The Professor and the Madman, la película sobre la creación del diccionario de Oxford con batalla legal perdida por Mel Gibson




The Professor and the Madman era el debut en la dirección de Farhad Safinia, el guionista de la película de Mel Gibson “Apocalypto”, mientras que el actor además de participar como protagonista junto a Sean Penn, hizo parte de la producción con su productora Icon Productions.

Ambos emprendieron una batalla legal con la productora Voltage Pictures desde el año 2017 por derechos de autor e insatisfacciones con el corte final y unos días adicionales de rodaje que la dupla había solicitado y que fue negada porque el presupuesto, según Voltage, ya había sido superado. El pleito lo perdieron según lo determinó un juez de Los Ángeles hace pocas semanas y ahora la película, con el estreno detenido, será lanzada en USA e internacionalmente a partir del 10 de mayo. Los créditos a Safinia fueron eliminados y en su reemplazo aparece un seudónimo por el que nadie lo reconoce.

Desde 1998 Mel Gibson ha estado intentando llevar esta historia al cine, la adaptación del libro “The Surgeon of Crowthorne: A Tale of Murder, Madness and the Love of Words” (El profesor y el loco: Una historia de crímenes, locura y amor por las palabras) publicada por Simon Winchester ese mismo año. La historia sigue a dos personajes; la del principal editor del diccionario de Oxford desde 1879 hasta el día de su muerte en 1915, y la de uno de sus colaboradores, el doctor William Chester (W.C.) Minor, médico militar en la Guerra de Secesión donde perdió la cordura y debió retirarse, trasladándose a Inglaterra donde cometió el asesinato a un obrero. Fue condenado a cadena perpetua en una prisión cerca de Oxford y desde ahí se convirtió en uno de los voluntarios más destacados. Su aporte al diccionario fue de más de 10 mil palabras.

El rodaje se llevó a cabo en Dublin en 2016 y en el reparto también figuran Steve Coogan, Stephen Dillane y Ion Gruffudd. Mel Gibson se reservó el personaje del profesor de James Murray, mientras que a Sean Penn, a quien no veíamos actuar desde “The Gunman” (2015), le correspondió el personaje del médico. La película se presenta como “un cuento de amistad entre dos hombres inteligentes en circunstancias muy diferentes que juntos lograron algo que iba en contra del establecimiento y tuvieron un efecto duradero en la vida cultural”.

Bajo el título en español “Entre la razón y la locura” o “El profesor y el loco” se estrenará en algunos países de Latinoamérica  y España.

El profesor James Murray dedicó buena parte de su vida al diccionario

Cuando le ofrecieron el proyecto del diccionario inglés de Oxford al profesor James Murray se había presupuestado su participación por 10 años. Tenía 41 cuando inició el proyecto y no vio publicada la obra cuya primera edición salió al mercado en 1928, con casi 415 mil palabras definidas en cuatro volúmenes. Su arduo trabajo consistía en ir recopilando y clasificando los centenares de papeles que le llegaban de cientos de colaboradores, pero también de hacer que la ambiciosa publicación lograra ejecutarse debidamente, a pesar de la intervención de patrocinadores no expertos en el tema.

El profesor Murray recibía tanta cantidad de información diaria, que la oficina postal se vio obligada a instalarle un buzón especial. En la escuela donde dictaba clases también construyó un espacio propio que llamó “Scriptorium” (término del latín con el que se designaba a las habitaciones de los monasterios europeos en la época medieval y que era usada por los escribas para la copia de manuscritos), donde albergaba a parte de sus voluntarios. 70 años tomó la culminación de la obra que Murray continuó editando entusiasmadamente hasta el final de sus días cuando fallece a causa de una pleuritis el 26 de junio de 1915.

W.C. Minor, el peculiar colaborador

El médico cirujano William Chester Minor se cuenta entre los más de 800 colaboradores que de todas partes del mundo hicieron sus aportes al diccionario. Él se cuenta entre los más destacados, no solo por haber entregado más de 10 mil palabras sino porque el propio Murray expresó que las citas del doctor eran tan detalladas que “fácilmente podrían describir la evolución de la lengua inglesa”.

Minor era tan respetado por la armada estadounidense que a pesar de su locura y el asesinato cometido, le fue enviado a su reclusorio sus libros y así convirtió su celda en una magnífica biblioteca. Esa fue la manera de soportar su condena y de paso controlar su esquizofrenia. Sus colaboraciones desplegaban un gran conocimiento de la lengua, haciendo aportes tanto literarios como históricos, además de resolver enormes cantidades de dudas léxicas. En la segunda edición del Diccionario de Oxford publicado en 1989 se le dedicó una nota de agradecimiento.





 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram