Reseña Cara de ángel (Gueule D’Ange) – No todas las madres son buenas, pero…


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




Cara de ángel es la ópera de prima de Vanessa Filho, quien desde los 19 años comenzó a realizar sus primeros medios y cortometrajes. La triste historia de esta película proviene de una idea completamente ficcionada, pero lo que aborda es totalmente realista.

La película es un retrato estremecedor sobre la maternidad y la niñez, protagonizado por Marion Cotillard y Ayline Etaix, una pequeña que rodó la película a sus ocho años y hace una interpretación impactante.


Si lo prefieres puedes escuchar esta reseña aquí:

Escrita por la propia Vanessa Filho y Francois Pirot, Cara de Ángel es como Marlene llama a su hija de ocho años, Elli. Ambas viven en una pequeña ciudad de la riviera francesa donde pasan los días sin mucho qué hacer y escondiéndose de los servicios sociales. Es que Marlene es una madre ahogada en alcohol, llena de tristeza y sueños no cumplidos.

Cuando en una noche de fiesta decide abandonar a su hija, comienza ahí un descenso emocional para ambas. La perspectiva de la película corresponde a la de la pequeña, por lo que en la capa superficial es fácil conectarse con ella y empezar a odiar a una madre que se muestra irresponsable. Pero en el fondo, el tratamiento de Filho con ella es generoso, pues no la juzga y reitera en su deseo de que todo mejore y ella pueda cambiar.

Ese descenso de sentimientos variados se viven con una sofocante e incómoda suma de planos cerrados y primerísimos planos que transmiten muy bien la angustia, ansiedad, incertidumbre, soledad y el desamor de ambas. El verano en el que se ambienta palidece con el drama de esta relación madre-hija y toda su complejidad, muy bien retratada por la directora, especialmente por la decisión de matizar el papel de Marlene.

Marion Cotillard vuelve a entregarse para este personaje, transformándose físicamente y brindando con naturalidad una madre alcohólica sufrida, insegura, que ama a su hija a su manera. Así mismo Ayline Aksoy-Etaix, la niña actriz es quien en realidad termina de darle sentido a esta historia con su impresionante actuación. La forma como entendió su personaje, tan lejano a su realidad y lo abrazó para conmovernos con su mirada y sus gestos, que endiosan a su madre, además de sus ademanes, su escasez de palabras, sus estados emocionales, su ingenuidad. Filho diseñó para ella un personaje adorable que es generoso con su (mala) madre y que aprende a ser perspicaz, entendiendo que ella debe sobrevivir de algún modo. Aksoy-Etaix apareció luego un largo proceso de casting que tomó varios meses.

La propuesta estética de la película es estilizada, cuidada en cada plano, en la  paleta de colores, de tonos cálidos y pasteles, que contrastan con el oscuro panorama de ambas protagonistas.

Pero como ocurre en la vida misma que se trata de subidas y bajadas, la directora sabe reservar momentos luminosos que dan tregua al espectador. Si bien la película no se inspira en alguna historia particular, ambos personajes son muy reales, entonces sin proponérselo a Filho le cabe con Cara de Ángel una crítica social, por ser responsable de ahogar a las madres modernas y solteras como Marlene, a quienes les escasean las oportunidades y no les quedan más opciones que dejarse consumir. Ambos personajes también son en sí mismas una lección de resistencia y de esa incansable búsqueda del amor.  

Ficha Técnica

  • Dirección: Vanessa Filho
  • Guion: Vanessa Filho, Francois Pirot
  • Duración: 108 minutos
  • Género: Drama
  • Reparto: Marion Cotillard, Ayline Etaix, Amelia Daure, Alban Lenoir
  • Cinematografía: Guillaume Schiffman
  • Montaje: Sophie Reine
  • Diseño de producción: Nicolas Migot
  • Música: Ismael y Olivier Coursier
  • País: Francia
  • Año: 2018

 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram