Dragon Ball Super: Broly – Reseña. Una oportunidad algo desaprovechada


Por Camilo Bohórquez
Twitter: @cabobe


Dragon Ball, obra de manga creada por Akira Toriyama en 1984, pero más conocida por su adaptación al anime, está actualmente en su punto más alto de éxito a nivel mundial. Después de un renacer de la saga de Goku y sus amigos en 2013 con la película “Dragon Ball Z: Battle Of Gods” siguió una nueva película en 2015 “Dragon Ball Z: Resurrection F” que dio inicio a una nueva y exitosa serie de anime, mientras tanto en el mundo de videojuegos Dragon Ball también logró éxito con el aclamado “Dragon Ball FighterZ”. Aprovechando este éxito, Toei Animation trae una nueva película a la pantalla grande “Dragon Ball Super: Broly”.

Los fanáticos acérrimos de Dragon Ball ya conocen al personaje de Broly y de quien ya se hizo múltiples OVAS (películas originales de mediana duración orientadas principalmente a formato casero) en la década de los 90. Toei Animation quiso eliminar del canon oficial varias cosas que no funcionaron de Dragon Ball en su momento y entre ellas están esas ovas de Broly donde éste personaje poco o nada tenía de profundidad y solo servía como villano genérico, por ello nace esta nueva entrega en busca de introducir al personaje en el nuevo canon oficial, pero con una nueva versión e historia algo mejor estructurada, atada al nuevo arco argumental que maneja Dragon Ball en su última serie de anime llamada “Dragon Ball Super” (de allí el nombre de esta película).

“Dragon Ball Super: Broly” nos cuenta el origen de Broly, un sayayin que poco después de su nacimiento muestra un gran nivel de pelea, superior al del príncipe Vegeta. Ello representa un gran peligro y por eso es desterrado de su planeta natal a un sitio remoto de la galaxia donde llega su padre para convertirlo en un guerrero poderoso que logre vengarse de los sayayin que lo desterraron. En paralelo también conocemos algo de los orígenes de Vegeta y Goku, los principales protagonistas de esta historia. El tiempo pasa y después de los acontecimientos de la serie “Dragon Ball Super”, Broly finalmente cruzará su camino con los grandes guerreros Goku y Vegeta quienes deberán detener a Broly ya que este esconde un gran poder destructivo e incontrolable que pone en peligro al planeta Tierra.

Toei Animation sabe del éxito de Dragon Ball en occidente y por ello inicio una fuerte campaña publicitaria desde San Diego Comic-Con en 2018 con una exhibición y panel con los actores de doblaje en Estados Unidos. La campaña ha incluido no solo un tour por ese país sino también bastantes trailers y piezas promocionales. Fue tal la campaña que podemos decir los trailers contaron casi por completo la trama principal de la película, incluso los nombres de las canciones de la banda sonora dan el contexto completo de cada momento de la película incluyendo su final. Se hubiera agradecido dejar más sorpresas para el desarrollo de la película, las pocas sorpresas que guarda la película son solo para sus minutos finales.

Se entiende que “Dragon Ball Super: Broly” es un producto creado como entretenimiento y diversión principalmente para los fans y para ellos será un deleite ver con gran calidad de imagen y sonido las peleas de Goku, Vegeta y Broly en pantalla grande, con algunas escenas muy emocionantes. Un punto a favor es el tratamiento que se le da a esta nueva versión de Broly, que entre su origen y su interacción con otros personajes le da más matices que un simple villano de turno. Sin embargo, aunque estos puntos son valiosos, la película es básicamente un capítulo adicional de la serie que inicia con una trama interesante y plantea un arco llamativo, solo para llegar a una pelea principal que se extiende más de lo debido y donde en algunos puntos es tal la saturación de movimientos, destrucción, colores en pantalla y exagerados gritos de pelea que llegan cansar y aburrir a parte de la audiencia. Adicional, por culpa principalmente de los trailers promocionales muchos predicen el desenlace final de la batalla entre estos guerreros, dejando como única sorpresa un final abierto que dará paso a o una nueva película o más capítulos de la serie animada como ya confirmó la propia Toei Animation.

Ver los grandes personajes de nuestra infancia en pantalla grande siempre será divertido y llamativo, pero se agradecería que estos productos hicieran un poco más de esfuerzo en contar historias algo más interesantes y estructuradas, o que incluso sirvieran para atraer nuevas audiencias tal como lo hizo “Dragon Ball Z: Battle Of Gods” o, mejor aún, el grandioso trabajo que hizo Toei Animation con la muy recomendada “Mazinger Z: Infinity” en 2018 (leer reseña). “Dragon Ball Super: Broly” intenta darnos mejores personajes y, no negamos, llama la atención su inicio y esta nueva versión del personaje Broly, pero en cierto punto se estanca en pro de complacer al fan costumbrista con una batalla alargada innecesariamente y hasta con algunas inconsistencias, llena de rudeza visual y sonora que una vez termina trata de reivindicarse con un final agradable pero abierto a continuaciones. Si a eso le sumamos la pésima decisión de Toei Animation de convertir estas películas a episodios para televisión (ojalá este no sea el caso), solo podemos recomendar esta película para los fans más acérrimos a la serie o aquellos que solo quieran ver a Goku, Vegeta y Broly desatando su gran poder en pantalla grande, pero sin mayores pretensiones, poco o nada pensando en la trama, siendo estos quienes están considerando ésta como la mejor película de la saga.

Ficha Técnica

  • Dirección: Tatsuya Nagamine
  • Guion: Akira Toriyama
  • Género: Manga, fantasía
  • Duración: 101 minutos
  • Reparto: Masako Nozawa, Ryo Horikawa, Bin Shimada, Ryusei Nakao, Aya Hisakawa, Toshio Furukawa, Takeshi Kusao, Koichi Yamadera, Masakazu Morita
  • Musica: Norihito Sumitomo
  • Compañía productora; Toei Animation
  • País: Japón
  • Año: 2018



 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram