Los Últimos Días del Desierto de Rodrigo García, película que cierra el FICCI 55


Por Sandra Milena Ríos y Carolina Morales
info@cinevistablog.com - yoyo_morales@hotmail.com




Una de las versiones más terrenales, humanas, que hayamos visto sobre el pasaje del Nuevo Testamento de la Biblia conocido como la Tentación de Jesús, donde la figura máxima del cristianismo se dirige al desierto durante cuarenta días y cuarenta noches conducido por el Espíritu de Dios para ser tentado por el diablo, es la última película escrita y dirigida por Rodrigo García Barcha, LOS ÚLTIMOS DÍAS EN EL DESIERTO, seleccionada para dar cierre a la edición 55 del Festival Internacional de Cine de Cartagena en la noche de hoy.

Además de la visión tan humana de la historia, otro de los aspectos notorios es que, por supuesto, no se trata de uno de sus habituales relatos sobre universos femeninos que le hemos visto al director, sino, como lo ha dicho en el Festival, es su película más personal. García nos presenta una relación entre padre e hijo, en una búsqueda desesperada de Jesús por un consejo de su padre antes de sacrificarse en Jerusalén. Otro de las cosas que aseguró aquí Rodrígo García es que no es cristiano, pero ha estado siempre ligado a la cultura católica por las costumbres de su familia. Es que lo primero que deberá saber el espectador es que esta película es más humana que bíblica.

El protagonista es Ewan McGregor, quien interpretada tanto Jesús como al diablo, acentuando así los dilemas, inseguridades y cuestionamientos de este personaje que divide su espíritu entre lo divino y lo humano y es presentado con arrebatadores paisajes fotografiados por el maestro Emmanuel Lubezki.

Los Últimos Días en el Desierto/The Last Days in the Desert tiene un cargado tono contemplativo que para nuestro gusto no era tan necesario y menos cuando García fue muy habilidoso en contar una historia desde un ángulo distinto. A pesar que el guion está liberado de tanto diálogo, incluido el recitar frases bíblícas, no escapa a varios momentos confusos y cierta (innecesaria) densidad.


Reseña de Carolina Morales. (Periodista invitada y miembro de CBCine)

La película que cerrará la edición 55 del FICCI, escrita y dirigida por Rodrigo García, carece de una propuesta hacia la reflexión o el debate, tan importante en estas historias alrededor de la fe. Protagonizada por Ewan McGregor, la película narra los días en que, según la creencia católica, Jesús estuvo en el desierto. Se trata del viaje de él y de cómo durante este tiempo su fe se puso a prueba.

Infortunadamente este reto no logra traspasar la pantalla, haciendo que este filme solo se convierta en una puesta en escena donde nos adentramos en la inmensidad del desierto sin que nos sintamos cuestionados o abrumados por las vivencias del personaje de Jesús.

Ni el calibre del reparto, ni la riqueza visual de algunas de sus imágenes hacen que esta película tenga lo suficiente. Sin contar además, con las decisiones que toma el director para cerrar la historia. Elecciones que cortan de manera drástica con la narrativa que se nos presenta a lo largo de la película, haciéndola así mucho más confusa.

Un guión que no toma riesgos, escrito sin la astucia y perspicacia que se necesita para tocar un tema tan abierto y complejo como el de la religión.


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram