Reseña Los silencios de Beatriz Seigner – Mirada más compasiva hacia el conflicto


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




Desde el año 2009 esta película que se estrenó en Cannes en la “Quincena de realizadores” de 2018, comenzó a escribirse y, al final, resultó siendo un compendio de varias historias, de vivencias personales de la directora y del lugar mágico y recóndito donde fue filmada.

El resultado: una película social, familiar y sutil, sobre el duelo, la violencia y las tradiciones culturales.

Si lo prefieres puedes escuchar esta reseña aquí:

En Los silencios Amparo es una mujer valiente que ha decidido irse con sus dos hijos, Fabio de 9 años y Nuria de 12, a una remota isla ubicada en la frontera entre Colombia, Brasil y Perú. Al llegar a esa misteriosa población, la niña no tarda mucho en descubrir que su padre, muerto, se refugia ahí. Nuria decide guardar silencio.

De relato sencillo y delicado, del uso constante de planos fijos hermosamente compuestos, la historia, contrariando su título, habla de muchas formas. El lugar es determinante para entender la naturaleza de la película. La isla de la fantasía en el Amazonas, donde se rodó, posee historias donde sus pobladores conviven en armonía con los muertos, con los fantasmas. Con ellos se teje un universo que más allá de lo exótico, como suele verse lo relacionado a lo indígena, sirve de conexión purificadora para su protagonista y sus fantasmas terrenales.

Amparo, por otra parte, representa la lucha de una mujer y una madre, también de una sociedad entera que se niega a rendirse ante los problemas sociales y/o la violencia y que más allá de terapias con especialistas encuentra su propio camino para superar las pérdidas: las materiales y las espirituales.

La actriz caleña Marleyda Soto encarna con cuerpo y alma a la protagonista. Es esencia de este largometraje por su evidente transformación física (subió 20 kilos) y su construcción de un personaje absolutamente creíble de una madre joven de dos hijos, con dificultades, miedos e incertidumbres por hacer parte de las tensiones que provoca el posconflicto. Marleyda como Amparo transmite con su cuerpo pesado la carga de todo su drama interno, pero también una serie de matices al mostrar su capacidad de no rendirse y el amor hacia sus pequeños. Soto desde “Doctor Alemán” ha demostrado saber leer muy bien a sus personajes y aquí vuelve hacer un gran disfrute verla actuar, porque nunca se excede. Con este personaje era fácil caer en el dramatismo exagerado, pero se contiene y sabe dosificar muy bien sus estados emocionales. 

El pulso femenino es evidente en cada palmo de esta historia. Los silencios es una película que a punta de sutilezas revela el estado de las cosas, un drama social, nostálgico, que pone en evidencia los descuidos y el abandono gubernamental. Pero su propósito nunca es caer en el cine de observación política, y no lo es, porque con la sola mezcla de elementos reales y fantasiosos, bastaría para dejarlo en claro, pero no. No lo es, porque no reitera en esas situaciones y se enfoca en lo humano, en las pequeñas historias de los personajes que aparecen o al mostrar sus actividades diarias.  La directora lleva la historia sin mayores sobresaltos, sin recurrir a recursos evidentes para que el espectador sepa dónde está la línea divisoria entre la fantasía y la realidad, y se reserva para el final la sorpresa que por demás es absolutamente sobrecogedora.

Los silencios se concentra en la familia y su fuerza está en esa mágica conexión entre humanos y el más allá. En esa reflexión sobre la armonía entre cuerpo, espíritu y universo. Así entonces, es sugerente la propuesta de Beatriz Seigner de revisar el conflicto desde una mirada más tierna y dulce . Así como las verdades con la comedia entran con más facilidad,  Los silencios permite acercar al gran público a estos temas que le son renuentes, sin sentirse violentados. Con una mirada más compasiva. Finalmente, se dice que todo cine es político, pero por ello, no todo el cine debe tener el mismo tono.

Otras virtudes de la película son el buen ritmo; transcurre sin apresurarse pero sin detenerse en subtramas innecesarias, y el bello trabajo con personas de la zona para darle aún más realismo. Es fascinante igualmente, la decisión desde la dirección de arte de trabajar con colores neones y así crear la barrera que separa la realidad de la fantasía en esta historia. 

Los silencios entre el año pasado y este ha participado en casi 25 festivales del mundo. ¡Vale la pena ir a verla!

Ficha Técnica

Dirección: Beatriz Seigner
Guion: Beatriz Seigner
Género: Drama
Duración: 90 minutos
Reparto: Marleyda Soto, Enrique Díaz, María Paula Tabares, Adolfo Savinino
Montaje: Renata María, Jacques Comets
Música: Nascuy Linares
Fotografía: Sofía Oggioni
Sonido: Gustavo Nascimiento, Fernando Henna, Daniel Turini, Rubén Valdéz
Arte: Marcela Gómez
Países: Brasil, Colombia, Francia
Año: 2018


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram