Reseña “En los márgenes” de Juan Diego Botto – La lucha social, la dignidad y las masculinidades nocivas




Por Daniel Andrés Ruiz Sierra (@TatoRuiz)

Cinco historias se entremezclan en el debut del argentino-español Juan Diego Botto. Se entremezclan a lo largo de todo un día. Son cinco historias que nunca llegan a ser suficientes para narrar todo el drama que Botto se propone, porque es inmenso lo que quiere abarcar, como tema complejo y urgente, por lo menos. Y lo de que no son suficientes, no es porque la historia se quede coja, de hecho, “En los márgenes”, que logró cinco nominaciones en los más recientes Premios Goya, se estrenó mundialmente en el Festival de Cine de Venecia el año pasado y posteriormente en San Sebastián, es una película enorme y emocionante.

Es un debut completamente convincente y en el que sus cinco historias se entrelazan de manera completamente fluida. Es cine social y aunque esté protagonizado por Luis Tosar y Penélope Cruz, esta última sinónimo de glamour, garbo y celebridad, no hay que confundirse, de hecho, es bastante sorprendente no solo su transformación (en el caso de ella), también esa veracidad con la que le da vida a su personaje. “En los márgenes” no es una película que se limite a tener buenas intenciones, en la que los actores que dan vida a gente excluida parecen disfrazados. No hay postureo alguno.

Penélope Cruz, que también hace las veces de productora, da vida a Azucena, una reponedora en un supermercado y una mujer que sobrevive; es una de las tantas víctimas de los desahucios, una ‘bomba’ que explotó durante la crisis económica de 2008 en España y sigue definiendo la actualidad social de ese país. Aunque hoy en día los números de desahucios han bajado (su director afirmaba en una entrevista que han pasado de 500 desahucios por día, a los cerca de 100), la situación sigue siendo cruda.

Azucena tiene familia: un niño menor que empieza a somatizar el estrés de su hogar y un marido argentino que es, ante todo, un machista empedernido. Un hombre completamente frustrado y al que da vida el mismo Juan Diego Botto. Azucena tiene 24 horas para luchar por no ser echada de su casa, para luchar por su propia dignidad y la de su familia. A su historia se suma la de Rafael (Luis Tosar), un abogado laboral que está en constante lucha con equilibrar su vida íntima, su vida familiar, con su compromiso social,  que en esas 24 horas incluye encontrar a una mujer inmigrante que, sin saberlo, está a punto de perder la custodia de su hija.

En ese viaje infernal de Rafael, le acompaña su hijastro, Raúl (Christian Checa), un joven bastante ajeno a la situación, un adolescente indiferente y que no entiende absolutamente nada con lo que su padrastro parece comprometido, no obstante, esas 24 horas le servirán para hacer una evolución bastante interesante, y con la que se sorprende sobremanera. La otra historia es la de un par de personajes, madre e hijo, que están separados. El hijo, Germán (Font García), es un empresario arruinado que huye a las insistentes llamadas de su madre.

Todas esas historias de la España que nadie ve, o nadie quiere ver, discurren en poco más de 100 minutos, y en ese mismo tiempo se mantiene constante la intensidad dramática. Jamás decae, y ese es uno de los grandes logros de esta película. Lo que Botto decide mostrar es de una crudeza bastante verosímil. Hay barrio, hay atmósfera de presión y desespero. Me atrevo a decir que hay una referencia bastante apegada al trabajo de Ken Loach y al de Fernando León de Aranoa, y estas comparaciones no son sino para marcar un poco el tono, el tipo de película que resulta ser “En los márgenes” y una guía para ese público que busca historias de ese estilo.

El crudísimo drama con el que Juan Diego Botto se estrena como director de cine es también resultado de su conocimiento y experiencia en la situación social, pues lleva años con un compromiso político que incluye vivir de cerca, junto a los afectados, asambleas y luchas con relación a temas de hipoteca. De hecho, su pareja, la periodista Olga Rodríguez, que escribe en medios sobre el mismo tema, es coguionista de la película. Pero aparte del tema matriz o central de la investigación que ambos abordaron, parece que la dupla logró llegar al corazón de un conflicto clave, por lo menos posterior a una notificación de un desahucio; un conflicto que está constantemente latiendo a lo largo de la película: la representación de las masculinidades nocivas y la sororidad.

Aquí en “Los márgenes” hay también un interés en remarcar que quienes se ponen al hombro todo el conflicto y mantienen el espíritu de resistencia, lucha y búsqueda de soluciones son las mujeres, aquí representadas al lado de hombres completamente insensatos, egocéntricos, o paternalistas. Para la muestra el personaje que se guardó el mismo Botto para interpretar, un tipo completamente machista que no sabe ver la lucha que ha emprendido Azucena y la sororidad que ha logrado frente a la injusticia que atraviesan.

Hay una secuencia que es, sin lugar a dudas, otro de los grandes logros de la película, una en la que la pareja (Botto y Cruz) protagonizan una discusión mayestática en la que conviven celos, juicios y prejuicios. Una secuencia que terminó siendo el resultado que la dupla (Botto y Cruz) llevaban buscando hacer por años, pues ambos se conocen desde muy jóvenes y hace 10, aproximadamente, empezaron a idealizar un trabajo que transcurriera alrededor de los celos.

Pero no es solo el personaje de Botto el que aquí queda como un zapato. El propio Rafael (Tosar) da vida a un hombre que se cree un superhéroe y no es capaz de darle cabida a su papel de esposo y padre primerizo. De hecho, por muy valiente y valioso que pueda llegar a ser su tarea de acompañar a personas indefensas y en total abandono, esa empatía que sabemos identificar, tiene consigo la imagen del hombre que tiene que cuidar a mujeres indefensas y que cree que solo él podría sacarlas de sus problemas.

El caso de Germán también habla desde el orgullo y echarse a la pena y, claro, también desde su propia búsqueda por dignidad personal, pero ante el coraje y la osadía de su madre, el mismo Germán es alguien que termina viéndose bastante débil y arrogante. Entonces, y con todo lo anterior, ¿es esta también una película que habla de nuestro tiempo, obviando todo el conflicto social en relación a los desahucios? Sí, porque sabe darle desde su propuesta un espacio a los temas vigentes: los feminismos en tiempos de política y lucha social y las masculinidades frágiles. Nada tan contemporáneo como ello.

Con “En los márgenes” se nos revela otro director interesante y al que vale bien la pena ponerle el radar.

Ficha Técnica

  • Dirección: Juan Diego Botto
  • Guion: Juan Diego Botto, Olga Rodríguez
  • Duración: 105 minutos
  • Género: Suspenso, drama
  • Producida por: Penélope Cruz, Álvaro Longoria
  • Reparto: Luis Tosar, Penélope Cruz, Nur Levi, Aixa Villagrán, Adelfa Calvo
  • Montaje: Mapa Pastor
  • Cinematografía: Arnau Valls Colomer
  • Música: Eduardo Cruz
  • País: España
  • Año: 2022

Síguenos en TikTok

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram




Estrenos recientes



Del revés 2 (Inside Out 2)


El reino del planeta de los simios


En las profundidades del Sena


Bad Boys: Ride or Die


Guerra Civil


Atlas


Tarot


El especialista


Hit Man. Asesino por casualidad


The Last Kumite


Furiosa: de la saga Mad Max


Garfield: la película


Los vigilantes


Baki Hanma vs. Kengan Ashura


Immaculate


The Legend of Catclaws Mountain


Boy Kills World


Mobile Suit Gundam SEED FREEDOM


Que el Día de la Madre te acompañe


Kali: Ángel Vengador



Próximos estrenos



Gru 4. Mi villano favorito


Un lugar tranquilo: Día uno


Bikeriders. La ley del asfalto


Huwad


కల్కి 2898 - ఎ.డి


Detonantes


What Remains


MaXXXine


Horizon: An American Saga - Chapter 1


Longlegs


Un asunto familiar


Superdetective en Hollywood: Axel F.


Fly Me to the Moon


Nurse Abi


Space Cadet


Ghost: Rite Here Rite Now


Daddio


Chestnut


Ghost: Rite Here Rite Now


Fly Me to the Moon


Thelma


ยูเรนัส


Hellhound


Boneyard