, se dedica a fabricar básculas industriales y está ubicada en una pequeña ciudad de España. Un terreno perfecto para recibir toda clase de beneficios y comodidades porque todo parece estar al alcance de la mano y la competencia es más bien escasa.

Lo de ser una empresa de básculas no tiene desperdicio. Buscar el equilibrio perfecto es primordial en el radar de su protagonista y también en el de León de Aranoa. La calidad del conflicto al que nos enfrentamos al ver “El buen patrón” está marcada y subrayada, y no por eso deja de ser sorpresiva.

El director nos tira a la cara un ejercicio narrativo donde todo está finamente hilado y justificado. El señor Blanco, un hombre que busca tener contentos a todos, está próximo a recibir un importante premio empresarial dado por el gobierno regional. Nada menos que un premio para ostentar la excelencia. Y todo bien hasta que se asoma el complejo disparador y el primero de muchos apuros: Uno de sus trabajadores, un hombre mayor, es corrido de la empresa y el asunto no es sencillo, pues el hombre cree que están cometiendo una injusticia, además que está convencido de que la decisión terminará de joder su vida familiar y, por ende, el futuro de sus pequeños hijos, a quienes pone como bandera para no ser despedido, para intentar algo de persuasión.

El conflicto y la lucha no paran en las cuatro paredes de la compañía. El ímpetu de ese hombre pasa a ser asunto externo cuando se planta frente al edificio para luchar por sus derechos, una situación tan cómica como ruda, y que deja ver la posición y el humor negro y finísimo de su director, que, con esa línea argumental, trae a colación temas tan actuales como las desesperadas búsquedas por la dignidad y el mal rato que parecen vivir las colectividades pese a la popularidad que ahora tienen y que quizás se ha quedado en redes sociales (¿?).

Al tiempo que ocurre lo del trabajador aquel – que, a propósito, responde a un nombre, José – se empiezan a tejer otros conflictos de corte personal en el interior de la empresa y uno muy especial que empieza a tambalear la tranquilidad familiar del señor Blanco, y, por ende, empieza a poner en peligro lo del premio a la excelencia, un premio apetecidísimo por Blanco, que convencido y egocéntrico, se ha atrevido a marcar como suyo en el mural de los premios de la sala de su casa. Un premio tan codiciado como la figura masculina y dorada que persiguen los actores en Hollywood y que, por supuesto, tiene su propio chiste en el relato – León de Aranoa se burla también de lo que tiene que aguantar la industria para la que trabaja.

Ante todos los conflictos que se le van presentando, Blanco va cruzando todos los límites posibles y eso incluye inmiscuirse en las vidas personales de los demás, lo que por supuesto consigue no solo un par de hostias (no lo puedo evitar, amo esta palabra), también una serie de situaciones que seguro los hará destornillarse de la risa (por lo menos a mí me ocurrió). En medio de todo, claro, una álgida crítica a los recursos que algunas compañías usan para intentar mantenerse a flote.

Con “El buen patrón” Fernando León de Aranoa no solo deja en evidencia su capacidad para generar auténtico entretenimiento (y ojo que no me refiero a ello en términos despectivos. A estas alturas entretener está muy lejos de ser algo fácil). Lo suyo es saber ligar la crítica social con el arte cinematográfico, y aunque de eso ya había dejado indudables pruebas con “Barrio”, “Princesas” o la inolvidable “Los lunes al sol”, aquí llega a una alta forma de perfección porque, aunque relato de ficción, logra altas cuotas de verdad, un reflejo de realismo que afortunadamente no se queda en el manido y muchas veces ladrilludo ejercicio de copia del movimiento neorrealista. Además, en el argumento narrativo, el tono y el objetivo temático y conceptual de “El buen patrón” existía la posibilidad de cruzar la delgadísima línea de la caricatura y León de Aranoa no solo se da el gusto de no cruzarle, sino que demuestra que lo de él es auténtico talento cuando de dirigir se trata.

La fanfarronería y el mal gusto no es lo suyo. Además, sabe perfectamente cuándo va a necesitar un intérprete que esté a la altura de sus intenciones y aquí supo elegir a Bardem, que es un completo monstruo de la actuación. Lo que Bardem hace con Blanco, 20 años después de haber dado vida al miserable y acomplejado antihéroe llamado Santa en “Los lunes al sol”, es todo un prodigio. Un revés que es un auténtico milagro interpretativo, un regalazo cinematográfico tanto para su actor como para su público. De eso está muy consciente el director.

“El buen patrón” es una equilibrada comedia de alta factura. Todo lo que hay en ella es de auténtico buen gusto y proeza. Incluso el chiste menor de apellidar a su protagonista “Blanco”. No es solo un gag bien logrado, también es toda una declaración de intenciones relacionada al juego aquel de reflejar una imagen impoluta de nosotros mismos, aunque sepamos con total certeza que es falsa. Con “El buen patrón” Fernando León de Aranoa sigue erigiéndose como uno de los directores más interesantes de su país.

Ficha Técnica

  • Dirección: Fernando León de Aranoa
  • Guion: Fernando León de Aranoa
  • Género: Comedia negra
  • Duración: 120 minutos
  • Producida por: Jaume Roures
  • Reparto: Javier Bardem, Manono Solo, Almudena Amor, Oscar de la Fuente, Sonia almarcha, Fernando Albizu, Tarik Rmili, Celso Bugallo, Rafa Castejón
  • Cinematografía: Pau Esteve Birba
  • Montaje: Vanessa l. Marimbert
  • País: España
  • Año: 2021

Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram




Estrenos recientes



Thor: Love and Thunder


Minions: El origen de Gru


Jurassic World: Dominion


Top Gun: Maverick


Black Phone


Lightyear


El agente invisible


Doctor Strange en el multiverso de la locura


Desaparecida sin rastro


Sonic 2: La película


Encerrada


Bullet Train


Jujutsu Kaisen 0


Sed de Venganza (Vendetta)


La ciudad perdida


Los demonios de la guerra


Cuenta Regresiva


El monstruo marino


El hombre del norte


La memoria de un asesino



Próximos estrenos



La bestia


After. Amor infinito


Samaritan


Fall


Tadeo Jones 3: La tabla esmeralda


La invitación


헌트


30 noches con mi ex


Rogue Agent


ന്നാ, താന്‍ കേസ് കൊട്


Vesper


TRES MIL AÑOS ESPERÁNDOTE


Fisherman's Friends: One and All


लाल सिंह चड्ढा


CON CANAS Y A LO LOCO


Por los pelos


WifeLike


The Lost City of Melbourne


Breaking


Dark Web


Pearl


A Boy Called Piano - The Story of Fa'amoana 'John' Luafutu


La très très grande classe


ব্যোমকেশ হত্যামঞ্চ