Reseña “Minotauro”: De la cárcel a la libertad y el desafío de su director Joaquín Uribe


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios


“Si no crees en las mentiras, ¿cómo vas a creer en la verdad?” 

Hay varios simbolismos alrededor de la figura de la mitología griega del minotauro. Al personaje de este documental le encajan aquellas que hacen referencia a la dualidad de la naturaleza humana y la lucha entre los instintos primitivos y la razón, de contener su naturaleza salvaje e irracional.

“Minotauro”, dirigida por Joaquín Uribe, hace esfuerzos por seguir el beneficio de 72 horas en libertad de un reo condenado a prisión intramural por haber cometido el delito de asesinato.

Este personaje es Omar Bautista y tras recibir una sentencia de 208 meses (17 años) en la cárcel “La Modelo” de Bogotá y llevar casi una década cumpliendo su condena, recibe el beneficio de las salidas por tres días, una vez al mes. El propósito inicial sería, acordado entre director y personaje, el de registrar ese momento (agosto de 2018) de volver a contemplar la libertad, lo que se siente, cómo se asimila descubrir un mundo siempre cambiante y, lo más importante, qué se decide hacer durante esas horas, cómo se optimizan y disfrutan. Bautista habla de querer mostrar en esas salidas unos “mejores valores”, de demostrar que se “puede volar”, de “ver la libertad y saber cómo es”, de convertirse en un ejemplo y de verse con sus hijos.

Cuando el día llega vemos a un Omar que opta por salir disfrazado del personaje de curador de la obra de teatro “La galería del crimen”, del grupo teatral interno Abra Kadabra que lidera Johana Bahamón. En adelante, prácticamente todo lo planeado por el documentalista se viene al piso. Pasa porque el reo es un personaje errático, bromista, mentiroso, camaleónico y que no tiene idea sobre lo que hará con su permiso.

Al paso de la historia vemos cómo Omar acaricia la libertad y condena a una especie de encierro a la película y al director. A la película, porque el personaje casi que toma el control con sus historias irreales de vidas no vividas, con su histrionismo que no permite conocerlo en su verdadera esencia y con sus desaparecidas, que ponen a tambalear la terminación del proyecto. Al director, porque los aspectos que siente debía controlar van ahora a su propio ritmo y rumbo.

Entonces “Minotauro” se vuelve, en ese sentido, una película errática en un tire y afloje entre un personaje que quiere hacer lo que se le da la gana y un director que necesita reencauzar su propuesta, entre otras, porque sabe (y se lo hace saber a Omar) que la película está siendo realizada con dineros públicos. Y entre ese aparente caos de la película, se logra por momentos develar a un hombre que tiene percepciones radicales sobre la guerra, que evita el espacio para dialogar sobre arrepentimiento y que utiliza la fantasía para disfrazar un yo interior que genera tanto inquietud como cierto rechazo y desconcierto.

Y ahí la película se vuelve muy exigente para el espectador, demandando de él que tras liberarse de cualquier asomo de prejuicio para verla,  intente además acercarse al entendimiento de un personaje complejo, dicharachero, que persigue el sueño de vivir del arte, de ser actor. Y créanme que llega un punto en que cuesta mucho permitirse ese ejercicio de reflexionar en torno a un hombre como el indescifrable y solitario señor Bautista, incluso de pensar al país, el estado carcelario y el tema de las segundas oportunidades.

Entre el delirio del personaje y sus divagaciones sobre qué es libertad, arte y cultura que estancan y condenan al documental a un círculo que no encuentra salida, aparece la noticia del motín que trágicamente cobró la vida de 23 personas y dejo más de 80 heridos, en un intento de fuga en plena época del coronavirus. La grave situación podría ofrecer un salvavidas que cambiara la historia de la película o la lógica de Omar, pero poco o nada termina funcionando y aparece más bien como parte de lo que el personaje vivió durante el rodaje.

Ese momento de la historia sirve muy bien como espejo de las dificultades y dilemas a los que se enfrentó Joaquín Uribe y que, en últimas, hacen que uno se cuestione sobre la necesidad de hacer determinada película o elegir a determinado personaje. También que se reflexione alrededor del cine, de su quehacer y su espíritu creativo, expresivo y libre, porque si algo deja “Minotauro” es que, a veces, el cine en su propia construcción es tan caprichoso, que el camino que encontró su director fue, al parecer, el de dejar que la película (funcione o no) explorara su propia libertad.

Desde hoy en la cartelera colombiana.

Ficha Técnica

  • Director y guionista: Joaquín Uribe
  • Duración: 75 minutos
  • Género: Documental
  • Productora: Amaranta Fiquitiva Contreras
  • Productora ejecutiva: Amaranta Fiquitiva Contreras
  • Director de Fotografía: Sebastián Bright
  • Montaje: Gustavo Vasco y Juan Cañola
  • Sonido Directo: Joaquín Uribe
  • Diseño sonoro y mezcla 5.1: Daniel Vásquez
  • Música original: David Tufano Zuluaga
  • País: Colombia
  • Año: 2024

Síguenos en TikTok

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram




Estrenos recientes



Del revés 2 (Inside Out 2)


El reino del planeta de los simios


Bad Boys: Ride or Die


En las profundidades del Sena


Guerra Civil


Atlas


Tarot


El especialista


Hit Man. Asesino por casualidad


Furiosa: de la saga Mad Max


Garfield: la película


Los vigilantes


The Last Kumite


Baki Hanma vs. Kengan Ashura


Immaculate


Biónicos


The Legend of Catclaws Mountain


Boy Kills World


Telma, la unicornio


Kali: Ángel Vengador



Próximos estrenos



Gru 4. Mi villano favorito


Un lugar tranquilo: Día uno


Bikeriders. La ley del asfalto


Huwad


కల్కి 2898 - ఎ.డి


Longlegs


Detonantes


Horizon: An American Saga - Chapter 1


What Remains


MaXXXine


Un asunto familiar


Space Cadet


Paradox Effect


Superdetective en Hollywood: Axel F.


Daddio


Chestnut


Ghost: Rite Here Rite Now


Fly Me to the Moon


Thelma


ยูเรนัส


Hellhound


Boneyard