Reseña Crítica de El Renacido (The Revenant), un Iñárritu panteísta a lo Malick


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




“Ellos no oyen tu voz, solo ven el color de tu piel”

 

Hay cosas innegables en The Revenant: es salvaje, violenta, cruda, dolorosa, arriesgada, rodada en condiciones extremas, con una suma de planos secuencias tremendamente logrados y una fotografía a luz natural que se destaca sobre cualquier otro aspecto de la película, El Renacido ha recibido 12 nominaciones a los premios Oscar y parte como la favorita para la gala de finales de febrero.

De los dramas (las fantásticas 21 Gramos, Amores Perros, Biutiful y Babel) y la comedia negra (Birdman), Alejandro González Iñárritu salta a una especie de western en un guion con muchos altibajos, demasiado extenso y mal ritmo. Una historia basada en hechos reales acerca del convertido mito estadounidense de la hazaña de supervivencia de Hugh Glass en 1823, un valiente cazador de pieles que tras un feroz ataque de un oso, es abandonado por sus compañeros y debe sortear solo y gravemente herido los peligros de la zona que incluye las tensas relaciones con los indios Arikara.

Hay pocos diálogos en la película, así que lo denso de la historia está en una necesidad (poco justificada) de alargar las escenas y reiterar aquellas en las que vemos a un Leonardo DiCaprio maltrecho que de forma increíble tiene una asombrosa recuperación. Su actuación está apoyada en lo físico, en el esfuerzo corporal, logrando en muchos momentos transmitir la impotencia, amor, coraje y angustia por lo que atraviesa su personaje, pero hay que tener en cuenta también que está muy ayudado por el maquillaje y los grandiosos efectos visuales (que eso no los engañe). Desprovisto su papel de ambos aspectos seguramente su actuación sorprendería mucho menos. Las escasas palabras y el instinto de supervivencia que sale a flote aún en las peores condiciones se asemejan mucho a las de Robert Redford en la estupenda “All is Lost” (Leer reseña Cuando todo está perdido), quedando DiCaprio bastante lejos de lo conseguido por el veterano actor.

Les quedará en la memoria el súper real ataque del oso y que desata el destino de esta película. Acierta Iñárritu en sostener la atmósfera tensa y agreste no solo con la fotografía de Emmanuel Lubezki, sino con muchos planos detalle, permitiendo que el actor se acerque a la cámara e incluso hasta la mire en un nivel de cercanía tal que en momentos alcanza a empañar los lentes.

Tan pretenciosa como Birdman es The Revenant, con un guion igual de errático que mezcla el desgarrador sometimiento de los indios y su fiereza para defenderse, con momentos panteístas en tomas que, inevitablemente, les recordarán a Terrence Malick. Esa filosofía panteísta está en el personaje principal, su visión frente a la vida, su férrea defensa de su hijo indio y sus dilemas humanos.

Muchos aseguran que ahora sí le ha llegado la hora a Leonardo DiCaprio de ganar el Oscar. Sí así pasa, lo aplaudiré sintiendo que se lo gana por un cúmulo de mejores actuaciones como las conseguidas en películas como “Shuther Island”, “Inception”, “Los infiltrados”, “Atrápame si puedes”,  “”El gran Gatsby” y El lobo de Wall Street”.

Mención aparte para el gran papel de Tom Hardy en esta película (la tiene difícil con Christian Bale, Sylvester Stalone y Mark Ruffalo especialmente).

Ficha Técnica

  • Director: Alejandro G. Iñárritu
  • Guion: Alejandro G. Iñárritu, Mark L. Smith
  • Duración: 156 minuto
  • Reparto: Leonardo DiCaprio, Tom Hardy, Will Poulter, Domhnall Gleeson
  • Cinematografía: Emmanuel Lubezki
  • Montaje: Stephen Mirrione
  • Música: Alva Noto, Ryuichi Sakamoto
  • País: 156 minutos
  • Año: 2015

 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram