Reseña Una Mujer Fantástica, retrato de la dignidad hacia el dolor, el amor y la pérdida


Por Sandra M Rios U
Twitter: @sandritamrios


El quinto largometraje de Sebastián Lelio es el único representante de iberoamérica que compite por el Oscar a Mejor Película Extranjera y sus posibilidades de ganar son altas.

 

Una Mujer Fantástica es un maravilloso retrato de la dignidad hacia el dolor, el amor y la pérdida.

Marina Vidal es una mujer transexual que trabaja como mesera y le gusta cantar. Con su canto parece mantener la llama del amor con Orlando, un hombre separado, dueño de una imprenta, 30 años menor que ella. A Ambos los conocemos en la noche en que celebran el cumpleaños de Marina, un momento único de felicidad que nos permite deducir que se aman de forma verdadera y que tienen planes para un futuro. Después de eso, es el caos: Orlando amanece mal, llega al hospital en delicado estado de salud y fallece. Lo construido entre ambos lo pierde Marina en un segundo y ahora le llega la avalancha de los familiares del difunto que no aceptan su condición sexual y de actual pareja, que desconfían de ella y la presionan porque gracias a su “aberración” no merece ser tenida en cuenta.

Lo grandioso de este otro retrato femenino de Sebastián Lelio es ver cómo dibuja un personaje transexual delicado e íntegro. Son las decisiones tan acertadas, desprovistas de emocionalidad de Marina el hilo conductor de esta cautivadora historia. Su bonito físico, su postura frente a los ataques, su forma tan especial de honrar el amor con Orlando, sus silencios, su prudencia, son los que justifican ese título de Una Mujer Fantástica, explican el por qué un hombre maduro, con una vida sin problemas, toma la decisión de irse a vivir con una mujer trans.

En medio de todas las bondades que representa Marina y la calma con lo que uno contempla su vida, el director es capaz de poner una tensión de tipo thriller policial que sirve para dejar en evidencia lo poco que estamos como sociedad preparados a aceptar al que decide ser diferente. Sobre ella se va tejiendo de forma absurda toda una persecución, inescrupulosa y hasta casi criminal. Y pone otro tema más en esta historia social profunda, el tema de la muerte. Bien dice el adagio popular que “el muerto al hoyo y el vivo al baile” y Marina se vuelve una víctima de eso. Sin embargo,  Lelio es generoso con este maravilloso personaje que ya quisiéramos que existiera en realidad y le brinda un momento mágico para despedirse de su amor. El cineasta chileno utiliza la fantasía en otras escenas como una metáfora a todas esas tribulaciones que rodean su vida, a la humillación a la que se pretende ser sometida y que ella se niega a aceptar porque sencillamente no es su naturaleza.

Una Mujer Fantástica tiene especialmente dos momentos donde es inevitable no pensar en otra gran mujer tejida por Lelio, en “Gloria”. Ambas son solitarias y ambas tienen relación con hombres maduros y a veces disfrutan del baile y la música para exorcizar sus penas.



Daniela Vega es la piel detrás de esta mujer, es una actriz transgénero, que hace un personaje brillante, que se siente plenamente auténtico y genera un gran nivel de empatía difícil de resistir para quien al otro lado de la pantalla se niega a la diversidad. Es que esta película sensible mira directamente al espectador porque Marina sería esa enemiga que arrebató un esposo, una intrusa que hacía avergonzar a los hijos de este padre, una anomalía que los amigos aceptan solo por debajo de la mesa.  Lelio también crea una película visualmente hermosa, muy iluminada, bien sea porque la carga de luces neón, o por la época primaveral en la que parece estar ambientada.  

Una Mujer Fantástica es un llamado convincente a la no intolerancia y los prejuicios. Un homenaje hermoso al amor y el recuerdo de un ser querido. 

En la Berlinale 2017, la película ganó el Oso de Plata a mejor guion y estuvo nominada este año en los Globos de Oro.

Ficha Técnica

  • Director: Sebastián Lelio
  • Guionistas: Sebastián Lelio, Gonzalo Maza
  • Duración: 104 minutos
  • Género: drama
  • Reparto: Daniela Velga, Francisco Reyes, Luis Gnecco, Aline Küppenheim, Amparo Noguera, Nicolás Saavedra, Antonio Zegers, Néstor Cantillana, Trinidad González, Alejandro Goic
  • Montaje: Soledad Salfate
  • Cinematografía: Benjamín Echazarreta
  • Música: Matthew Herbert
  • País: Chile
  • Año: 2017



 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram