The Salt of the Earth, un tributo al planeta de Wim Wenders y Juliano Salgado – Cannes 2014






Uno de los fotógrafos de la llamada fotografía sociodocumental es el brasilero Sebastião Salgado que desde principios de los años setenta se ha dedicado al arte de reseñar con su lente los cambios de la humanidad, siendo testigo durante los últimos 40 años de algunos de los eventos más importantes de nuestra historia reciente: conflictos internacionales, hambrunas y éxodo. Con este film, se embarcan en territorios sin igual. La vida y obra de este fotógrafo son reveladas en este trabajo documental por su hijo Juliano Ribeiro Salgado y Win Wenders, y con el cual se nos deja un mensaje sobre la belleza de nuestro planeta.

Lo bonito de este trabajo de Win Wenders (uno de sus más recientes largometrajes fue Pina) es que además de exponer la vida de uno de los fotógrafos más famosos del mundo y detallar en varias de sus obras que han sido premiadas, habla de una relación íntima entre un padre y un hijo, que es con quien Wenders termina haciendo este documental.

Cuanta el director alemán que a Sebastião Salgado lo conoció hace muchos años cuando compró un par de fotos que enmarcó y desde entonces las tiene en su oficina. Luego lo visitó en una exposición en París y hace tan solo ocho años pudo conocerle en persona. Así nació una amistad de muchas charlas sobre su obra y la fotografía. Un día el maestro lo invitó a que lo acompañará junto a su hijo a uno de sus viajes y ahí comenzó todo.

Uno de los mayores retos de esto proyecto fue condensar en menos de dos horas un trabajo tan extenso, horas y horas de entrevistas en París con el director y centenares de imágenes. Wenders quiso darle un orden cronológico a las fotos para que fueran ellas el punto de partida y el centro de la película, que fueran ellas las que hablaran de nuestra historia, pero también del personaje. Wenders aparece solo una vez frente a la cámara.

Otro de los aspectos importantes que revela The Salt of the Earth (La sal de la Tierra) es el compromiso del fotógrafo con la ecología, a la que ha dedicado una de sus más recientes obras, la del Génesis. Salgado ha sido testigo de cruentos enfrentamientos, pero a su vez, de milagros medioambientales gracias a su ayuda. Esto lo puede apreciar el espectador a través de una visita que la familia hace a un rancho en Almorés, Brasil.

En cuanto a Juliano Robeiro Salgado, es un director que tiene dos documentales previos en su filmografía, influenciado, por supuesto, por el trabajo de su padre. Juliano asegura que este largometraje no sigue la estructura de los típicos films sobre fotógrafos, en donde la historia inicia en el proceso de tomar una, dos o tres fotos y termina con el disparo de esa foto. Para él esta película parte de su protagonista, de las situaciones tan extremas que le han tocado vivir durante 40 años de carrera, y que pocos han compartido, que lo han hecho un testigo silente de terribles eventos históricos. Eso los llevó a partir de dos preguntas para desarrollar la historia: ¿qué cambia a un hombre?, ¿qué ha cambiado a Salgado?, y esas respuestas las encuentran en la relación del fotógrafo con los indios papúes.

Solo The Guardian a través del crítico Andrew Pulver, dedicó una espacio entero a este proyecto desde Cannes, y que hace parte de la competencia oficial en la categoría Una Cierta Mirada. Esto dijo: “…la cooperación entre Wenders y Salgado Jr. funciona bien; es la mezcla entre la presencia del peso pesado (Wenders) como entrevistador y narrador, y la capacidad de Juliano para cosechar sutilezas íntimas, profundamente enterradas, que de otra manera no habrían podido salir a la luz. Juntos han hecho un emotivo homenaje a un talento incomparable”.


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram