Reseña La fortaleza – Ese incomprensible culto al fútbol






Por Daniel Andrés Ruiz Sierra (@TatoRuiz)

El desaparecido director brasilero Bruno Barreto – desaparecido porque hace mucho no se sabe de su irregular filmografía – contaba en “El casamento de Romeo y Julieta” – una divertida comedia sin ínfulas distintas a la de entretener –, la historia de un hombre líder de las barras del Corinthias que se enamora de una apasionada hincha del Palmeiras, el equipo rival. Para ganarse su amor, y de paso el de la familia de la chica,  el hombre decide mentir sobre su “condición” y se hace pasar por hincha del Palmeiras. El lío es evidente y da paso a una serie de gags divertidos que desembocan en un final que, si mal no recuerdo, subraya sobre la importancia y el poder del amor sobre cualquier otro accidente de la vida, como el de ser un hincha. O cualquier otra cosa.

Traigo esta película porque, haciendo memoria, y dada mi inexistente pasión por el fútbol, no me he sentado nunca – con comprometida consciencia- a ver películas en torno a dicho tema. La de Barreto la vi por accidente en la universidad – por una visita de su director –, e inexplicablemente se me quedó en la memoria. No decía mucho sobre el conflicto de las barras, salvo un problema de tolerancia y poco respeto que se resolvía de forma relativamente fácil. Recién veo “La Fortaleza”, crónica dura de la realidad de jovencitos hinchas del Atlético Bucaramanga.

Esta es la ópera prima de Andrés Torres y la veo con absoluta consciencia. Se me hace un proyecto que tiene pretensiones de minimizar o darle un giro a la mala percepción que se tiene sobre las barras bravas, protagonistas de cualquier cantidad de críticas y estigmatizaciones que los emparentan con extrema violencia, muertes y delincuencia organizada. Un asunto de caos social.

Esta película destila realidad. Se nota conocimiento y empatía. Tiene olor y personalidad. Se nota la calle. Es un auténtico ejercicio de producción realista y arriesgada. Su director – hasta donde sé- no ha vivido allí, pero da esa impresión. Andrés Torres sabe lo que rodea a los vecinos del barrio al que ha decidido retratar y sabe del inminente peligro. Sabe que la gente a la que sigue tiene pocos objetivos en la vida – salvo el de dedicar profundo e incondicional amor a su equipo de fútbol. En cambio, tiene mucha incertidumbre. Son la consecuencia de la inminente desigualdad social.

En La Fortaleza hay de todo: Desde el acompañamiento entusiasta al funeral de un compañero–que supongo es víctima de algún enfrentamiento violento o del resultado de cualquier riesgo inminente en la vida de todo hincha –, pasando por hambrientos políticos de poca monta que intentan convencer una vez más a toda una comunidad para obtener votos, hasta el arriesgado seguimiento a sus tres protagonistas, Jorge, Carlos y Julián, que se trepan en mulas y camiones, y atraviesan kilómetros con cansancio y hambre, con el único fin de llegar a un partido en el que juegan sus ídolos durante 90 minutos. (Me pregunto si es igual a la carrera que me impongo al querer ir al cine o sacar tiempos para ver alguna película en casa).

Hay todo un ritual en el seguimiento, que se asemeja a una road movie. La forma en la que el director se involucra denota investigación vivencial, aunque nunca hay demasiada profundidad. Nunca hay espacio para reflexionar sobre el conflicto de las barras. Lo único que podemos denotar es que hay un incomprensible culto al fútbol, una pasión desenfrenada e inexplicable. Un asunto emotivo e incondicional. Y esa emoción me contagió, viví la tensión del riesgo. Varias veces también sonreí ante tanta mezcla de ingenuidad y adoración. Supongo que su director no tenía pretensiones distintas a la de proponerse evidenciar su compromiso moral y humano, e intentar lograr algo de empatía. Y creo que lo logra.

La película hace parte este mes de la “Franja de estrenos nacionales” de la Cinemateca de Bogotá, con proyecciones desde mañana hasta el 11 y los días 15, 20 y 23. Consultar horarios aquí.

Ficha Técnica

  • Dirección: Andrés Torres
  • Género: Documental
  • Duración: 84 minutos
  • Reparto: Jorge Jácome, Carlos Cordero, Julián Cepeda
  • Montaje: Vanessa Amaya
  • Sonido: Wilson Uribe
  • Fotografía: Carlos Galván
  • País: Colombia
  • Año: 2019

 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram