Love de Gáspar Noé. La primera película de sexo gráfico en 3D exhibida en Cannes






“Esta película no podría haber sido hecha en América, por esa razón trajimos actores americanos para que luciera como una película americana. No hay nada de transgresor y chocante en la película, nadie se murió en ella”.  – Gaspar Noé

Primero de enero, primeras horas de la mañana. El teléfono suena. Murphy se despierta al lado de su joven esposa y su pequeño de dos años. Escucha su contestador. Es la madre de Electra, que con preocupación quiere saber si sabe algo de su hija. Ella ha estado desaparecida por largo tiempo y teme que algo malo haya sucedido. Sobre el curso de un interminable día de lluvia, Murphy se encuentra solo en su apartamento, recordando acerca de la aventura amorosa de su vida, sus dos años con Electra. Una pasión ardiente llena de promesas, juegos, excesos y errores.

Así es el argumento de la nueva película del director argentino Gaspar Noé. Love, además de ofrecer sexo explícito se ha exhibido en 3D en Cannes por fuera de la competencia.

En las notas del director, el cineasta ha explicado que llevaba años intentando hacer una película que recreara con precisión la pasión que vive una pareja. Noé quería “realizar un melodrama contemporáneo que incorporara las múltiples escenas de amor y trascender la división ridícula que dicta que ninguna película convencional puede contener abiertamente escenas eróticas, a pesar que todo el mundo adora hacer el amor. Quería filmar eso que el cine rara vez se permite, por cuestiones legales o comerciales, filmar la dimensión orgánica de estar enamorado”.

Y con el tema de precisión no se estaba refiriendo al 3D sino a su deseo de grabar toda esa naturaleza salvaje y de gozo que produce el amor. “Como en mis primeras películas, una vez más es sobre el sentimiento de violencia y éxtasis”.

La película fue rodada en CinemaScope en 3D, con la finalidad de dar una experiencia más inmersiva a esta historia de amor, pasión, seducción y suma de errores. “Sentí que el 3D permitiría a los espectadores un mayor sentido de identificación con el protagonista y su nostalgia”.

La rueda de prensa se centró en el debate de si se hace cine explícito para impactar al espectador o realmente para mostrar de forma más tajante, pero orgánica, un acto que hace parte de la cotidianidad humana.

Gaspar expresó lo divertido y asustador que resulta estrenar una película en Cannes, pero que no le gustaba que Love fuera presentada como una película pornográfica en 3D, pues podía llegar a espantar al espectador. Ratificó que la película habla sobre todo del amor y todas las cosas que se sienten cuando se está enamorado, y eso incluye el sexo gráfico. Para él el 3D lo hace una experiencia más divertida.

La mayor parte de las preguntas estuvieron enfocadas al director y su decisión de mostrar el sexo de tal forma. Ante la pregunta que le pedía definir que era la transgresión para él, el cineasta aclaró que en su opinión Love no tiene nada de chocante o transgresor, que en su película, los actores hacen cosas (falseadas o en realidad) que el común denominador hace en su intimidad y contó la anécdota detrás de una de las primeras imágenes que se dieron a conocer a través de las redes sociales. Después de sacar una foto de una de las escenas explícitas de la película donde hay un pene y una eyaculación, se la compartió al productor Vincent Maravel, quien después de confirmarse la participación de “Love” en Cannes, decidió publicarle en Twitter con la frase: “¡Amo un Cannes, Champgne!”. Cuenta el cineasta que un comentario gracioso de esa naturaleza hizo que la película se pusiera en boca de todo el mundo literalmente, con medios anunciando que ese era el póster oficial de su nueva producción cuando no era así. “No hay nada de transgresor y chocante en la película, nadie se murió en ella”.

Reacción de la prensa.

  • “Como siempre ocurre con las películas de sexo explícito, algunos airosos sofisticados aquí en Cannes van a afirmar que encuentran a “Love” aburrida. ¡Se los garantizo! Y yo solo puedo decir que como Pinocho sus narices crecerán. Love es burda, ridícula y a menudo estruendosa. Los tres actores involucrados no se han unido a la RSC a dar una interpretación de Aristófanes o Miller, pero Love es un vodevil lascivo, con un poco de desesperación surrealista. Eso es entretenimiento”. Peter Bradshaw para The Guardian.

 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram