Entrevista a Jorge Caballero, director de Paciente, documental sobre el sistema de salud


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




Antes de llegar a cartelera el necesario y buen documental Paciente, ha tenido una participación activa en importantes festivales de cine, donde además ha sido reconocido con varios premios. De los más recientes está el galardón a mejor documental en el Festival de Cine Latino de San Diego.

Paciente es una producción que pone la lupa en la Ley 100 de 1993, que es la rige el sistema de salud colombiana, revelando que tras ella hay una exasperante burocracia que deja enfermo no solo al real paciente, sino también a sus acompañantes y los médicos.

Esos tres ejes a los cuales la película le presta atención, la seriedad y un punto de vista objetivo por el tema, además del respeto y dignidad hacia las víctimas de esta situación, son las razones por las que Paciente (leer reseña de la película) ha sido capaz de conectarse con la audiencia internacional.

Jorge Caballero, el director, es un conocer del documental (es profesor en el área) y conoce sus limitaciones a la hora de dialogar con el público. “El cine en general nos ha infantilizado y cuando se le muestra al espectador historias sensibles y dramáticas, el público choca”. Pero para evitar ese inicial rechazo por estos temas, Caballero logra esa empatía gracias a Nubia, la protagonista, una mujer y madre que sacrifica todo por su hija, una paciente con cáncer.

Así como la gente se ha identificado con ella en el exterior, lo hicieron en el Festival de Cartagena – la primera audiencia en el país que vio la película -.  Otra de sus ventajas, es porque se trata de una producción con un carácter investigativo profundo que va más allá del cine mismo, al ser un proyecto transmedial y estar compuesto también por una serie de cortometrajes, un juego que literalmente juega con nuestra paciencia y un libro.

Esto nos dijo Caballero sobre la película que a partir del próximo 21 de abril estará en las salas de cine de Royal Films.

  • Paciente no solo observa al enfermo, sino que mira a los otros actores, como lo son los médicos y los cuidadores. También toma una distancia que permite revelar sin adornos la condición en la estamos con el sistema de salud.

Sí, definitivamente la película está construida a partir de esos tres ejes y lo que mencionas es acertado. Yo trabajo sobre películas de acceso, es decir, en donde de alguna manera intuyes algo, donde se puede revelar algo al espectador que a priori no sería tan evidente.

  • Comentando de la película hablaba de la necesidad de poner una lupa en el sistema de salud y la Ley 100. El potencial que adicional tiene esta película está en tratar un tema tan poco explotado (en el cine), cuando debería hacerse a menudo.

La motivación principal de la película no es política, no es precisamente de denuncia, sino de querer revelar lo que no es tan evidente. Cuando pensamos en los problemas del sistema de salud, por ejemplo, lo primero que uno piensa es en culpar a alguien, pero me parece que eso sería una observación simplista del tema. Por otro lado, siempre se tiende a pensar que la víctima solamente es el paciente, la figura del enfermo, pero cuando uno se mete en esto descubre que hay alguien que lleva el mayor peso de las situaciones que se viven. El olvidado de todo esto, el cuidador, el que tiene que hacer la fila y dar de comer también.

  • Sí, definitivamente en tu película hay una heroína oculta a la que el sistema tampoco está presentando atención. Fácilmente pueden ser de los enfermos del mañana.

Para nosotros era muy importante revelar eso sin mostrarlo explícitamente. En eso fuimos radicales. Siempre nos preguntamos sobre la forma cómo se representa la enfermedad y a los enfermos. Por eso hicimos los cortometrajes que sí representaban la enfermedad desde el punto de vista de ellos.

  • ¿Cómo fue el trabajo para que doña Nubia aceptara ser grabada y desacostumbrarla a la cámara?

El encuentro con Nubia fue casual, pero a la larga es el resultado de un proceso de una búsqueda, hasta que se da el momento en que llega, entonces no es tan fortuito. Por otra parte, lo que hicimos con ella fue un proceso de mucha paciencia, de grabar con ellas muchas horas, de proponerles todo el tiempo un esquema real. Es decir, les decíamos qué específicamente queríamos grabar y les pedíamos permiso para hacerlo, para compartirlo, entendiendo esto como un proceso pasivo, de estar ahí. Yo soy de los que creo que hacer que la cámara no está es algo que se da como un proceso de trabajo, pero nunca como una premisa. Yo nunca le diría a un personaje que haga de cuenta que yo no estoy ahí porque sí estoy, estoy además con una cámara que pesa y acompañado de otras tres personas, entonces para mi eso no tiene sentido.

  • ¿Qué crees que funcione entonces para conseguir esa naturalidad necesaria?

Eso se consigue a partir de una empatía, a partir de establecer dispositivos y métodos claros, de delimitar el espacio y el equipo de trabajo, es decir, de hacer y pedir cosas muy concretas. En mi caso establezco reglas muy específicas y con eso consigo el objetivo final que es que la persona socialice con la cámara de forma natural.

  • ¿Entonces es más de proceso que de dejarse llevar?

Sí, hablamos de intuición y dejarse seguir por ella. Okey, pero yo creo que esto es más de método. Creo más en un proceso dialéctico entre intuición y método. Yo que soy tan cerebral me funciona más saber bajo qué reglas me quiero mover.

  • ¿Desde un inicio se pensó que este sería un proyecto transmedial o fue después de conocer tantas historias que se transformó?

No desde la primera idea, pero sí muy pronto en el proyecto. Nosotros veníamos ya de un proceso con la película “Nacer”, que hablaba del parto, que aunque comparte universo con esta, ya hablar de la muerte y la enfermedad sabes que es un tema más complejo y frágil, y no podíamos hablarlo todo en la película. Generamos muchas entrevistas y también muchas preguntas entre nosotros que iban encaminadas a pensar qué tan política la hacíamos. Sabíamos que el tema es muy candente.

  • Claro, era muy fácil pasar esa raya.

Sí, era muy fácil volverlo un pasquín, volverla una película de denuncia que fuera realmente un informativo entero donde se dijera lo que esta pasando. Esa no era nuestra intención, pero igual pensábamos qué iba a pasar con todas las dudas que teníamos y que definitivamente no podíamos olvidarlas.

  • No es un deber, pero la película está llamada a que sucedan cosas con ellas, a que genere unas reflexiones profundas, incluso que sacuda a los entes oficiales. ¿Ya ha habido algo de eso? ¿Ya se ha pronunciado el gobierno, por ejemplo?

Vamos a ver. Nosotros apenas comenzamos nuestro recorrido en el país y esperamos pase. La película ha despertado mucho interés y participará en unos 13 festivales importantes de todo el mundo durante los próximos dos o tres meses y antes de llegar a las salas de cine. Si logramos llegarle a las audiencias que queremos, pues creemos que podemos generar esas reflexiones y diálogos. Nosotros estamos empujando para que sucedan, apoyándonos en universidades, diciéndole al Ministerio que tenemos esta película e hicimos un espacio académico para ir contextualizando, pero igual sabes que el documental es muy difícil y aquí muchas películas colombianas las están viendo un poco más de cinco mil espectadores.

  • Este no es tu primer proyecto transmedial

Los que trabajamos documental no podemos vivir solo de esto, a menos que trabajemos para Discovery Channel, así que mi otra parte de la vida está en la academia donde llevo mucho tiempo investigando, hablando sobre el transmedia y viendo proyectos, entonces puedo decir que conozco el panorama que hay ahora y he desarrollado un par de proyectos un poco más pequeños que este – se refiere a dos proyectos interactivos; “Las fronteras”, un webdoc realizado con la ayuda de la Fundación La Caixa y “Speech Successs”, producido por Arte Francia y NFB Canadá, y en su faceta académica como coordinador del documental expandido del Máster de documental creativo de la Universidad Autónoma de Barcelona, ha desarrollado en equipo tres documentales interactivos más y uno en realidad virtual.

  • Vi algunas de las piezas que completan el proyecto de Paciente y pienso que verlas es igual de importante que la película porque terminan de completar todo lo que se proponen

Cierto. De eso finalmente se trata el transmedia, de crear un universo narrativo y lo puedas explorar desde diferentes puntos de vista.


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram