Reseña The Shape of Water, la bella historia de amor y aceptación de la diferencia de Guillermo del Toro


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




“Cuando me mira, él no sabe cuán incompleta estoy. Él me mira como soy”. 

 

La última declaración de amor de Guillermo del Toro a sus monstruos, una bella fábula romántica y de aceptación de la diferencia acumula casi 50 reconocimientos en esta temporada de premios.

La Forma del Agua ha hecho que el cineasta mexicano se lleve el premio a Mejor Director en los Globos de Oro tras 25 años de carrera. Esto ocurre al momento en que él ha confesado que ésta es su película favorita por encima de El Espinazo del Diablo y El Laberinto del Fauno.

La película está ambientada en 1962, en plena Guerra Fría, momentos en que el gobierno mantiene a un hombre anfibio en una instalación secreta en Baltimore, lugar donde trabaja como aseadora Elisa, una mujer muda, junto a su compañera y amiga Zelda. Cuando ambas descubren el secreto de militares y científicos, Elisa se siente atraída por la criatura y comienza a interactuar con él al punto de enamorarse. Los planes de ella para con la criatura serán muy distintos a los que el gobierno tiene pactados y es ahí donde comienza la aventura de este cuento que presenta con maestría un mágico universo acuático.

Dos años le tomó a Guillermo del Toro concluir la escritura de esta historia que no solo mezcla romance y fantasía, sino también drama, humor, toques de misterio y musical, con personajes definidos para representar aquello de lo que el director quiere hablar en el fondo: los miedos, la incertidumbre, el rechazo a lo desconocido, la crueldad, pero también esa solidaridad que se nos despierta ante el débil y lo injusto. La época es determinante para resaltar esa mezcla de esperanza y desesperanza en el ambiente. Dos horas donde el director se desliza por muchos géneros.

The Shape of Water es encantadora y emotiva porque es además contada desde la perspectiva de una persona común, una trabajadora que tiene una condición que no le permite expresarse de forma convencional. En manos de la actriz británica Sally Hawkins ha quedado ese personaje y es su naturalidad y su tremenda capacidad de expresión corporal, la que nos permite conectarnos con esta historia y entender sin pronunciar palabra cada emoción que va sintiendo. Su interpretación silente y cargada de carisma es la que soporta el peso de la película (bien merecería el Oscar incluso por encima de la poderosa Francis Mcdormand). Octavia Spencer, Michael Stuhlbarg  y Richard Jenkins, trabajan en la historia para hacerla brillar. El personaje de Elisa es el mejor definido, el menos estereotipado y el más liberador, por ser ella una heroína, una mujer salvadora, una doncella muda que se permite disfrutar sin pena del buen amor, el autodisfrute y el buen sexo.

Del Toro ha hecho lo que los directores latinoamericanos bien saben: hacer grandes películas con muy poco presupuesto y en este caso con tan solo 20 millones de dólares, ha conseguido una producción muy estilizada, con una fotografía acoplada a la época, el ambiente y las emociones de los protagonistas, con unos efectos totalmente creíbles y una banda sonora que es un bálsamo y un viaje exquisito por lo bonito del cine, al igual que la experiencia visual que ofrece (las escenas sumergidas son impresionantes).

Esos elementos; la dirección, la actuación (especialmente) de Hawkins, la banda sonora y demás aspectos técnicos son lo más importante de la película, porque temáticamente el guion no va más allá de la historia de una especie de princesa que se enamora de un príncipe particular (un monstruo). Así mismo la subtrama rusa – de la que ha dicho Del Toro fue inclusión de la 20th Century Fox después de hacer su pitch -, ha hecho que los personajes estén demasiado marcados haciendo evidente eso de los buenos vs. los malos, en una intención un tanto torpe de hacer de ésta fábula un poco más infantil de lo que en realidad necesitaba.

Hermosa, estética y emotiva es sin duda La Forma del Agua, una alegoría al amor puro, libre y sin prejuicios. Eso sí, no es la mejor película de Del Toro, ni la producción excepcional (subrayado) que uno espera para alzarse como la más importante en los Oscars, aunque todo está dado para que así suceda.

Ficha Técnica

  • Director: Guillermo del Toro
  • Guion: Guillermo del Toro, Vanessa Taylor
  • Duración: 123 minutos
  • Género: Fantasía
  • Reparto: Sally Hawkins, Michael Shannon, Richard Kenkins, Doug Jones, Octavia Spencer, Michael Stuhlbarg
  • Cinematografía: Dan Laustsen
  • Música: Alexandre Desplat
  • Montaje: Sidney Wolinsky
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2017

 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram