Reseña Crítica de El Clan de Pablo Trapero


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




Cuando Pablo Trapero estuvo en el FICCI en marzo 2015 habló de su filmografía y contó unos cuantos detalles de su próximo film El Clan, la historia real una familia que logró camuflarse en la sociedad de su país, ocultando su siniestra faceta de extorsionadores, secuestradores y asesinos. Para ese entonces ya había comenzado en Argentina todo un despliegue de información recordando, instruyendo y polemizando sobre este insólito caso.


El Clan se ha convertido en la segunda película más taquillera en Argentina y la más exitosa de Trapero, el autor de sólidos títulos tan populares como Leonera, Elefante blanco, Mundo grúa, Familia rodante y Carrancho. El Clan es su proyecto más ambicioso, más comercial (sin duda, e incluso con estilo más anglo), pero pese a eso es el menos efectivo de su filmografía.

Pasan varias cosas extrañas con esta película. El guión (del mismo Trapero) sigue con bastante fidelidad lo que fue la truculenta historia de esta familia y ahí comienza su primer fallo. El Clan tarda mucho desarrollando los hechos, momentos y situaciones que bien conocen quienes vivieron la época o los que se empaparon de la copiosa cantidad de publicaciones previas a su estreno. Ni se cuenta nada nuevo, ni lo que se cuenta tiene matices que permitan una conexión con sus personajes. El montaje tan fragmentado tampoco ayuda mucho, no logrando del todo trasmitir esa incomodidad pretendida.


Recurriendo a la elipsis, los hechos se desarrollan sin mucha explicación, con una mirada lejana y fría a sus personajes, queriendo con ello, quizá, distanciarlos del espectador y que este no termine desarrollando algún tipo de simpatía, pero con ese abordaje casi documentativo, tan sobrio, pierde fuerza. Lo que seguramente le hubiese dado a esta película un mayor sentido era haberla llenado con los matices que pueden darse con las motivaciones que los llevaron a ejecutar los secuestros de personas que incluso conocían. Es cierto que la prensa ha sentenciado que aun 30 años después existen muchos cabos sueltos del caso, pero para ello se acoge la película dentro de la ficción, de lo argumentativo. La forma como el líder, el papá Arquímedes Puccio, calculadamente planeaba los secuestros también podrían haberse explotado más y así tendríamos una historia verdaderamente escalofriante. Arquímedes hasta antes de morir fue un hombre cínico.

El Clan es más drama que thriller y del segundo género es que usa más recursos: su buena puesta en escena, una atmósfera clásica que recuerda buenas películas de crimen y una ambientación de inicio de los ochenta acertada (comprobarán, por ejemplo, las similitudes con la fachada real del famoso local de artículos de surfing de uno de los hijos Puccio). También está, aunque algo excesiva, la banda sonora que usa temas de la citada década que, o bien rompen con varias escenas planas, o afianzan esa “normalidad” de vida que pretendía vender esta infame familia.  Los Puccio se aprovecharon de los vejámenes de la última dictadura argentina, es decir, en un ambiente político movido, a punto de hacer tránsito con la democracia,  pero que en la película queda más a nivel de lo anecdótico, con la inclusión de un significativo material de archivo, que no termina por contextualizar esta historia y quedan más bien como “caloría de acción vacía”, como bien llama George Miller (director de Mad Max) a las escenas que sólo alargan un largometraje.

La película casi que olvida al resto de familiares (pudieron no aparecer) y se centra esencialmente en Arquímedes y Alejandro, el hijo con el que se evidencia lo que este padre manipulador los tenía sometidos. Los actores Guillermo Francella y Peter Lanzani sostienen definitivamente a El Clan. Su malsana relación queda perfectamente reflejada en los últimos 20 minutos, los mejores momentos de este largometraje.

Pablo Trapero compitió con El Clan en el Festival de Cine de Venecia el pasado mes de septiembre, llevándose el León de Plata como mejor director. Este premio seguramente se lo ha llevado gracias a su propuesta estética, sus muy bien ejecutados planos secuencias y un estupendo uso de la profundidad de campo.

Desde el 15 de octubre en las salas de cine colombiana.

Para conocer más detalles de la película y sinopsis oficial leer artículo: El Clan de Pablo Trapero abre el Bogotá International Film Fest (BIFF)


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram