Reseña La luz del fin del mundo (Light of my life) de Casey Affleck – Declaración de amor paternal


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




Este año el actor Casey Affleck lanzó su segundo largometraje como director, consolidándose en esta faceta que dejó gran sensación cuando en 2010 presentó su debut “I’m Still Here”.

Con una historia decididamente independiente, La luz del fin del mundo (Light of my life) es una sólida y reflexiva declaración de amor paternal.


Si prefieres, puedes escuchar esta reseña aquí:

La historia de esta película es la conjugación de muchas cosas para Affleck. Primero, la inclusión de un proyecto animado que Warner Bros. nunca quiso aceptarle llamado “Aardvarsk Art’s Ark”, donde narraba una historia alternativa con aquellos animales que Noé no había considerado llevar en el arca. Esa historia es la que introduce esta película. Segundo, el deseo de hacer una especie de homenaje al amor paterno y a los padres solteros, como lo es él.

Light of my life (no necesitaba cambio de título al español) sigue a Dad y Rag, padre e hija, en un ambiente distópico del que poco a poco y con algunos flashbacks se va conociendo el mundo que les ha tocado vivir. Es una pandemia la que por alguna razón no especificada arrasó con la población femenina. Rag nació justo en ese momento de destrucción y ahora es una de las pocas mujeres sobrevivientes. Es por esa razón que su padre la cuida con recelo, como si fuera un niño de puertas para afuera, y hace todos los esfuerzos para aislarla y protegerla. ¿Cuánto tiempo más puede alargar el encuentro con el resto de la humanidad? Cuando eso se da, la pequeña Rag tendrá varias cosas que enseñarle a su padre.

Affleck crea una atmósfera austera, pero muy efectiva, para mostrar la desolación y la tensión constante en la que deben sobrevivir, ayudándose de los escenarios naturales y gélidos del Valle de Okanagan en Canadá y concentrando la atención en sus personajes y sus nutridos diálogos. El acompañamiento de una banda sonora es, por fortuna y para mayor realismo, realmente escaso.

La luz del fin del mundo, como dice Affleck, es una película que funciona por varias direcciones. Es un agonizante drama de un padre que sabe que tiene el reloj en cuenta regresiva, es un thriller donde hay un viaje peligroso y extremo, y es también una ciencia ficción donde hay un panorama desolador y medio inquietante, del que poco llegamos a saber con certeza. El director llevó literalmente el peso de este proyecto en sus hombros, no solo dirigiéndolo y actuándolo, sino también coproduciéndolo y escribiéndolo. Quizá otra mano, hubiese ayudado a hacerla un poco más fluida, pero en todo caso, su propuesta es estimulante. 

La falta de respuestas puede llegar a exasperar a la audiencia que siempre las exige, al igual que su ritmo pausado, sin embargo, lo que importa y vende el director es el fondo, es decir, la relación tan estrecha que han construido este padre y su hija, el afán del uno por entrenar al otro, y el entendimiento del mundo que les ha tocado, tolerándose en la rutina. Todo eso es lo que alimenta y le da todo el valor a esta película, una historia de personajes, de su relación e intimidad, y no de la acción que produce su deseo de huir y encontrar cuanto antes un lugar seguro.

Ese intimismo, esa realidad familiar futura y desesperanzadora, es posible y creíble por la tripleta que lo protagoniza. Affleck en el papel de padre, la reconocida Elisabeth Moss en el papel de madre desaparecida, apoyando los emotivos flashbacks y Anna Pniowsky como la pequeña Rag, todo un verdadero acierto para la película, porque Rag es una niña que le toca obrar como adulta, que debe sostener con su padre filosóficas conversaciones y darle la talla, como en efecto lo hace.

La luz del fin del mundo es una historia sencilla y una poderosa declaración de amor paternal, un retrato humano y conmovedor sobre la fragilidad, las angustias, los errores involuntarios y la entrega absoluta de los padres. ¡Debe haber Casey Affleck para rato como director!

Ficha Técnica

  • Dirección: Casey Affleck
  • Guion: Casey Affleck
  • Duración: 119 minutos
  • Género: distopía, drama
  • Reparto: Casey Affleck, Elisabeth Moss, AnnaPniowsky, Tom Bower
  • Música: Daniel Hart
  • Cinematografía: Adam Arkapaw
  • Montaje: Christopher Tellefsen, Dody Dorn
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2019

 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram