Reseña Operación Red Sparrow, Jennifer Lawrence como una espía hermosa, sufrida e implacable


Por Sandra M Rios U
Twitter: @sandritamrios


No hay un acento ruso forzado en Jennifer Lawrence  que incomode tanto como para sacarlo a uno de la realidad que presenta la película, y a pesar de parecer la típica historia de espionaje en donde los americanos son los héroes, más su exceso de metraje (140 minutos), Operación Red Sparrow (Gorrión Rojo en España) tiene elementos originales que la hacen una buena adaptación, como lo son  la escuela de entretenimiento de espías mujeres de la Unión Soviética y la presencia de una femme fatale que no solo es la protagonista, sino que sufre en realidad y debe tomar decisiones implacables.

Su experiencia en la CIA seguramente le dio el suficiente material para que Jason Mattews imaginara una novela de este tipo. Red Sparrow se publicó en 2013 y fue adaptada al cine por Justin Haythe, el mismo que se encargó del libro “Revolutionary Road”.  La película está dirigida por Francis Lawrence, el cineasta de la saga de Los Juegos del Hambre, donde trabajó con la actriz que llevó el símbolo del sinsajo.

Operación Red Sparrow tiene como personaje central a Dominika Egorova, una talentosa bailarina del Ballet Bolshoi que es amenazada y manipulada por su tío, obligándola a dejar su promisoria carrera para acudir a la Escuela Sparrow, una institución del gobierno que entrena a mujeres para ser espías y lograr información requerida a través del chantaje y la manipulación sexual. En medio de una entramada conspiración, tiene contacto con un agente de la CIA que le descubre su identidad en una de la misiones. La tensión amorosa entre ambos se hace evidente lo que los pondrá en peligro a ambos. Su pareja en escena es el actor Joel Edgerton, de desempeño moderado.

No es esta una película predecible, tiene en términos generales buenas actuaciones (en el reparto aparecen también Jeremy Irons y Charlotte Rampling) y se mantiene en un verdadero tono oscuro. Saber quién es quién es puesto a prueba para el espectador. Operación Red Sparrow es una historia de momentos densa, pero aún así cautivante al mostrar la rudeza de los entrenamientos, la violencia cruda y la forma como en la guerra el hombre se vuelve objeto. Entre los dramas de su protagonista, las torturas que se ejercen, los intereses familiares y la falta de escrúpulos, se mezclan momentos de acción bien coreografiados, escapando al cine de explosiones, prefiriendo la lucha cuerpo a cuerpo. En medio de los ataques, de esos amenazantes que sirven para dejar precedentes y son propios de cualquier mafia,  la película ofrece escenas en locaciones exuberantes (filmaron en una imponente mansión de Hungría y Austria) que entusiasman y le dan más realismo.



Jennifer Lawrence aparece prácticamente en cada escena y es esencial en el éxito de la película. Su acento ruso y el resto de su interpretación, en lo emocional y corporal, es totalmente creíble. Su personaje debe mutar constantemente, pasar de la ingenuidad y la vulnerabilidad al riesgo y la fortaleza. Esta es también una película de sobrevivencia y de otro personaje femenino lleno de poder que confronta contra todo pronóstico a sus enemigos.

Su final no complaciente es convincente y acorde a la realidad del mundo de los espionajes y las conspiraciones en donde todo es real, pero nada es lo que parece.

Ficha Técnica

  • Director: Francis Lawrence
  • Guion: Justin Haythe
  • Género: Thriller, espías
  • Duración: 140 minutos
  • Reparto: Jennifer Lawrence, Joel Edgerton, Matthias Schoenaerts, Charlotte Rampling, Mary-Louise Parker, Jeremy Irons
  • Música: James Newton Howard
  • Cinematografía: Jo Willems
  • Montaje: Alan Edward Bell
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2018



 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram