Hellboy: Más violencia, menos Hellboy – Reseña


Por Camilo Bohórquez
Twitter: @cabobe


Un ser invocado por los nazis a través de ritos prohibidos, proveniente del mismísimo infierno y cuyo destino muchos predicen es ser el rey del inframundo trayendo muerte y destrucción al mundo, un ser que pese a que muchos dicen es una amenaza latente para la humanidad, se niega a aceptar ese futuro apocalíptico y en vez de eso trabaja como agente de la “Unidad de Defensa e Investigación Paranormal”, combatiendo todo tipo de amenazas místicas y mitológicas. Hellboy, personaje de los comics creado en 1993 por Mike Mignola, ha cautivado por años a los lectores de cómics convirtiendo su figura imponente en un icono de la cultura popular.

Basado en el éxito en ventas del cómic, en la década del 2000 se realizaron dos películas: “Hellboy” en 2004 y “Hellboy: The Golden Army” en 2008, ambas escritas y dirigidas por el mexicano Guillermo Del Toro y protagonizadas por Ron Perlman, aunque ambas tenían aceptación del público, lo cierto es que la taquilla no las acompañó por lo cual una tentativa Hellboy 3 que reclamaban los fanáticos quedó en el tintero por años. Finalmente Guillermo Del Toro desistió del proyecto y la productora dueña de los derechos de Hellboy en el cine, optó por hacer este reboot, buscando una película más agresiva, violenta y dirigida a un público adulto. Esta vez tomando el manto de Hellboy está el actor ‎David Harbour,‎ quien ha tenido reconocimiento mundial gracias a la serie “Stranger Things”.

La película se basa en un guion parcial para Hellboy 3 escrito en parte por Mike Mignola, sin embargo, fue modificado para contar de nuevo y desde cero la historia de origen de Hellboy, así como para incluir dos personajes distintos a los vistos en las películas anteriores. El diseño de producción y los artes promocionales de la película dieron beneplácito a los fans mostrando que esta nueva versión podría aprovechar de mejor forma al personaje y su mundo con el agregado de violencia y agresividad que merece una historia protagonizada por un demonio destinado a gobernar el infierno.

Lamentablemente los elementos de violencia en vez de agregar a la historia le restan puntos. Los amantes del gore encontrarán desmembramientos, demonios con aspecto amenazante, sangre y violencia, todo acompañado de música rock. El problema es que la calidad de efectos visuales es pobre y hasta risible, llegando a momentos a parecer de gráficos de videojuegos de la década pasada, incluyendo incluso monstruos digitales que bien pudiesen manejarse de otra forma práctica. La fotografía es confusa en algunas escenas de pelea y cerca al final hay unos problemas de edición terribles que incluso como espectador se nota los cortes abruptos entre escenas. La película quiere mostrarse agresiva usando canciones de rock en su banda sonora que se sienten sin conexión y permanecen uno segundos a alto volumen para pasar después a sonar de fondo y desaparecer sin conectar con las escenas.

David Harbour hace bien su papel como Hellboy con lo poco que tiene, pero no es mucho y ese es otro de los problemas de la película. Hellboy en apariencia amenazante, aún es alguien con conflictos internos y una personalidad algo adolescente y esto no funciona por el guion y ritmo de la historia, los chistes y sarcasmos de este personaje simplemente no sirven, suelta frases que deberían generar risas pero el público no ríe porque, o está esperando que la historia avance, o que haya una escena de acción que ayude con el tedio, esto último, porque es una película con demasiados diálogos y explicaciones desde el mismo inicio, donde alguien explica el origen del villano, alguien explica el origen de Hellboy, alguien explica su futuro, alguien explica como derrotar a la villana, alguien explica por qué Hellboy conoce a tal persona… explicaciones tras explicaciones con varios flashbacks y muchos lugares que poco generan interés para una historia tan sencilla. Si el protagonista no brilla, mucho menos el cast que lo acompaña llegando incluso a tener más motivaciones algunos de los villanos secundarios que la propia villana principal. 

Este nuevo “Hellboy” recuerda películas como “Gods of Egypt”, “Jack the Giant Slayer” o “Hansel & Gretel: Witch Hunters” donde teníamos buenos actores que trataban de sostener la trama de la película, pero donde los problemas de guion y calidad técnica eran tales, que simplemente quedaban como aceptables y condenadas al fracaso. Así sus finales quisieran dejar las puertas abiertas a continuaciones, el problema con “Hellboy “es que fuera de su protagonista nadie más logra sostener la historia, que además de ser predecible se siente aburridora.


También le puede interesar:
Especial Guillermo del Toro – De Cronos a La Cumbre Escarlata.


El equipo creativo detrás de “Hellboy” no logró entender qué hace poderoso al gran y querido Rojo. No era la violencia ni el gore, ni mucho menos la música rock estridente. La valía de Hellboy es la búsqueda de su lugar en el mundo, la lucha constante contra lo que el mundo le impone y la lucha de su parte humana con su parte demoníaca, todo esto rodeado por todo un mundo de fantasía y mitología llamativo y no solo en diseño sino en trasfondo. El problema no es hacer reboots de las películas o que el género de superhéroes se sienta saturado por la cantidad de películas, el problema es no entender la esencia de los personajes y si la película es aburrida, poco más se puede hablar de ella.

Ficha Técnica

  • Dirección: Neil Marshall
  • Guion: Andrew Cosby
  • Duración: 121 minutos
  • Género: Cómics, superhéroes
  • Reparto: David Harbour, Milla Jovovich, Ian Mchane, Sasha Lane, Daniel Dae Kim, Thomas Haden Church
  • Cinematografía: Lorenzo Senatore
  • Montaje: Martin Bernfeld
  • Música: Benjamin Wallfisch
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2019



 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram