Entrevista a Andrés Ramírez Pulido, director de La Jauría. “Desde que hice El Edén he pensado en la violencia como un ente”.


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios


El ser violento es algo que en ocasiones excede a la naturaleza del ser mismo que la ejerce, porque hay factores externos que consciente o inconscientemente le influyen: el entorno, la familia y hasta el destino. Con “La jauría”, Andrés Ramírez Pulido explora la violencia desde una aproximación universal, más personal, más interna, desde lo visceral y lo instintivo en la gestión de las emociones. Y también habla de esa búsqueda constante de conversión y de perdón.

El largometraje confluye en una muy poderosa reflexión sobre lo divino y lo humano, sobre la descomposición social y se cuestiona si en realidad un ser humano puede cambiar sus modos cuando desconoce por completo conceptos básicos como el de familia. 

Compleja, densa, claustrofóbica, mística e inquietante, así es esta ópera prima que consiguió llevarse el máximo premio de la sección paralela del Festival de Cannes, la Semana de la Crítica, este año.  Conversé con el director sobre esta historia.

  • En “El edén” hablabas de dos adolescentes que llegan a un lugar abandonado con una atmósfera que termina desatando la violencia. En “Damiana”, de un grupo de mujeres adolescentes vigiladas. ¿Son estos cortos la continuación de algún modo de esas historias y hay una especie de relación entre ellas?

“Las tres obras sí dialogan, pero también las veo como tres obras independientes”. 

  • Rodaste esta película en el mismo lugar abandonado de tu primer corto, ¿qué te atrae tanto de este espacio para repetir locación, aun cuando tuviste dificultades con los permisos?

“Para mí “La jauría” es un edén caído, es un estado caído.

  • Siento que hay dos ángulos distintos en el modo de observar la violencia en tu película. Uno es desde la relación de la persona con el entorno y cómo este se deja impregnar de ese espacio hasta el punto de cambiarlo.  ¿Así lo concibes?

“Desde que hice “El edén” he pensado en la violencia como un ente que toma cuerpo y se encarna en ellos”. 

  • El otro ángulo es de la violencia desde lo atmosférico, lo no evidente, lo no dicho. ¿Cómo crees que se logra mostrar lo no explícito de la película?

“El arte es un puente entre lo que vemos y lo que no vemos, un puente entre lo concreto y lo que no podemos ver visiblemente”. 

  • En la función de medios decías que hay un componente de vivencias personales en la película. ¿Cuáles son?

“La jauría tiene tiene muchas preguntas personales mías sobre la violencia, la paternidad, el cambio… la espiritualidad”. 

  • Curiosamente, “La jauría” con eso me recordó a “Dioses y hombres”, que si bien tiene una naturaleza bien distinta, comparte esa visión tan marcada sobre la fe en situaciones complejas y en esa metáfora entre la divinidad, representada aquí en la  adoración a la figura materna y lo humano, con la relación conflictiva con la figura paterna. ¿Hay asuntos en la película que se explican con la fe y la espiritualidad?

“En mí película sí hay una intención muy fuerte de abordar temas sobre la fe y el espíritu… que eso espiritual encontrara un lugar en la película y dialogara con el espectador”.

  • Me comentabas que con tu esposa te gusta hacer el ejercicio de ver la película en salas y lo han hecho muchas veces encontrando siempre distintas lecturas. Hablemos de eso.

“Descubro cosas de la película gracias a la mirada de los otros y es lo que me parece fascinante. (La película) se convirtió en un ser vivo para mí”. 

  • ¿De dónde resultó esa idea de contar la historia de unos chicos a quienes intentan resocializar con métodos no tradicionales de conversión?

“La primera idea era de un chico que quiere matar a su padre y mata a otro hombre por error”.

  • ¿Tiene la película una visión pesimista con el planteamiento de lo mucho que le puede costar a una persona salir del círculo de violencia una vez se implanta en un núcleo familiar?

“Lo que estoy intentando es mostrar las tinieblas un poco, para luego encontrar la luz”. 

  • Hablemos de la cercanía de tus personajes, en su mayoría actores no profesionales, con su realidad.

“Tenía algo claro y es que no quería lo que pasa con este cine naturalista, hiperrealista, y es que uno confunde al actor con el personaje”. 

  • ¿Qué tan intencional fue no ubicar la película dentro un tiempo y espacio espacio colombiano específico, sino abordarla desde la universalidad de la violencia?

“Hay una intencionalidad muy clara de no ubicar la película geográfica o temporalmente”.  

  • Para finalizar, hablemos de la escogencia de la canción de cierre.

“No fue algo planificado, viene de la posproducción. A mi papá siempre le gustó Leonardo Fabio”. 

Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram




Estrenos recientes



Black Adam


La mujer rey


Paradise City


R.I.P.D 2: La rebelión de los condenados


Black Panther: Wakanda Forever


The Minute You Wake Up Dead


Lilo, mi amigo el cocodrilo


Smile


Robo Entre Ladrones


Medieval


Emily la estafadora


Fall


Terrifier 2


La peli del fútbol


Tadeo Jones 3: La Tabla Esmeralda


Secuestro en directo


Jeepers Creepers: Reborn


Sin novedad en el frente


La guarida


Enola Holmes 2



Próximos estrenos



Avatar: El sentido del agua


El Cuartel Secreto


El gato con botas: El último deseo


Babylon


The Whale


El peor vecino del mundo


The Mean One


Call Me Papi


I Wanna Dance with Somebody


Matrimillas


Reposo absoluto


크리스마스 캐럴


La (Très) grande évasion


Nos frangins


Los crímenes de la academia


Archipel


Entre las higueras


Il nous reste la colère


The Wizard Hunter: The Hunt for Evangelion Crowley


Kanun, la loi du sang


To the End


Falcon Lake


Commune Commune


Soutien de famille


Maestro(s)


Must Love Christmas


Mourir à Ibiza (un film en trois étés)