Touch Me Now, la polémica película sobre la intimidad sexual ganadora del máximo galardón en la Berlinale 2018




“Dime cómo me amaste, así yo entiendo cómo amar”

 

Una ópera prima rumana y experimental, en decisión controversial, se llevó el máximo galardón de la Berlinale 2018. También sumó el premio de Mejor Ópera Prima.

Touch Me Not es dirigida por Adina Pintilie y su historia está acorde con la decisión del festival este año de apoyar los movimientos “Speak Up!” y “Me Too”.

Para algunos de los asistentes esta película ha sido calificada de chocantemente provocadora, de docudrama sexual, de exagerada frialdad, demasiado explícito, hasta de superficial y de un ejercicio más clínico que cinematográfico. Touch Me Not es la historia de una mujer madura que entra conflictos debido a su fobia al contacto sexual y busca reconciliarse con su cuerpo acudiendo a distintas terapias. A la misma Pintilie le tomó por sorpresa el galardón del Oso de Oro asegurando que: “No lo esperábamos. Quisiéramos que el diálogo que propone la película se expanda por todo el mundo. Así que invitamos a ustedes los espectadores a dialogar”.

Touch Me Not, rompiendo las líneas imaginarias entre la realidad y la ficción, propone un viaje de la propia directora y sus personajes en lo que denominan “una investigación personal sobre la intimidad”. Es un recorrido de tipo emocional en el que se sigue a Laura, Tomas y Christian en sus ansias y temores que les produce el relacionarse íntimamente. “Es una investigación artística sobre el anhelo humano y (in)capacidad de tocar y ser tocado”. Surge esta película de la reflexión de la propia directora sobre la forma como se van distorsionando los conceptos del amor y el deseo al paso de los años, entre la juventud y la madurez.

La película también plantea la reflexión sobre la importancia esencial de descubrir la identidad real y de llevar una intimidad sana, pues  lo considera que son factores que terminan influyendo en las problemáticas sociales. “Una intimidad disfuncional dentro del núcleo familiar fomenta el terreno fértil para nuevos conflictos, abusos, discriminación y prejuicios en una mayor escala social y política”.

Sus criticadas escenas explícitas de desnudos y acercamientos a distintas formas de sexo entre ellas el sadomasoquismo quizá se expliquen en la incomodidad que quiere Adina Pintilie transferir al espectador y que ha explicado de la siguiente forma: “El espectador tiene el desafío de profundizar su conocimiento de la naturaleza humana y reevaluar su experiencia e ideas sobre relaciones humanas íntimas, con un enfoque particular en la “des-objetificación” y personalización del intercambio humano, estimulando nuestra curiosidad sobre los diferentes “Otros” y nuestra capacidad empática para ubicarnos en la piel del Otro. Personalmente creo que entendiendo la naturaleza humana y ejercitando nuestra capacidad de percibir al otro como otro yo, como otra posibilidad de nuestro propio yo, puede tener un poder transformador esencial, tanto de nuestro interior como en la forma en que interactuamos con los demás”.

En la película aparecen actores y personajes reales entre ellos terapistas y practicantes del sadomasoquismo como Seani Love, un australiano especializado en ser acompañante de viajes eróticos usando técnicas del neo-tantra, BDSM (fantasías eróticas) y Consicious Kink (exploraciones de fetiches), o Christian Bayerlein, un desarrollador web amante del cine, activista que lucha por los derechos de las personas con discapacidad, que tiene un gran interés por la sexualidad en este tipo de personas y cuenta con un blog sobre el tema llamado “Kissability”.

Los demás premios de la Berlinale 2018:

  • Oso de Plata – Gran Premio del Jurado: Twarz (Mug) – Malgorzata Szumowska (Polonia)
  • Oso de Plata – Premio Alfred Bauer: Las herederas – Marcelo Martinessi (Paraguay, Uruguay, Brasil, Noruega, Francia).
  • Oso de Plata a la mejor dirección: Wes Anderson por “Isle of Dogs” (Reino Unido, Alemania).
  • Oso de Plata a la mejor actriz: Ana Brun por Las herederas.
  • Oso de Plata al mejor actor: Anthony Bajon, por La Prière (Francia).
  • Premio a la mejor ópera prima: Touch me not, de Adina Pintilie.
  • Oso de Plata al mejor guión: Museo – de Alonso Ruizpalacios (México).
  • Oso de Plata al aporte artístico: Dovlatov – de Alexey German (Rusia, Polonia, Serbia).
  • Oso de Oro al mejor cortometraje: The Men Behind the Wall – de Ines Moldavsky (Israel).

Crédito Imagen: Manekino Film, Rohfilm, Pink, Agitprop, Les Films de IEtranger. Material de prensa: Berlinale




 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram